Vi­vir en me­nos de 40 me­tros cua­dra­dos

Las mi­ni­ca­sas se han con­ver­ti­do en to­do un mo­vi­mien­to so­cial en Es­ta­dos Unidos. Di­mi­nu­tas, den­tro es­con­den mu­cho di­se­ño y, so­bre to­do, otra ma­ne­ra de vi­vir. Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él Tendencia -

LA ES­CA­LE­RA ES­CON­DE un ar­ma­rio ba­jo sus es­ca­lo­nes, la me­sa de la co­ci­na se plie­ga ha­cia la pa­red, la ca­ma des­can­sa so­bre un al­ti­llo cons­trui­do so­bre el te­cho del ba­ño, y una puer­ta co­rre­de­ra se­pa­ra el re­tre­te del fri­go­rí­fi­co… To­do en ape­nas 30 me­tros cua­dra­dos, 40 a lo su­mo. Así son las tiny hou­ses o mi­ni­ca­sas. En Es­ta­dos Unidos, el país don­de la su­per­fi­cie me­dia de los ho­ga­res es de 247 me­tros cua­dra­dos, han de­ja­do de ser una mo­da pa­ra con­ver­tir­se en un fe­nó­meno so­cial. En par­te, por la cri­sis eco­nó­mi­ca y la ne­ce­si­dad de cons­truir vi­vien­das más ase­qui­bles y en par­te por­que ofre­cen al­go tan ra­di­cal co­mo cam­biar de vi­da.

LAS MI­NI­CA­SAS SUE­LEN SER AU­TO­SU­FI­CIEN­TES, CON DE­PÓ­SI­TOS DE AGUA O PA­NE­LES SO­LA­RES

En su in­te­rior, lo im­por­tan­te no es el ta­ma­ño, sino el di­se­ño: sus mue­bles se trans­for­man y tie­nen do­bles (o tri­ples) usos, hay pa­re­des mó­vi­les, ar­ma­rios ocul­tos, me­sas y ca­mas re­trác­ti­les… Gra­cias al in­ge­nio y al mi­ni­ma­lis­mo, tie­nen ca­si to­das las co­mo­di­da­des de un apar­ta­men­to con­ven­cio­nal: des­de horno, fri­go­rí­fi­co y la­va­do­ra has­ta chi­me­nea o ba­ñe­ra. Ade­más, sue­len ser ple­na­men­te au­to­su­fi­cien­tes gra­cias a de­pó­si­tos de agua, pa­ne­les so­la­res y bol­sas bio­de­gra­da­bles pa­ra acu­mu­lar los re­si­duos del ba­ño. Eso sí, el or­den (ni­vel ob­se­si­vo-com­pul­si­vo) no es una op­ción, sino más bien una ne­ce­si­dad.

EL PE­QUE­ÑO IM­PE­RIO En reali­dad, el con­cep­to na­ció en Ja­pón en los años no­ven­ta, don­de las kyos­ho ju­ta­ku (mi­cro­ca­sas en su tra­duc­ción li­te­ral) se con­vir­tie­ron en un in­ge­nio­so par­che pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de su­per­po­bla­ción en To­kio. Sin em­bar­go, el fe­nó­meno se po­pu­la­ri­zó en Es­ta­dos Unidos, don­de el li­bro de fo­to­gra­fía y di­bu­jos Tiny hou­ses, que el ar­qui­tec­to Les­ter Wal­ker pu­bli­có en 1987, se ha con­ver­ti­do en una de las bi­blias del mo­vi­mien­to. Pe­ro sus adep­tos tam­bién tie­nen un pro­fe­ta mo­derno. Se lla­ma Jay Sha­fer y en 1999 cons­tru­yó una ca­sa de ocho me­tros cua­dros en la que vi­vió du­ran­te los si­guien­tes cin­co años. Así es co­mo es­te au­to­de­no­mi­na­do 'claus­tró­fi­lo' em­pe­zó di­se­ñan­do pla­nos y ter­mi­nó le­van­tan­do un pe­que­ño im­pe­rio que in­clu­ye las dos empresas lí­de­res en el sec­tor de la construcción de tiny hou­ses en Es­ta­dos Unidos: Four Lights Tiny Hou­se Com­pany y Tum­ble­weed Tiny Hou­se Com­pany. Ya ha en­tre­ga­do más de 3000 mi­ni­ca­sas, a las que hay que su­mar aque­llas que, pro­duc­to de la fie­bre por el 'haz­lo tú mis­mo', se han cons­trui­do a par­tir de los pla­nos que él mis­mo di­se­ña. El pre­cio pue­de os­ci­lar en­tre los 15.000 dó­la­res de quien la cons­tru­ye por su cuen­ta y ries­go y los 100.000 que cues­tan los mo­de­los más so­fis­ti­ca­dos. Pe­ro, ade­más de ha­ber da­do lu­gar a to­do un nue­vo sec­tor eco­nó­mi­co, el fe­nó­meno tam­bién ha te­ni­do un im­por­tan­te im­pac­to so­cial. Des­pués del hu­ra­cán Ka­tri­na, la ar­qui­tec­ta Ma­rian­ne Cu­sa­to uti­li­zó el con­cep­to pa­ra cons­truir pe­que­ñas re­si­den­cias pa­ra quie­nes lo ha­bían per­di­do to­do du­ran­te la ca­tás­tro­fe. Y en Aus­tin

