Ani­ma­les de com­pa­ñía

Un lin­cha­mien­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

en al­gu­na oca­sión me he re­fe­ri­do en mis ar­tícu­los a En­ri­que Ál­va­rez, un es­cri­tor leo­nés afin­ca­do en San­tan­der des­de ha­ce trein­ta años. Lo co­no­cí ha­ce apro­xi­ma­da­men­te una dé­ca­da y tar­dé al­gún tiem­po más en de­ci­dir­me a leer­lo; pe­ro cuan­do lo hi­ce me di de in­me­dia­to cuen­ta de que se tra­ta­ba de un fi­ní­si­mo au­tor, de una su­ti­le­za en la con­fec­ción de sus per­so­na­jes y una ter­su­ra en la es­cri­tu­ra fue­ra de lo co­mún. Pe­ro, ¡ay!, En­ri­que Ál­va­rez es es­cri­tor au­tén­ti­ca­men­te ca­tó­li­co, o ca­tó­li­co au­tén­ti­ca­men­te es­cri­tor, sin sen­ti­men­ta­lis­mos píos; y nun­ca ha si­do ad­mi­ti­do por la bu­rri­cie fa­tua y el es­no­bis­mo ga­fa­pas­ta que cus­to­dian las adua­nas del Par­na­so. Y, co­mo es hom­bre de na­tu­ral bon­da­do­so y re­sig­na­do, ha so­bre­lle­va­do siem­pre con ga­llar­día to­dos los des­de­nes y se­gui­do es­cri­bien­do con ca­lla­do en­tu­sias­mo cuen­tos lle­nos de de­li­ca­de­zas y no­ve­las en las que mues­tra siem­pre un co­no­ci­mien­to su­per­la­ti­vo de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Le­yen­do es­tos cuen­tos y no­ve­las no tu­ve otro re­me­dio sino ha­cer­me ami­go su­yo; pues me pa­re­cie­ron ad­mi­ra­bles. Ha­ce un mes apro­xi­ma­da­men­te, po­co des­pués del aten­ta­do is­la­mis­ta de La Ram­bla, En­ri­que Ál­va­rez pu­bli­có en El Dia­rio Montañés un ar­tícu­lo en el que ana­li­za­ba los erro­res teo­ló­gi­cos que, a su jui­cio, anidan en la fe mu­sul­ma­na, así co­mo las con­se­cuen­cias que ta­les erro­res han te­ni­do a lo lar­go de la His­to­ria. En el ar­tícu­lo, Ál­va­rez tam­bién ad­ver­tía que fa­vo­re­cer al Is­lam mo­de­ra­do, pen­san­do que así se apla­ca­ría a los te­rro­ris­tas, era un cra­so error; y abo­ga­ba (tal vez in­ge­nua­men­te) por «res­tau­rar» el cris­tia­nis­mo, para li­mi­tar la ex­pan­sión del Is­lam. El ar­tícu­lo te­nía un tono le­ve­men­te ai­ra­do; y, por su­pues­to, sus tesis eran tan dis­cu­ti­bles co­mo las de cual­quier ar­tícu­lo que se pu­bli­que en la pren­sa. Pe­ro de in­me­dia­to fue ter­gi­ver­sa­do ma­li­cio­sa­men­te y pre­sen­ta­do co­mo un pe­li­gro­so alar­de de ‘is­la­mo­fo­bia’ por los mis­mos que han he­cho de su aver­sión al cris­tia­nis­mo la ra­zón de su exis­ten­cia. En unas po­cas ho­ras, En­ri­que Ál­va­rez fue lin­cha­do en esas co­chi­que­ras in­mun­das que lla­ma­mos pia­do­sa­men­te ‘re­des so­cia­les’, la­pi­da­do en los te­le­dia­rios y es­car­ne­ci­do en su ciu­dad, don­de ca­da vez que sa­lía a pa­sear re­ci­bía una ava­lan­cha de in­ju­rias, in­sul­tos, vi­li­pen­dios y ame­na­zas que de­ja­ron su ho­nor y su aplo­mo por los sue­los. Así, un es­cri­tor con una do­ce­na de her­mo­sos li­bros a sus es­pal­das fue anate­mi­za­do de la no­che a la ma­ña­na y del mo­do más bur­do y bes­tial. Pe­ro la vi­le­za de sus ca­lum­nia­do­res no se con­for­mó con tan po­co: co­mo En­ri­que Ál­va­rez es fun­cio­na­rio del Ayun­ta­mien­to, exi­gie­ron su re­pro­ba­ción y des­ti­tu­ción, co­mo si se tra­ta­se de un car­go po­lí­ti­co y no de un fun­cio­na­rio por oposición. Na­tu­ral­men­te, to­das es­tas ma­nio­bras tor­ti­ce­ras y di­fa­ma­to­rias fue­ron per­pe­tra­das por in­tere­ses ba­ju­nos; pe­ro a quie­nes las im­pul­sa­ron no les im­por­tó da­ñar has­ta la des­truc­ción a un hom­bre bon­da­do­so e iner­me al que co­no­cían so­bra­da­men­te, no les im­por­tó arras­trar por el fango a un mag­ní­fi­co es­cri­tor al que sin em­bar­go ja­más se ha­bían mo­les­ta­do en leer (por­que los hom­bres de al­ma ruin só­lo leen aque­llo que ali­men­ta su ruin­dad, si es que leen al­go), no les im­por­tó hu­mi­llar pú­bli­ca­men­te a un fun­cio­na­rio pro­bo y di­li­gen­te que no ha he­cho otra co­sa sino des­vi­vir­se por la ciu­dad que trein­ta años atrás lo aco­gió. Y, mien­tras las ali­ma­ñas lo hos­ti­ga­ban, mien­tras caían so­bre él la ig­no­mi­nia y el opro­bio, ca­si na­die lo de­fen­dió pú­bli­ca­men­te, ni se so­li­da­ri­zó con su tri­bu­la­ción. Re­ci­bió, cier­ta­men­te, al­gu­nas mues­tras de apo­yo que, por ser siem­pre pri­va­das y a tí­tu­lo in­di­vi­dual, re­sul­ta­ron irre­le­van­tes. Y, ¡por su­pues­to!, nin­gu­na ins­ti­tu­ción ni je­rar­quía de la Igle­sia, a la que En­ri­que Ál­va­rez ha de­fen­di­do con ar­dor du­ran­te más de trein­ta años (para ob­te­ner a cam­bio tan só­lo el des­cré­di­to li­te­ra­rio) ha te­ni­do el de­ta­lle de brin­dar­le consuelo, aun­que fue­se de ex­tran­jis, al es­ti­lo co­bar­di­ca de Ni­co­de­mo. Si has­ta aho­ra En­ri­que Ál­va­rez ha­bía te­ni­do que re­sig­nar­se a ser

