Pe­que­ñas in­fa­mias

El di­fí­cil tér­mino me­dio

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - por Car­men Po­sa­das

leo en la sec­ción Cul­tu­ra de los pe­rió­di­cos dos no­ti­cias de signo con­tra­rio. Una se ha­ce eco del «cam­bio ra­di­cal y an­ti­ma­chis­ta» que en Flo­ren­cia han da­do a la ópe­ra Car­men. Por lo vis­to, en es­ta pro­duc­ción de la in­mor­tal crea­ción de Bi­zet, pa­ra adap­tar­se a los tiem­pos, y con áni­mo de de­nun­ciar los fe­mi­ni­ci­dios en Ita­lia, Car­men ya no mue­re a ma­nos de don Jo­sé, sino que le arre­ba­ta su pis­to­la re­gla­men­ta­ria y le des­ce­rra­ja dos ti­ros. Otra no­ti­cia, pu­bli­ca­da dos pá­gi­nas más ade­lan­te, lle­va es­te ti­tu­lar: «100 crea­do­ras fran­ce­sas con­si­de­ran que el 'ca­so Weins­tein' ha desata­do el pu­ri­ta­nis­mo se­xual». Mu­je­res re­le­van­tes de la cul­tu­ra del país ve­cino, co­mo la ac­triz Cat­he­ri­ne De­neu­ve, la es­cri­to­ra Cat­he­ri­ne Mi­llet o la fi­ló­so­fa Peggy Sar­tre, en­tre otras, han fir­ma­do una tri­bu­na pu­bli­ca­da en Le Mon­de en la que di­cen: «La vio­la­ción es cri­men. Pe­ro la se­duc­ción in­sis­ten­te o tor­pe no es un de­li­to ni la ga­lan­te­ría es una agre­sión ma­chis­ta» y a con­ti­nua­ción ar­gu­men­tan que, des­de el ca­so Weins­tein, se ha pro­du­ci­do una muy ne­ce­sa­ria to­ma de con­cien­cia so­bre lo que sig­ni­fi­ca la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Pe­ro ha­cen no­tar tam­bién que «se es­tá ha­cien­do una cam­pa­ña de acu­sa­cio­nes ha­cia in­di­vi­duos a los que no se les de­ja la po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se y a los que se con­de­na de an­te­mano. Es­ta jus­ti­cia ex­pe­di­ti­va ya tie­ne en­tre sus víc­ti­mas al ex­mi­nis­tro in­glés Mi­chael Fa­llon, al que se le ha obli­ga­do a di­mi­tir, por ejem­plo, por ha­ber to­ca­do una ro­di­lla». Las fir­man­tes aca­ban su ma­ni­fies­to ad­vir­tien­do del re­gre­so de una mo­ral vic­to­ria­na ocul­ta tras «la fie­bre por en­viar a los cer­dos al ma­ta­de­ro» y afir­man que «es­ta ac­ti­tud es­tá al ser­vi­cio de los in­tere­ses de los enemi­gos de la li­ber­tad se­xual y de ex­tre­mis­tas re­li­gio­sos». ¿Có­mo se po­si­cio­na uno fren­te a es­tas dos no­ti­cias? ¿Pa­ra lu­char con­tra el ma­chis­mo hay que cam­biar el fi­nal de obras co­mo Car­men, de Bi­zet, prohi­bir la pu­bli­ca­ción de Lo­li­ta, de Na­bo­kov, o ex­pul­sar a las ti­nie­blas ex­te­rio­res a Sha­kes­pea­re por ha­ber es­cri­to Ote­lo? Y, por otro la­do, ¿dón­de es­tá la fron­te­ra del acoso? ¿Es lo mis­mo po­ner­le la mano en la ro­di­lla a una per­so­na que de­pen­de eco­nó­mi­ca o la­bo­ral­men­te de no­so­tros que a una igual que tie­ne to­da la li­ber­tad del mun­do pa­ra man­dar a pa­seo al so­bón? Y, por fin, es­tá la pre­gun­ta que, co­mo mu­jer, más me in­quie­ta. ¿Jue­ga a nues­tro fa­vor me­ter a to­dos los hom­bres en el mis­mo sa­co o cam­biar el fi­nal de Car­men? Vi­vi­mos en una épo­ca en la que se les da de­ma­sia­da im­por­tan­cia a los ges­tos. En­cien­de uno un me­che­ri­to en un con­cier­to y ya es­tá con­tri­bu­yen­do a la paz mun­dial. Te po­nes un la­zo ro­jo en la so­la­pa y eso aca­ba con el sida, con­ver­ti­mos a Car­men en ho­mi­ci­da y adiós ma­chis­mo. Na­die du­da de las vir­tu­des de la paz, de la sa­lud ni del fe­mi­nis­mo, pe­ro lu­char por es­tas cau­sas en­tra­ña otras co­sas. Yo creo que lo su­ce­di­do des­de el ca­so Weins­tein es muy po­si­ti­vo siem­pre que no se re­duz­ca, por un la­do, a ges­tos y, por otro, a so­bre­ac­tua­cio­nes o a una mu­chas ve­ces in­dis­cri­mi­na­da caza de bru­jas –o, en es­te ca­so, bru­jos–. Por eso es­toy de acuer­do con cier­tos pá­rra­fos (no to­dos) del ma­ni­fies­to de las crea­do­ras fran­ce­sas. Co­mo ellas, pien­so que hay que apro­ve­char es­te mo­men­to de sen­si­bi­li­za­ción ha­cia nues­tros pro­ble­mas pa­ra de­nun­ciar­los y po­ner­les co­to, pe­ro no a ba­se de caer en los mis­mos erro­res de ar­bi­tra­rie­dad, in­tran­si­gen­cia o burla en los que los hom­bres han caí­do con res­pec­to a no­so­tras a lo lar­go de si­glos y si­glos. Bus­car el equi­li­bra­do tér­mino me­dio en asun­to tan sen­si­ble no so­lo es di­fí­cil, sino que se ex­po­ne uno a re­ci­bir bo­fe­ta­das por am­bos la­dos. Pe­ro aun así creo que no es­tá de más re­cor­dar, por ejem­plo, que los abu­sos tie­nen co­mo blan­co no so­lo a las mu­je­res, sino tam­bién a hom­bres que es­tán en una si­tua­ción de des­ven­ta­ja fren­te a su abu­sa­dor. En cuan­to a con­ver­tir a la ci­ga­rre­ra Car­men en ho­mi­ci­da

Los abu­sos tie­nen co­mo blan­co no so­lo a las mu­je­res, sino tam­bién a hom­bres que es­tán en una si­tua­ción de des­ven­ta­ja fren­te a su abu­sa­dor www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

co­mo 'de­nun­cia' an­ti­ma­chis­ta, no so­lo me pa­re­ce una es­tu­pi­dez, sino un error. No so­lo por­que des­ce­rra­jar dos ti­ros a don Jo­sé no di­sua­di­rá a nin­gún mal­tra­ta­dor, sino por­que ¿real­men­te creen mis con­gé­ne­res más com­ba­ti­vas que ayu­da­rá a nues­tra cau­sa po­ner­nos a emu­lar, a es­tas al­tu­ras, a Sa­vo­na­ro­la, a Tor­que­ma­da o a cual­quier otro per­so­na­je mas­cu­lino in­qui­si­to­rial tan de­plo­ra­ble?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.