La pro­fe­so­ra de Osa­ka

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

pues eso. Re­sul­ta que mi amigo Ma­no­lo le­yó ayer que los prín­ci­pes de Dis­ney, los gua­pe­ras que be­sa­ron a Blan­ca­nie­ves y a la Be­lla Dur­mien­te pa­ra des­per­tar­las del sue­ño má­gi­co, eran unos agre­so­res se­xua­les de to­mo y lo­mo. Le­yó eso, co­mo di­go, con­clu­sión ex­traí­da por una pro­fe­so­ra de no sé qué uni­ver­si­dad –la de Osa­ka, me pa­re­ce– y com­pren­dió, el in­fe­liz, que en­ga­ña­do ha­bía vi­vi­do has­ta hoy, San­cho. Por­que el prin­ci­pi­to que be­sa a una prin­ci­pi­ta en­can­ta­da no lo ha­ce, co­mo él creía, pa­ra li­be­rar­la del ma­le­fi­cio, sino por­que es hom­bre y co­mo tal no pue­de te­ner bue­nas in­ten­cio­nes; y por­que, por mu­cho que se ti­re el pe­go­te de sal­var­la, en el fon­do lo que quie­re es pi­llar ca­cho. Y ade­más, el fin no jus­ti­fi­ca los me­dios. Por­que a ver, ra­zo­ne­mos. Co­mo la mo­za es­tá dor­mi­da, no hay ma­ne­ra de que dé su con­sen­ti­mien­to. Y eso si­túa an­te un im­po­si­ble me­ta­fí­si­co: sin con­sen­ti­mien­to pre­vio, na­die pue­de be­sar. Así que es pre­fe­ri­ble que el prín­ci­pe va­ya a ma­mar­la a Par­la, y na­die be­se a la mo­za, y és­ta si­ga dor­mi­da has­ta dar un con­sen­ti­mien­to que só­lo pue­de dar des­pier­ta. Pues que ron­que y se fas­ti­die, oyes. Ha­ber­te co­mi­do un plá­tano en vez de una man­za­na, gua­pi. Por­que, bien mi­ra­do, ser fe­li­ces y yan­tar per­di­ces, por bo­ni­to que sue­ne, no pue­de lo­grar­se a cos­ta de una agre­sión se­xual. Ese be­so ro­ba­do y to­do el cuen­to en ge­ne­ral, di­ce la pro­fe­so­ra, son una in­ci­ta­ción di­rec­ta a la vio­len­cia se­xual, has­ta el pun­to de que re­la­tos co­mo ese, o sea, ca­si to­dos, son per­ni­cio­sos pa­ra los ni­ños y de­be­rían prohi­bir­se en la es­cue­la, en el ci­ne y en to­das par­tes. O sea, que­mar­los. Y así, con ese mal ro­llo en la ca­be­za, se acos­tó Ma­no­lo ano­che y se des­pier­ta de ma­dru­ga­da jun­to a ese pe­da­zo de se­ño­ra con la que tie­ne la suer­te de com­par­tir le­cho es­tos días, o es­tos años, o to­da la vi­da, se­gún de qué Ma­no­lo se tra­te. Y co­mo hay al­go de luz que en­tra por la ven­ta­na, se la que­da mi­ran­do mien­tras la oye res­pi­rar y pien­sa que nun­ca es­tá tan gua­pa co­mo a es­tas ho­ras, dor­mi­da, ti­bia, con esa car­ne es­tu­pen­da re­la­ja­da y cá­li­da, el pe­lo re­vuel­to en la al­moha­da, la bo­ca en­tre­abier­ta. Pa­ra co­mér­se­la, o sea. Sin pe­lar. Y, bueno, co­mo Ma­no­lo es fu­lano de nor­mal cons­ti­tu­ción y gus­tos clá­si­cos, sien­te el es­tí­mu­lo ló­gi­co en ta­les ca­sos, y la car­ne, por de­cir­lo de un mo­do pe­ri­frás­ti­co, re­cla­ma lo na­tu­ral –to­da­vía no han lo­gra­do con­ven­cer­lo, aun­que to­do lle­ga­rá, de que tam­po­co eso es na­tu­ral–. Así que se dis­po­ne a be­sar­la. Pe­ro de pron­to se acuer­da de Blan­ca­nie­ves, la Be­lla Dur­mien­te y la pro­fe­so­ra de Osa­ka y pien­sa: la ca­gas­te, Bur­lan­cas­ter. El ca­so es que Ma­no­lo ins­pi­ra hon­do, se le­van­ta de la ca­ma y se de­ba­te con su con­cien­cia en pi­ja­ma y des­cal­zo por el dor­mi­to­rio –a ries­go de aga­rrar una neu­mo­nía–. Mi­ra, du­da, vuel­ve a mi­rar esa es­tu­pen­da for­ma de mu­jer ba­jo la col­cha, y vuel­ve a dar otra vuel­ta blas­fe­man­do en arameo. No pue­do ser tan mi­se­ra­ble, se re­pro­cha. No pue­do arri­mar can­de­la por las bue­nas. Ten­go que des­per­tar­la an­tes, pa­ra que no sea agre­sión se­xual no con­sen­ti­da. Ho­la, mi amor, bue­nos días. ¿Te ape­te­ce que te ha­ga un ho­me­na­je, y vi­ce­ver­sa? ¿No te sen­ti­rás vio­len­ta­da en tu li­ber­tad? ¿Y en tu igual­dad? ¿Y en tu fra­ter­ni­dad? La ver­dad es que no lo ve cla­ro. Ni de co­ña. La pro­fe­so­ra de Osa­ka lo ha he­cho pol­vo. La be­lla dur­mien­te si­gue dor­mi­da, y a lo me­jor has­ta des­per­tar­la sin be­so, to­cán­do­le un hom­bro, tam­bién es agre­sión se­xual. Aten­ta con­tra su li­ber­tad de dor­mir cuan­to le sal­ga del chi­chi. Ma­no­lo se ve, o sea, co­mo los ba­bo­sos prín­ci­pes de los cuen­tos. Fu­ma un pi­ti­llo pa­ra tran­qui­li­zar­se, vuel­ve a pa­sear por la ha­bi­ta­ción –la neu­mo­nía es­tá a pun­to de ca­ra­me­lo–, se pa­ra de nue­vo a mi­rar­la. La ver­dad es que es­tá gua­pa que se rom­pe, pien­sa. Se acer­ca con cau­te­la y la des­ta­pa un po­co. El ca­mi­són de se­da se ha mo­vi­do y se le ve una te­ta –o co­mo se di­ga aho­ra– pre­cio­sa, es­plén­di­da, glo­rio­sa. La car­ne pe­ca­do­ra acu­cia a Ma­no­lo de nue­vo. Pe­ro se acuer­da otra vez de la de Osa­ka, así que, en un ac­to de vo­lun­tad ad­mi­ra­ble, va al cuarto de ba­ño y se da una du­cha fría, por no ha­cer­se otra co­sa. Sa­le ti­ri­tan­do, se po­ne otra vez el pi­ja­ma y se

Por mu­cho que el prin­ci­pi­to se ti­re el pe­go­te de sal­var­la, lo que quie­re es pi­llar ca­cho. Ade­más, el fin no jus­ti­fi­ca los me­dios

me­te en la ca­ma, or­gu­llo­so de sí mis­mo. Pe­ro co­mo es­tá ate­ri­do y ella si­gue ti­bia que te mue­res, se pe­ga a su cuer­po cá­li­do. En­ton­ces ella se vuel­ve ha­cia él, dor­mi­da aún, y a tien­tas, en sue­ños to­da­vía, le po­ne una mano en ple­na bi­sec­triz y mur­mu­ra «ca­ri­ño». Y, bueno. Ma­no­lo ig­no­ra si es­tá so­ñan­do con él o con Geor­ge Cloo­ney, pe­ro le da igual. Por­que ese es el mo­men­to exac­to en que a la pro­fe­so­ra de Osa­ka le dan mu­cho por el sa­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.