Mien­tras las ali­ma­ñas lo hos­ti­ga­ban, mien­tras caían so­bre él la ig­no­mi­nia y el opro­bio, ca­si na­die lo de­fen­dió pú­bli­ca­men­te

Qun es­cri­tor sin ape­nas re­co­no­ci­mien­to, para car­gar con la cruz de su com­pro­mi­so re­li­gio­so, tras el lin­cha­mien­to se ha con­ver­ti­do en un pros­cri­to to­tal. Y to­do es­to ha ocu­rri­do en la tie­rra de Mar­ce­lino Me­nén­dez Pe­la­yo, de José Ma­ría Pe­re­da y Concha Es­pi­na. Allá en el fu­tu­ro, cuan­do al­gún his­to­ria­dor cu­rio­so tra­te de com­pren­der las cau­sas de la ver­ti­gi­no­sa me­ta­mor­fo­sis de una na­ción an­ta­ño brio­sa co­mo Es­pa­ña en una masa amor­fa, tem­blo­na y con olor a ca­qui­ta, ten­drá que es­tu­diar la fe­ro­ci­dad de las ali­ma­ñas, pe­ro tam­bién la ti­bie­za y pu­si­la­ni­mi­dad de los pre­sun­tos ‘bue­nos’, in­fi­ni­ta­men­te más ini­cuas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.