En pri­mer plano.

La Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra reúne a los es­cri­to­res Ber­nar­do At­xa­ga, Gus­ta­vo Mar­tín Gar­zo y Luis Ma­teo Díez con tres pa­cien­tes muy es­pe­cia­les.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FER­NAN­DO GOI­TIA / FO­TO­GRA­FÍA: JO­NÁS BEL

La en­fer­me­dad siem­pre se ha lle­va­do bien con la li­te­ra­tu­ra. Qui­zá por ello los pro­ta­go­nis­tas de es­tas pá­gi­nas se han en­ten­di­do de ma­ra­vi­lla. Se co­no­cie­ron mien­tras pre­pa­ra­ban 'Vi­vir a pul­so', un li­bro de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra en el que diez es­cri­to­res con­vier­ten en re­la­to la vi­da de otros tan­tos pa­cien­tes. He­mos reuni­do a seis de ellos pa­ra es­te re­por­ta­je.

"Fe­li­sa se ha leí­do más de mil li­bros en brai­lle" EL ES­CRI­TOR VAS­CO RE­LA­TA LA HIS­TO­RIA DE FE­LI­SA. ES­TA MU­JER DE 63 AÑOS PER­DIÓ LA VIS­TA A LOS 2 AÑOS Y, DES­PUÉS, TAM­BIÉN LA AU­DI­CIÓN POR UNA PA­TO­LO­GÍA LLA­MA­DA NARP. AHO­RA, DOS IMPLANTES LE HAN PER­MI­TI­DO RE­CU­PE­RAR EL OÍ­DO.

Fe­li­sa Ro­drí­guez no te­nía ga­nas de con­tar­le su his­to­ria a na­die has­ta que le di­je­ron que se la es­cri­bi­ría Ber­nar­do At­xa­ga. «'Mi­ra qué bien', me di­je. 'Po­dré leer un li­bro de At­xa­ga en el que yo soy la pro­ta­go­nis­ta'», re­cuer­da Fe­li­sa, pro­vo­can­do la ri­sa del es­cri­tor, sen­ta­do hoy a su la­do. Cie­ga des­de ni­ña, sor­da de for­ma pro­gre­si­va has­ta que, con 47 años, un im­plan­te en su oí­do iz­quier­do le per­mi­tió vol­ver a es­cu­char el mun­do, Fe­li­sa re­sul­tó ser una gran fan del es­cri­tor gui­puz­coano. Aho­ra, sin em­bar­go, han cam­bia­do las tor­nas: At­xa­ga es un gran ad­mi­ra­dor de Fe­li­sa. Es­cri­tor y pa­cien­te se co­no­cie­ron ha­ce 2 años, cuan­do acep­ta­ron la pro­pues­ta de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra pa­ra in­cluir el ca­so de Fe­li­sa en el li­bro Vi­vir a pul­so, que Al­fa­gua­ra pu­bli­ca el 16 de no­viem­bre. «Fue el día de San José», re­me­mo­ra ella. Fal­ta­ba po­co pa­ra que le co­lo­ca­ran

