En pri­mer plano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR STEPHAN MAUS

¿Qué tie­nen en co­mún Char­li­ze The­ron, Brad Pitt, Be­yon­cé, Syl­ves­ter Sta­llo­ne y Ha­lle Berry? La coach de in­ter­pre­ta­ción: Iva­na Chub­buck ha cam­bia­do de­ci­si­va­men­te sus vidas.

Es­ta mu­jer ha cam­bia­do la vi­da a de­ce­nas de ac­to­res. Con su re­vo­lu­cio­na­rio mé­to­do de in­ter­pre­ta­ción, los ha con­ver­ti­do en es­tre­llas y a ella, en mi­llo­na­ria. Ja­más de­ja fil­mar sus cla­ses, así que con­tra­ta­mos una se­sión pri­va­da con la nue­va Sta­nis­lavs­ki...

La puer­ta del es­ce­na­rio se abre de gol­pe. Dos hom­bres sa­len en trom­ba. Se de­tie­nen, do­bla­dos y sin alien­to. In­ten­tan re­cu­pe­rar el re­sue­llo. Lue­go, uno de ellos le ha­ce un ges­to obs­ceno al ma­yor con su de­do ín­di­ce. DE RE­PEN­TE, RE­SUE­NA UN ATRONADOR: «¡Al­to! ¡Al­to! ¡Así no! ¡Es­to no es­tá bien!». La voz pro­fun­da y ás­pe­ra per­te­ne­ce a Iva­na Chub­buck, que di­ri­ge una pres­ti­gio­sa academia de in­ter­pre­ta­ción en Los Ángeles. Mu­chos se re­fie­ren a ella co­mo la star whis­pe­rer, la mu­jer que su­su­rra a las es­tre­llas. An­tes de pa­sar por sus cla­ses, Brad Pitt ha­cía anun­cios ves­ti­do con un dis­fraz de po­llo; hoy es uno de los ac­to­res me­jor pa­ga­dos del mun­do. Chub­buck tam­bién pre­pa­ró a Ha­lle Berry pa­ra su pa­pel en Mons­ter's ball. Ayu­dó a Jim Ca­rrey a su­pe­rar un pro­fun­do ba­che pro­fe­sio­nal y trans­for­mó a Syl­ves­ter Sta­llo­ne en un ac­tor de ver­dad. De Iva­na Chub­buck se di­ce que es la nue­va Sta­nis­lavs­ki, aquel pro­fe­sor ru­so de tea­tro que re­vo­lu­cio­nó la in­ter­pre­ta­ción a co­mien­zos del si­glo XX. Su mé­to­do exi­ge que los par­ti­ci­pan­tes se abran to­tal­men­te, que des­nu­den su alma, mo­ti­vo por el cual los pe­rio­dis­tas no tie­nen ac­ce­so a los ta­lle­res. Co­mo no se me per­mi­te pre­sen­ciar sus cla­ses, he op­ta­do por co­no­cer su mé­to­do en pri­me­ra per­so­na. Es­toy a unos mi­nu­tos de em­pe­zar mi cla­se par­ti­cu­lar con Iva­na Chub­buck. La mu­jer que su­su­rra a las es­tre­llas me en­vió ha­ce días el tex­to de una es­ce­na de Bird­man, la co­me­dia ne­gra del director Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu. Mi per­so­na­je es Mi­ke, un ac­tor de tea­tro tan ge­nial co­mo enamo­ra­do de sí mis­mo. Mi­ke flir­tea con la jo­ven Sa­mant­ha so­bre la azo­tea de un tea­tro de Broad­way. To­do lo que Sa­mant­ha quie­re de mí, de Mi­ke, es un be­so. Pe­ro yo ten­go que ha­cer lo po­si­ble pa­ra que ese be­so no ten­ga lu­gar. Me cues­ta re­la­cio­nar­me, soy un ego­cén­tri­co in­cu­ra­ble y ten­go pro­ble­mas cró­ni­cos de erec­ción. La ver­dad es que me sien­to al­go pi­lla­do: sí, yo tam­bién soy un ego­cén­tri­co. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de Mi­ke, odio los es­ce­na­rios. No so­por­to ha­blar en público. Pe­ro hay que ven­cer los mie­dos. Esa par­te del mé­to­do Chub­buck ya la ten­go asu­mi­da. Y ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner­lo en prác­ti­ca. UNA HO­RA CON IVA­NA Co­mien­za la ho­ra de coaching pri­va­do con Iva­na Chub­buck. ¡Uf! Ves­ti­da de ne­gro, parece sa­ca­da de un ca­tá­lo­go de Prada y di­ri­ge una mirada car­ga­da de dudas a la gra­ba­do­ra: «¿Es­tá se­gu­ro de que quie­re gra­bar­lo? –me pre­gun­ta–. Van a sa­lir co­sas que no le gus­ta­rá ver pu­bli­ca­das». Di­cho es­to, me pi­de que in­ter­pre­te mi pa­pel. Ella ha­ce de Sa­mant­ha. Me es­tu­dia con sus ojos im­pla­ca­bles y, cuan­do ter­mino de in­ter­pre­tar mi es­ce­na, me sien­to co­mo de hor­mi­gón ar­ma­do. Y en­ton­ces la se­ño­ra Chub­buck sa­ca su má­qui­na de agi­tar el hor­mi­gón. Pri­me­ro ha­bla­mos de lo que mi per­so­na­je [CON­TI­NÚA EN PÁG. 32]

Su mé­to­do exi­ge que los par­ti­ci­pan­tes se abran to­tal­men­te, que des­nu­den su alma. Por eso, los pe­rio­dis­tas no tie­nen ac­ce­so a los ta­lle­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.