“Mis so­bri­nos di­cen: ¡con Ber­ti siem­pre hay más!”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VA POR ELLAS - TEX­TO: ANA ABELENDA

Ber­ta Rodríguez, una PANK que pi­lla­mos a la sa­li­da del co­le en Vi­go, no tie­ne com­pro­mi­so pe­ro sí una gran pa­sión: sor­pren­der a sus so­bri­nos. «Me en­can­ta que ellos di­gan: ¡Con Ber­ti siem­pre hay más!». Via­jes jun­tos a Pa­rís, una tar­de de pla­ya en Sa­mil, fi­nes de semana en Leiro, co­ger el bar­co pa­ra cru­zar a Can­gas a ju­gar, co­mer go­mi­no­las «si no las pi­den», un ci­ne... ¿Cuál fue la úl­ti­ma que les lle­vas­te a ver? «¡Car­li­tos y Snoopy!», di­ce es­ta tía con cua­tro her­ma­nos a la que la so­bri­nez le ha de­ja­do tran­qui­lo, por aho­ra, el ins­tin­to ma­ter­nal. «Es una ale­gría te­ner a mis so­bri­nos... y eso que no soy la mí­ti­ca tía que les per­mi­te y les con­sien­te to­do ¡eh! Qui­zá si los vie­se so­lo una vez al mes... pe­ro te­nien­do es­te con­tac­to dia­rio no. Ade­más yo no les quie­ro mal­edu­car».

Con Die­go y Álvaro, los hi­jos de su her­ma­na ma­yor, Ber­ta tie­ne ese fee­ling que ha­ce el con­tac­to, los ve muy a me­nu­do y a ve­ces se que­dan en su ca­sa a dor­mir: «Co­me­mos mu­chas ve­ces jun­tos en ca­sa de mis pa­dres y si mi her­ma­na tie­ne que ir­se a Ma­drid se que­dan con­mi­go».

EL PRI­ME­RO ES ES­PE­CIAL

Te­ner hi­jos te cam­bia la vi­da, de­ci­mos los pa­dres des­cu­brien­do el mundo a lo Co­lón. ¿Los so­bri­nos tam­bién? «El pri­me­ro es es­pe­cial. Cuan­do na­ció yo es­ta­ba de fies­ta en Car­ba­lli­ño con ami­gas. Fue una ale­gría tre­men­da», cuen­ta Ber­ta, que di­ce que la re­la­ción que se tie­ne con las tías es confidencial «Con­ti­go com­par­ten más con­fi­den­cias que con sus pa­dres —di­ce es­ta trabajadora de Aban­ca en Vi­go—, hay más con­fian­za... Te cuen­tan co­sas del co­le, de sus com­pa­ñe­ros. Tam­bién por­que les ti­ras de la len­gua. Ellos siem­pre tie­nen ba­ta­llas que con­tar». En es­te afec­to hay mu­cho hu­mor: «Nos reí­mos mu­cho. A ve­ces les di­go: ¡Chuky ven aquí!». Hay amo­res dia­bó­li­cos.

¿Có­mo cam­bian los so­bri­nos la re­la­ción en­tre her­ma­nos? «Mi re­la­ción con ellos no in­ter­fie­re en la que ten­go con mis her­ma­nas. Si hay un en­fa­do eso no va a afec­tar a mi re­la­ción con los ni­ños. Eso es sa­gra­do». Así ha­bla es­ta tía con la que «siem­pre hay más».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.