(Te­xas), cu­na de to­do lo al­ter­na­ti­vo y lo hips­ter, ya se ha pues­to en mar­cha una de las pri­me­ras co­mu­ni­da­des de tiny hou­ses co­mo so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal pa­ra los ho­me­less de la ciu­dad.

UN ES­TI­LO DE VI­DA Co­mo buen fe­nó­meno, a su al­re­de­dor ha flo­re­ci­do to­da una sub­cul­tu­ra: des­de pro­gra­mas de te­le­vi­sión (co­mo Tiny hou­se hun­ter o Tiny hou­se na­tion), webs es­pe­cia­li­za­das (the­tiny­li­fe.com), li­bros con­ver­ti­dos en au­tén­ti­cos ma­ni­fies­tos (Not so big)… De he­cho, la tiny­ma­nía ha lla­ma­do la aten­ción de ar­qui­tec­tos de re­nom­bre, co­mo el ita­liano Ren­zo Piano, que ha crea­do su pro­pia ver­sión de mi­ni­ca­sa: sie­te me­tros cua­dra­dos y medio en los que ha con­se­gui­do en­ca­jar una co­ci­na, una du­cha, una ca­ma, ar­ma­rios, pa­ne­les so­la­res… To­do por 20.000 eu­ros. Pe­ro vi­vir en 30 o 40 me­tros cua­dra­dos no es pa­ra to­do el mun­do. Más que una ca­sa, una tiny hou­se es un es­ti­lo de vi­da. Pe­ro ¿pa­ra quién? Es­tán quie­nes no quie­ren (o no pue­den) hi­po­te­car­se com­pran­do una vi­vien­da con­ven­cio­nal y pre­fie­ren es­ta op­ción al al­qui­ler. En su ma­yo­ría, jó­ve­nes sin ata­du­ras y sin gran­des ne­ce­si­da­des de es­pa­cio. Es­tá tam­bién quien lo ha­ce por con­vic­cio­nes exis­ten­cia­les (pa­ra lle­var una vi­da más sen­ci­lla o más nó­ma­da) o me­dioam­bien­ta­les, pues la ma­yo­ría de es­tas ca­sas son au­to­su­fi­cien­tes,

EL FE­NÓ­MENO NA­CIÓ EN TO­KIO EN LOS AÑOS NO­VEN­TA Y DE AHÍ SAL­TÓ A ES­TA­DOS UNIDOS

Fa­bri­ca­da por Tim­ber­craft Tiny Ho­mes (Ala­ba­ma), es­ta di­mi­nu­ta vi­vien­da cuen­ta con un sa­lón­co­ci­na, un ba­ño, una pe­que­ña du­cha, un des­ván y un mi­ni­por­che. To­do es­tá he­cho a me­di­da. PE­QUE­ÑAS MAN­SIO­NES

UNA CA­BA­ÑA DE LU­JO La ca­si­ta Dio­ge­ne, di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to ita­liano Ren­zo Piano, tie­ne una su­per­fi­cie de 2,5 por 3 me­tros y se pue­de mon­tar don­de se desee. De apa­rien­cia sen­ci­lla, cuen­ta con una es­truc­tu­ra téc­ni­ca de gran com­ple­ji­dad que ga­ran­ti­za su to­tal au­to­no­mía.

CA­RA­VA­NAS DE DI­SE­ÑO Las ca­sas so­bre rue­das fa­bri­ca­das por Tiny Heir­loom (Portland, Ore­gón) in­cor­po­ran tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y efi­ca­cia ener­gé­ti­ca a mi­ni­es­pa­cios di­se­ña­dos con mu­cho es­ti­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.