Are­nas mo­ve­di­zas

El ne­ce­sa­rio for­ta­le­ci­mien­to de Es­pa­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ten­go por los in­ter­vi­nien­tes en la char­la múl­ti­ple El ne­ce­sa­rio for­ta­le­ci­mien­to de Es­pa­ña un afec­to de an­ti­guo. Soy de los que creen que Bau­zá, el ex­pre­si­den­te ba­lear, no fue el cau­san­te de to­dos los ma­les de su par­ti­do; Bo­nig, la je­fa de opo­si­ción en Va­len­cia, tie­ne un di­fí­cil ca­mino por de­lan­te pa­ra res­ta­ble­cer lo que fue el PP en su co­mu­ni­dad –no arru­gar­se en se­gún qué mo­men­tos ha­bla bien de quie­nes se atre­ven a pi­sar los te­rre­nos del to­ro–; Gi­rau­ta es vie­jo ami­go y com­pa­ñe­ro de ba­ta­llas, con quien ca­da no­che del 22 de di­ciem­bre ceno en agra­da­ble com­pa­ñía con la in­ten­ción de so­li­vian­tar a los ton­to­rro­nes de Twit­ter; Fi­dal­go, José Ma­ría, es una suer­te de Sh­rek: cul­to, se­rio, des­acom­ple­ja­do y mu­cho más afec­tuo­so de lo que él se per­mi­te ser y de lo que se creen quie­nes lo co­no­cen a me­dias; Ro­sa Díez es aque­lla a quien no quie­ren es­cu­char los que ha­cen de la in­to­le­ran­cia fa­ná­ti­ca una suer­te de nor­ma de vi­da: de as­pec­to fi­bro­so, ro­co­sa, re­suel­ta y to­ca­co­jo­nes, la viz­caí­na pue­de apun­tar­se en su ha­ber al­gu­na de las más fres­cas y só­li­das ideas de es­tos úl­ti­mos años. Se­gu­ra­men­te tam­bién po­drá apun­tar­se las que ca­ben en el de­be, que de esas tam­bién hay, in­clui­dos erro­res de es­tra­te­gia, pe­ro su ba­lan­ce la ha­ce más un ac­ti­vo que un pa­si­vo a ojos de quie­nes han ve­ni­do re­cla­man­do cier­to ai­re de re­ge­ne­ra­ción en nues­tra siem­pre apa­sio­nan­te vi­da po­lí­ti­ca. Ma­ría San Gil, a quien tan­to ad­mi­ro por su va­len­tía y su dis­cur­so no va­ria­do tan­to en el frío co­mo en el ca­lor, no me in­vi­tó al fo­ro or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Vi­lla­cis­ne­ros – Va­lo­res y So­cie­dad y se lo ten­dré en cuen­ta, por­que ese era un si­tio al que me­re­cía la pe­na acu­dir. Só­lo se lo per­do­na­ré me­dian­te una bue­na me­sa en San Se­bas­tián. ¿Qué se di­jo en ese au­di­to­rio co­mo pa­ra la­men­tar no ha­ber es­ta­do ahí?: se ha­bló de Es­pa­ña, sin el do­lor con­tri­to mal ex­hi­bi­do por los ago­re­ros de lar­go re­co­rri­do ni el des­pre­cio mal di­si­mu­la­do de los emer­gen­tes po­pu­lis­tas. De Es­pa­ña sin com­ple­jos, sin di­si­mu­los, sin jus­ti­fi­ca­cio­nes, sin re­ce­los, sin ex­cu­sas y sin te­ner que bus­car ata­jos ex­pli­ca­ti­vos. Esa fun­da­ción de­di­ca mu­cho tiem­po a ello, a «pro­mo­ver los principios y va­lo­res que ema­nan de la dig­ni­dad de la per­so­na y cons­ti­tu­yen la esen­cia de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal» y a di­vul­gar co­no­ci­mien­to de la His­to­ria de Es­pa­ña y su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, lo que la ha­ce me­re­ce­do­ra de aten­ción en to­das sus con­vo­ca­to­rias. Ad­ver­sa­rios muy se­rios del na­cio­na­lis­mo to­dos los in­ter­vi­nien­tes, coin­ci­die­ron en que las con­ce­sio­nes a los na­cio­na­lis­tas só­lo sir­ven pa­ra de­bi­li­tar Es­pa­ña y, a la lar­ga, pa­ra la des­truc­ción del Es­ta­do. Fi­dal­go lo ta­chó de ar­cai­co, da­ñino, su­pre­ma­cis­ta, xe­nó­fo­bo y ra­cis­ta. Gi­rau­ta –al que no sé por qué al­gu­nos lo lla­man aho­ra ‘Yi­rau­ta’– aña­dió el ca­li­fi­ca­ti­vo de ‘an­ti­eu­ro­peís­ta’. Y Ro­sa Díez con­clu­yó de for­ma aplas­tan­te: ser es­pa­ñol es re­vo­lu­cio­na­rio y lo arries­ga­do es de­cir­lo. Lle­vo mu­chos años afir­man­do al­go que he vis­to tam­bién en su speech: pa­re­ce que los es­pa­ño­les no exis­tie­ran y que, cuan­do al­guien ata­ca cual­quier esen­cia de Es­pa­ña, la gen­te se re­fu­gia en su con­di­ción de va­len­ciano, ca­na­rio, ga­lle­go o an­da­luz. De la mis­ma ma­ne­ra, cuan­do el na­cio­na­lis­mo más vul­gar mas­cu­lla con­tra Es­pa­ña cual­quier vi­tu­pe­rio, no se atre­ve in­me­dia­ta­men­te a ba­jar un es­ca­lón: no se atre­ve a de­cir lo mis­mo sin­gu­la­ri­za­do en los mis­mos va­len­cia­nos, ca­na­rios, ga­lle­gos o an­da­lu­ces, los cua­les se re­fu­gian en su con­di­ción lo­cal co­mo si con ellos no fue­ra la co­sa. Na­die ha­bla en nom­bre de Es­pa­ña, di­ce Ro­sa, en nom­bre de lo que nos une, fren­te al mi­to na­cio­na­lis­ta que ver­te­bra a los se­pa­ra­tis­tas. Y si lo ha­ce re­ci­be el espu­to del po­pu­lis­mo,

Ro­sa Díez con­clu­yó de for­ma aplas­tan­te: ser es­pa­ñol es re­vo­lu­cio­na­rio y lo arries­ga­do es de­cir­lo

Qa­tri­bu­yen­do sus ac­cio­nes al re­sur­gir de la ex­tre­ma de­re­cha en Es­pa­ña, del fas­cis­mo dor­mi­do, que por lo vis­to an­da ocul­to en al­gu­na cue­va re­mo­ta a la es­pe­ra de dar pe­que­ños sal­tos. Si to­dos los que se ma­ni­fes­ta­ron en Barcelona los pa­sa­dos me­ses fue­ran fas­cis­tas, en Es­pa­ña ten­dría­mos un con­flic­to úni­co en el mun­do. Vo­ces co­mo las de es­te fo­ro son ne­ce­sa­rias de for­ma ma­cha­co­na, un día y otro, pa­ra ali­ge­rar el acar­to­na­mien­to de tan­tos es­pa­ño­les que se tie­nen por ta­les y que pa­de­cen un mie­do cer­val a que los ta­chen de fa­chas. Va­yan des­per­tan­do de tan lar­ga sies­ta. En­ho­ra­bue­na por el ac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.