NAN­NI MO­RET­TI

“NO ES­TOY EN PAZ CON­MI­GO MIS­MO”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA MON­TES

Si­gue dán­do­le re­sul­ta­do al ci­neas­ta ita­liano con­tar su vi­da en sus pe­lí­cu­las. En “Mia Ma­dre”, el do­lor del hi­jo no en­tur­bia la fuer­za del di­rec­tor y del ac­tor, siem­pre jun­tos, pa­ra re­la­tar la muer­te de su ma­dre con su par­ti­cu­lar mi­ra­da. “Yo siem­pre me he reí­do de to­do”, ase­gu­ra.

ta­je de la pe­lí­cu­la y en el es­treno, me he fi­ja­do más en la di­rec­ción, la in­ter­pre­ta­ción de los ac­to­res y el guion. In­ten­to man­te­ner la cal­ma.

—¿Qué se fue de tu vi­da cuan­do per­dis­te a tu ma­dre?

—Ha si­do una ex­pe­rien­cia de pér­di­da de raí­ces. De re­pen­te te en­cuen­tras más so­lo e inevi­ta­ble­men­te te sien­tes más adul­to. To­do lo que el hi­jo ha­ce pa­ra no lle­gar nun­ca a ser adul­to, cuan­do los pa­dres se van, el adul­to apa­re­ce.

—La ma­dre de tu pe­lí­cu­la es muy dul­ce. ¿Có­mo era la tu­ya?

—Mi ma­dre tam­bién era pro­fe­so­ra. En­se­ñó la­tín y grie­go du­ran­te 33 años en un ins­ti­tu­to de Ro­ma y mu­chos de sus alum­nos ve­nían a ver­la años des­pués. Es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­da en nues­tra re­la­ción. Te­nía­mos un tra­to muy fuer­te, sen­ci­llo y di­rec­to, sin esos fil­tros can­si­nos que hay a ve­ces en­tre los pa­dres y los hi­jos.

—¿Qué quie­res de­jar atrás del 2015?

—Del 2015 es­pe­ro po­der ale­jar­me de es­ta pe­lí­cu­la, mien­tras que pa­ra el 2016 es­pe­ro vol­ver a car­gar­me las ba­te­rías e in­cu­bar el sen­ti­mien­to ne­ce­sa­rio que me em­pu­je a es­cri­bir el guion de otra pe­lí­cu­la so­bre mi vi­da con­ta­da a tra­vés del ci­ne.

—Tu vi­da es­tá en to­das tus obras, tam­bién en es­ta.

—De­trás de una pe­lí­cu­la hay una au­to­bio­gra­fía. Cuan­do me re­fie­ro a un nue­vo ca­pí­tu­lo de mi vi­da que quie­ro con­tar, lo ha­go de for­ma ge­né­ri­ca. Por­que, cuan­do ha­blo de un Pa­pa de­pri­mi­do como al que da vi­da Mi­chel Pic­co­li en Ha­be­mus Pa­pam, re­la­to siem­pre un sen­ti­mien­to au­to­bio­grá­fi­co aunque me ha­ya ins­pi­ra­do en am­bien­tes le­ja­nos al mío. Siem­pre es­tá im­plí­ci­to el sen­ti­mien­to que ten­go en ese mo­men­to ha­cia el mundo, la so­cie­dad, la gen­te e in­clu­so ha­cia mí mis­mo.

—Ya que men­cio­nas al Pa­pa, ¿te gus­ta?

—Bueno, yo no soy cre­yen­te, así que di­ga­mos que no es asun­to mío. Pe­ro me pa­re­ce que es un Pa­pa que rom­pe con el pa­sa­do y por eso si­go con aten­ción el tra­ba­jo de lim­pie­za y de ge­ne­ro­si­dad que es­tá ha­cien­do.

—¿Coin­ci­des como di­rec­tor y como per­so­na en las cau­sas que de­nun­cias?

—Uno no es cons­cien­te a ve­ces de las en­se­ñan­zas que po­de­mos re­ci­bir de un di­rec­tor con el que com­pe­ti­mos ha­cien­do ci­ne. A lo me­jor hay tra­zas en mis pe­lí­cu­las del ci­ne de Ettore Sco­la que yo ig­no­ro.

—Lo que es muy tu­yo es tu hu­mor, esa al­ter­nan­cia en­tre co­me­dia y dra­ma.

—Yo siem­pre me he reí­do de to­do. Cuan­do era pe­que­ño, con Char­les Cha­plin. Des­pués a los vein­te años, con Bus­ter Kea­ton. Pe­ro nun­ca me ha ve­ni­do a la ca­be­za es­cri­bir una his­to­ria que so­lo fue­ra co­me­dia. Mi ma­ne­ra de con­tar la vi­da es con mo­men­tos di­ver­ti­dos y al­go de do­lor, con dra­ma.

—¿Has en­con­tra­do ya la fór­mu­la de la fe­li­ci­dad?

—-No, no la he en­con­tra­do aún. Es­ta­ría con­ten­to si tan so­lo tu­vie­ra la fór­mu­la de la se­re­ni­dad por­que yo, como el per­so­na­je de Marg­he­ri­ta, nun­ca es­toy en paz con­mi­go mis­mo, siem­pre me man­ten­go en una lu­cha con­ti­nua. Por eso pri­me­ro ne­ce­si­to la fór­mu­la de la se­re­ni­dad, o al me­nos me­dia ho­ra al día de se­re­ni­dad. Con eso ya me da­ría por con­ten­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.