¿UN MES O 15 DÍAS?

LAS VA­CA­CIO­NES PER­FEC­TAS TIE­NEN EL TIEM­PO CON­TA­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SANDRA FA­GI­NAS

Vol­ver­de va­ca­cio­nes nun­ca fue tan du­ro como des­de que sa­be­mos que tie­ne un sín­dro­me aso­cia­do. Que al­guien con au­to­ri­dad cien­tí­fi­ca le ha­ya pues­to nom­bre a nues­tra fa­ti­ga, a nues­tra des­ga­na, a nues­tra fal­ta de sue­ño e in­clu­so a nues­tra fie­bre. Re­gre­sar de un pe­río­do lar­go de des­can­so tie­ne esa con­tra­par­ti­da fí­si­ca, un des­fon­de te­rri­ble que nos lle­va al de­cai­mien­to y a ver un ho­ri­zon­te muy gris has­ta per­mi­tir­nos de nue­vo otros días de ale­gría y des­co­ne­xión. Sa­be­mos, por­que lo he­mos com­pro­ba­do, que la fe­li­ci­dad exis­te ahí fue­ra, cuan­do sa­li­mos de nues­tra ru­ti­na de ofi­ci­na y tra­ba­jo y da­mos rien­da suel­ta a nues­tros gus­tos, a pa­sear, a leer, a to­mar­nos unas ca­ñas con los ami­gos y so­bre to­do a pa­sar una tem­po­ra­da lar­ga con nues­tra fa­mi­lia. El cha­pu­zón pue­de ser de gol­pe o po­co a po­co, pe­ro la pre­gun­ta que to­dos nos ha­ce­mos a la vuel­ta y nos plan­tea­mos con vis­tas a otras va­ca­cio­nes es cuál es el ideal. El mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do pa­ra des­co­nec­tar y quié­nes acier­tan más: los que tie­nen la po­si­bi­li­dad de ir­se del tra­ba­jo un mes en­te­ro o aque­llos que de­ci­den ir sal­pi­can­do a lo lar­go del año los días de des­can­so en una al­ter­nan­cia per­fec­ta.

SA­LIR CUAN­TO AN­TES

¿Qué es me­jor mar­char­nos, si te­ne­mos la po­si­bi­li­dad, 30 días se­gui­dos de va­ca­cio­nes o re­par­tír­nos­los? Ma­rio López, con­sul­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos, apun­ta que una se­ma­na o diez días es el mí­ni­mo ne­ce­sa­rio pa­ra des­co­nec­tar. Eso sí, to­do de­pen­de del ti­po de tra­ba­jo, de la car­ga ya no so­lo fí­si­ca, sino men­tal de nues­tro ofi­cio y, por su­pues­to, de nues­tro ca­rác­ter. «Es cier­to que en pro­fe­sio­nes de mu­cha ur­gen­cia, como los mé­di­cos, los pe­rio­dis­tas, per­so­nas que es­tán siem­pre muy pen­dien­tes de los cam­bios, de có­mo que­dan los en­fer­mos o las no­ti­cias de úl­ti­ma ho­ra, es más di­fí­cil po­ner­le freno de re­pen­te», apun­ta. En su opi­nión, lo me­jor pa­ra eva­dir­se es mar­char­se, cam­biar de con­tex­to, lo an­tes po­si­ble. El pro­ble­ma es cuan­do te­ne­mos un rit­mo de es­trés muy gran­de, por­que si te pa­sas de fre­na­da la des­ace­le­ra­ción cues­ta más. «Es como un co­che que des­pués de re­co­rrer ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros tar­da en en­friar­se». No po­de­mos pe­dir­le a nues­tro ce­re­bro y a nues­tro cuer­po que se adap­te en un abrir y ce­rrar de ojos, pe­ro te­ne­mos que in­ten­tar que el ambiente sea lo más ale­ja­do de nues­tros há­bi­tos co­mu­nes. Lo fun­da­men­tal es en­ten­der que pa­ra tra­ba­jar bien hay que des­can­sar bien y cada vez le es­ta­mos ro­ban­do más ho­ras al sue­ño. An­tes la me­dia es­ta­ba en las ocho ho­ras, y los úl­ti­mos es­tu­dios, se­gún in­di­ca López, se­ña­lan que dor­mi­mos una me­dia de 6 ho­ras. ¿En­ton­ces es bueno des­co­nec­tar un mes se­gui­do? «Yo creo que el pro­ble­ma es­tá en la vuel­ta y es una cues­tión de pers­pec­ti­va. Si te vas 30 días, es ver­dad que te eva­des, que te ol­vi­das de to­do, pe­ro el re­gre­so es muy du­ro. Te ha­ce de­caer y pen­sar: ‘¡Con lo bien que es­ta­ba yo!’ Hay que vol­ver a co­ger há­bi­tos, ru­ti­nas de sue­ño, y por de­lan­te tie­nes on­ce me­ses de tra­ba­jo du­ro, por eso yo soy más par­ti­da­rio de ir re­par­tien­do». Ade­más, López po­ne el fo­co en los au­tó­no­mos, per­so­nas que no pue­den per­mi­tir­se ese des­can­so in­ten­so, y que de­be­rían in­ten­tar pro­gra­mar­se pa­ra al menos des­can­sar (no es si­nó­ni­mo de via­jar) una se­ma­na cada tri­mes­tre. López es par­ti­da­rio de sal­pi­car el año con pe­que­ñas me­tas en po­si­ti­vo, por eso en­tien­de que tres pe­río­dos de 10 días o dos de 15 días cada seis me­ses es una bue­na re­com­pen­sa pa­ra el tra­ba­jo du­ro. Ade­más, en­se­gui­da los 15 días se pue­den con­ver­tir en 18 si ga­nas al­gún fes­ti­vo o fin de se­ma­na. «¡Pues no sa­bes lo que te pier­des si te vas un mes se­gui­do! Te ol­vi­das de la con­tra­se­ña y has­ta quie­res más a tus com­pa­ñe­ros a la vuel­ta», le di­go. «To­do es cues­tión de pers­pec­ti­va —res­pon­de iró­ni­co— tie­nes on­ce me­ses pa­ra pen­sar­lo». Por si aca­so, lo más re­co­men­da­ble es ir pen­san­do en fi­jar al­gún puen­te pa­ra no aho­gar­se en es­te de­sier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.