“Cla­ro que la con­sien­to, no pue­do evi­tar­lo”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VA POR ELLAS - TEX­TO: NOELIA SILVOSA

Lo­de Erika Alon­so con su so­bri­na es pu­ra lo­cu­ra. A sus 39 años es­ta fe­ne­sa no tie­ne hi­jos, pe­ro po­dría de­cir­se que vi­ve por y pa­ra la ni­ña de sus ojos. La pe­que­ña se lla­ma Be­xi, un nom­bre pa­na­me­ño que ha­ce ho­nor al ori­gen de su pa­dre. Ob­via­men­te Pa­na­má tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do pa­ra Erika, por­que su so­bri­na se fue allí tras su pri­mer aniver­sa­rio pa­ra vi­vir du­ran­te dos años. Vein­ti­cua­tro me­ses que se hi­cie­ron eter­nos y en los que nues­tra “tía pro­fe­sio­nal” no du­dó ni por un se­gun­do que te­nía que cru­zar el char­co. “Fui tres ve­ces a Pa­na­má en esos dos años. En su cum­ple, como no me que­da­ba di­ne­ro, tu­ve que co­ger un vue­lo de tres es­ca­las y dor­mir una no­che en el ae­ro­puer­to”, cuen­ta en­tre ri­sas. Esa no­che, que pa­só so­bre sue­lo es­ta­dou­ni­den­se —nun­ca me­jor di­cho—, no tu­vo des­per­di­cio: “Vino la Po­li­cía, que allí con­tro­la mu­cho, y me pre­gun­ta­ron a qué ha­bía ido yo al país. ¡Y yo les di­je di­rec­ta­men­te que iba al cum­plea­ños de mi so­bri­na!”, re­cuer­da Erika. Por su­pues­to y an­te tan in­sig­ne mo­ti­vo de via­je, los agen­tes la de­ja­ron dor­mir tran­qui­la y si­guie­ron con su tra­ba­jo.

SAL­TOS SO­BRE LA CA­MA

A sus cua­tro años y me­dio, Be­xi es­tá desean­do que su tía va­ya a vi­si­tar­le. Y va­ya si va. Erika, que tra­ba­ja en A Co­ru­ña, se plan­ta en la ca­sa de su her­ma­na, en Fe­ne, prác­ti­ca­men­te todos los fi­nes de semana pa­ra ver­la. Y cla­ro, tía y so­bri­na se lo pasan en gran­de. “Yo desem­pe­ño una fun­ción di­fe­ren­te a la de los pa­dres. Jun­tas ha­ce­mos de to­do, sal­ta­mos en­ci­ma de la ca­ma… Ese ti­po de co­sas que en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les no pue­de ha­cer cuan­do es­tá so­la en ca­sa”, in­di­ca Erika. ¿Que si la con­sien­te? “Sí, cla­ro que sí. No pue­do evi­tar­lo. Ade­más no tie­ne her­ma­ni­tos y apro­ve­cho pa­ra que pue­da ju­gar con­mi­go cuan­do es­toy”, res­pon­de ri­sue­ña.

Pa­sa­das las Na­vi­da­des, en las que les en­car­gó de to­do a los Re­yes pa­ra su so­bri­na, tie­ne un ob­je­ti­vo cla­ro: lle­var­se a Be­xi al Dis­ney­land Mu­sic Fes­ti­val: “Es­toy mi­ran­do dón­de lo hay es­te año pa­ra lle­var­la con­mi­go, por­que in­ten­to ir con ella a es­te ti­po de es­pec­tácu­los siem­pre que pue­do”, apun­ta. Con una tía así, ¿quién quie­re más?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.