¿Qué tal va tu es­pal­da?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: MAR TO­RRES

ME­TER­SE EN CA­MA por un do­lor de es­pal­da es un error. Los ex­per­tos re­co­mien­dan man­te­ner­se ac­ti­vo in­clu­so du­ran­te los epi­so­dios de do­lor y vi­gi­lar la evo­lu­ción, por­que si du­ra más de tres me­ses pue­de con­ver­tir­se en al­go cró­ni­co. Ocho de ca­da diez per­so­nas ten­drán do­lor de es­pal­da en al­gún mo­men­to de su vi­da, y es la cau­sa de la mi­tad de las ba­jas la­bo­ra­les en Es­pa­ña. El se­den­ta­ris­mo y las ma­las pos­tu­ras en el tra­ba­jo son las prin­ci­pa­les cau­sas del do­lor lum­bar y el cer­vi­cal.

El do­lor lum­bar afec­ta­rá a un 80 por cien­to de la po­bla­ción en al­gún mo­men­to de su vi­da, y el 99 por cien­to de los que lo su­fri­rán pa­de­ce­rán «sín­dro­mes me­cá­ni­cos del ra­quis», en los que el do­lor se ori­gi­na en la es­pal­da, y pa­ra evi­tar­lo es re­co­men­da­ble rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co, in­clu­so du­ran­te los epi­so­dios de do­lor, en la me­di­da de lo po­si­ble, se­gún el di­rec­tor mé­di­co de la Uni­dad de Es­pal­da Ko­vacs-HLA Mon­cloa, Fran­cis­co Ko­vacs.

«Pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción o la re­cu­rren­cia del do­lor ha de­mos­tra­do ser efec­ti­vo man­te­ner el ma­yor gra­do de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, in­clu­yen­do el ejer­ci­cio o el deporte. Des­de lue­go cuan­do no due­le, pe­ro tam­bién du­ran­te los epi­so­dios de do­lor, en los que se ha com­pro­ba­do que con­vie­ne evi­tar el re­po­so en ca­ma o re­du­cir­lo cuan­to sea po­si­ble, y man­te­ner el ma­yor gra­do de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que el do­lor per­mi­ta, evi­tan­do so­lo las ac­ti­vi­da­des con­cre­tas que lo in­cre­men­ten o des­en­ca­de­nen», ha ex­pli­ca­do.

En el ca­so de que el do­lor se de­ba a un sín­dro­me ines­pe­cí­fi­co en el que la do­len­cia se ori­gi­na en las par­tes blan­das co­mo múscu­los o li­ga­men­tos, no sig­ni­fi­ca que al­go es­té ro­to o de­for­ma­do, sino que no fun­cio­na bien. El doc­tor Ko­vacs ha se­ña­la­do que la «cau­sa más fre­cuen­te es el mal fun­cio­na­mien­to de la mus­cu­la­tu­ra o de los me­ca­nis­mos que coor­di­nan los gru­pos mus­cu­la­res que man­tie­nen la es­pal­da rec­ta y nos per­mi­ten man­te­ner el equi­li­brio al mo­ver­nos».

«El 80 por cien­to de los epi­so­dios do­lo­ro­sos tien­den a re­sol­ver­se en me­nos de 14 días, pe­ro si per­sis­ten más de 90 días se des­en­ca­de­nan otros me­ca­nis­mos que pue­den con­ver­tir­lo en cró­ni­co y ha­cer que per­sis­ta aun­que des­apa­rez­ca el mo­ti­vo que ini­cial­men­te lo des­en­ca­de­nó», ha aña­di­do.

En es­te sen­ti­do, la in­ter­ven­ción neu­ro­rre­fle­jo­te­rá­pi­ca (NRT) se­ría la téc­ni­ca a uti­li­zar, un tra­ta­mien­to que con­sis­te en im­plan­tar, du­ran­te 90 días, un pe­que­ño ma­te­rial qui­rúr­gi­co so­bre de­ter­mi­na­das ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas pa­ra in­hi­bir la li­be­ra­ción de esos neu­ro­trans­mi­so­res, una téc­ni­ca que no ne­ce­si­ta ni in­gre­so ni anes­te­sia.

«Los es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que es­ta téc­ni­ca per­mi­te cu­rar o me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al 91,1 por cien­to de los pa­cien­tes lo­gran­do que el 83 por cien­to sus­pen­da la me­di­ca­ción y que so­lo el 0,2 por cien­to ten­ga que ser in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te», ha se­ña­la­do el es­pe­cia­lis­ta.

Un es­tu­dio cien­tí­fi­co rea­li­za­do en 188 paí­ses y pu­bli­ca­do en The Lan­cet ha de­mos­tra­do que el do­lor lum­bar es la prin­ci­pal cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad en to­do el mun­do. Las mu­je­res pi­den más asis­ten­cia por do­lor lum­bar que los hom­bres, y es más fre­cuen­te en­tre los 45 y 60 años. El prin­ci­pal fac­tor de ries­go es el es­ta­do de la mus­cu­la­tu­ra; cuan­to me­jor sea, me­nor es el ries­go de pa­de­cer do­lor y, so­bre to­do, me­nor la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­lon­gue o re­pi­ta.

Exis­ten dos ti­pos de do­lor de es­pal­da: el do­lor me­cá­ni­co y el de ori­gen in­fla­ma­to­rio. El pri­me­ro es el más fre­cuen­te y el que afec­ta a un por­cen­ta­je más al­to de la po­bla­ción, aun­que am­bos li­mi­tan la ca­li­dad de vi­da de quie­nes los su­fren, afec­tan­do a su ca­pa­ci­dad la­bo­ral (cau­san el 50% de las ba­jas), li­mi­tan­do su vi­da so­cial y su des­can­so.

el fac­tor emo­cio­nal

Ade­más de las cau­sas fí­si­cas co­mo la inac­ti­vi­dad fí­si­ca y las ma­las pos­tu­ras, el do­lor de es­pal­da es­con­de tam­bién mu­chas ve­ces una cau­sa emo­cio­nal. El es­trés y la an­sie­dad pue­den au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te el ma­les­tar de un pro­ble­ma de es­pal­da y las emo­cio­nes pue­den mo­di­fi­car la ma­ne­ra en que al­gu­nas per­so­nas per­ci­ben el do­lor de es­pal­da.

Da­vid Pon­ce, au­tor de El do­lor de es­pal­da y las emo­cio­nes, co­no­cer­se pa­ra cu­rar­se, ex­pli­ca en su li­bro có­mo la pos­tu­ra de ca­da per­so­na tie­ne que ver con su es­ta­do emo­cio­nal, y los sín­to­mas que se pro­du­cen en la zo­na lum­bar pue­den te­ner que ver con la in­ca­pa­ci­dad pa­ra se­guir ade­lan­te, los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y los tras­tor­nos se­xua­les. La in­ter­co­ne­xión en­tre el sistema ner­vio­so y el mo­tor ha­ce que, de al­gu­na ma­ne­ra el pen­sa­mien­to lle­gue has­ta los múscu­los y los ór­ga­nos y les afec­ten. Por eso an­te un do­lor de es­pal­da hay que in­ten­tar eva­luar al pa­cien­te en su con­jun­to e in­clu­so, en al­gu­nas oca­sio­nes, pue­de ser útil la ayu­da de un pro­fe­sio­nal de la psi­co­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.