otro im­plan­te gra­cias al cual re­cu­pe­ra­ría tam­bién el oí­do de­re­cho y, co­mo re­cuer­da At­xa­ga, «Fe­li­sa se sen­tía co­mo si le fal­ta­ra 'me­dio cuer­po'». Te­nía pri­sa por ser ope­ra­da de nue­vo. At­xa­ga, sor­do de un oí­do, acep­tó el en­car­go por­que, cuen­ta, la ce­gue­ra y la sor­de­ra han si­do te­mas re­cu­rren­tes en su vi­da y su obra. «Pe­ro es­to era di­fe­ren­te –ma­ti­za–. Fe­li­sa no es un per­so­na­je, es una per­so­na y sen­tí que no de­bía apre­su­rar­me con ella; 'es­tar a re­ci­bir', co­mo di­ría un pe­lo­ta­ri. Pa­sa­mos cua­tro me­ses ha­blan­do, via­jan­do yo sie­te ve­ces de Vi­to­ria a Pam­plo­na, ade­más de in­ter­cam­biar de­ce­nas de co­rreos, pa­ra co­no­cer su en­torno, a su ma­dre; po­co a po­co». Fe­li­sa, aten­tos sus oí­dos a la pro­ce­den­cia de los so­ni­dos que la ro­dean, aña­de con ce­le­ri­dad: «Si yo hu­bie­ra po­di­do ha­blar por te­lé­fono sin pro­ble­mas, no nos hu­bié­ra­mos vis­to tan­tas ve­ces ni es­cri­to tan­to. Esa fue, de he­cho, la cla­ve de nues­tra ar­mo­nía. Y pa­ra mí es un lu­jo. Ca­da vez que veo un correo su­yo, me sien­to im­por­tan­te. ¡Có­mo te cuen­ta al­go con tres tra­zos! ¡Qué bo­ni­to! ¡Uf!». A su la­do, el es­cri­tor de As­tea­su son­ríe. Las puer­tas de la ca­sa de Fe­li­sa se abrie­ron así de par en par al es­cri­tor. No es­pe­ra­ba At­xa­ga, sin em­bar­go, que por el ca­mino se le abrie­ran tam­bién las del qui­ró­fano en el que su com­pa­ñe­ra de via­je li­te­ra­rio ha­bía de­po­si­ta­do tan­tas es­pe­ran­zas. «Cu­bier­ta la ro­pa de ca­lle con una ba­ta que pa­re­cía im­permea­ble, en­vuel­tos los za­pa­tos en cal­zas de plás­ti­co, con go­rro y guan­tes», At­xa­ga asis­tió a la ope­ra­ción don­de pu­do cin­ce­lar un mo­men­to cul­mi­nan­te de su re­la­to con fra­ses co­mo: «El doc­tor Man­ri­que ha­bía aca­ba­do de pre­pa­rar el re­cep­tácu­lo pa­ra el es­ti­mu­la­dor de ti­ta­nio y se dis­po­nía a abrir el ca­na­li­llo pa­ra el hi­lo de los elec­tro­dos». Tras aque­lla in­ter­ven­ción, At­xa­ga cul­mi­nó NARP. El ca­so de Fe­li­sa Ro­drí­guez, el tí­tu­lo de su apor­ta­ción a Vi­vir a pul­so. Fe­li­sa pu­do vi­sua­li­zar así, guia­da por las pa­la­bras de At­xa­ga, su pro­pia ci­ru­gía, aun­que no se mues­tre im­pre­sio­na­da. «Lo que más me gus­ta es que me me­to en el per­so­na­je, en el pro­pio Ber­nar­do, que es­tá de pie ahí en me­dio, co­mo si es­tor­ba­ra, ner­vio­so per­di­do», di­ce, pro­vo­can­do car­ca­ja­das a su al­re­de­dor. Hoy, Fe­li­sa tie­ne un or­de­na­dor que le lee tex­tos y un mó­vil con voz sin­te­ti­za­da pa­ra las no­ve­las. «An­tes de re­ci­bir el pri­mer im­plan­te –sub­ra­ya At­xa­ga, pu­ro asom­bro–, ya se ha­bía leí­do más de mil li­bros». El Qui­jo­te, sin ir más le­jos. «Ca­tor­ce to­mos en brai­lle», di­ce Fe­li­sa. Las obras com­ple­tas de Freud, por ejem­plo, le ocu­pan to­da una es­tan­te­ría. Y, por su­pues­to, a At­xa­ga. «El año que vie­ne te tie­nen que dar el Cer­van­tes», le di­ce Fe­li­sa, pro­vo­can­do la ri­sa es­cép­ti­ca de su ami­go es­cri­tor. Por­que eso es lo que son: ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.