¿Tú tam­bién, Al­ber­to?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ COSAS! - FERNANDA TABARÉS

Pe­ro qué es­ta pa­san­do? ¿Dis­ney ha con­se­gui­do al fin co­lo­ni­zar el pla­ne­ta y lo ha lle­na­do de prin­ce­sas que desean ser res­ca­ta­das por prín­ci­pes va­le­ro­sos? ¿Has­ta la iz­quier­da, aque­lla que an­tes reivin­di­ca­ba el amor li­bre y mo­de­los de fa­mi­lia y re­la­ción al­ter­na­ti­vos, prac­ti­ca la pe­ti­ción mas­cu­li­na de ma­tri­mo­nio y el sí do­ble­ga­do de la mu­jer que des­de ni­ña fa­bu­la con ese ins­tan­te?

Su­ce­día el pa­sa­do 23 de agos­to cuan­do el lí­der de Iz­quier­da Uni­da, el jo­ven y ta­len­to­so Al­ber­to Gar­zón, es­cri­bía en su cuen­ta de Ins­ta­gram: «En el mis­mo si­tio en el que la co­no­cí y en el mis­mo me­tro cua­dra­do. Pe­ro jus­to cua­tro años des­pués. Ocu­rrió ha­ce un mes, du­ran­te una no­che ilu­mi­na­da por las in­ten­cio­nes. Y me di­jo que sí, que acep­ta­ba ca­sar­se con­mi­go. Como el mun­do si­gue ne­ce­si­tan­do de com­pro­mi­so, no­so­tros con­ti­nua­mos lu­chan­do jun­tos». ¡¡Me di­jo que sí, que acep­ta­ba ca­sar­se con­mi­go!!...

La di­fe­ren­cia ge­ne­ra­cio­nal pro­ba­ble­men­te ex­pli­que el pu­dor que ge­ne­ra la di­fu­sión per­ma­nen­te de mo­men­tos ín­ti­mos. Al­ber­to Gar­zón es muy jo­ven y com­par­te esa ne­ce­si­dad de man­te­ner abier­ta la puer­ta de su ca­sa pa­ra que to­do el mun­do co­noz­ca los co­ji­nes de su sa­lón. Los mi­lle­nials han ro­to las fron­te­ras de la in­ti­mi­dad, el mu­ro an­tes in­fran­quea­ble que se­pa­ra­ba lo pú­bli­co y lo pri­va­do y uti­li­zan las re­des so­cia­les pa­ra ex­hi­bir­se cons­tan­te­men­te. No hay más que re­pa­sar el his­to­rial de Gar­zón, de su no­via y de otros po­lí­ti­cos de su ge­ne­ra­ción pa­ra com­pro­bar que hay un me­ca­nis­mo nue­vo que les em­pu­ja a apre­tar el bo­tón de su cá­ma­ra con fre­cuen­cia, re­gis­trar los ava­ta­res de sus vi­das y com­par­tir­lo con una au­dien­cia per­so­na­li­za­da. Así que atri­bu­ya­mos a una cues­tión ge­ne­ra­cio­nal el ím­pe­tu ca­si com­pul­si­vo que es­ta pa­re­ja mues­tra a la ho­ra de fo­to­gra­fiar y su­bir a la red be­sos, abra­zos, mi­ra­di­tas, es­cor­zos de amor y ca­ran­to­ñas va­rias. Los mi­les de li­kes (cer­ca de diez mil ha­ce unos días) que ge­ne­ró la de­cla­ra­ción de amor de Gar­zón de­mues­tran que ahí fue­ra hay un pú­bli­co ávi­do de co­no­cer la vi­da pri­va­da de los per­so­na­jes pú­bli­cos. Esa pul­sión siem­pre ha exis­ti­do, la di­fe­ren­cia es que aho­ra to­dos los mi­ro­nes son in­vi­ta­dos por los pro­ta­go­nis­tas que los sien­tan en la primera fi­la de sus vi­das.

ESE VIE­JO MO­DE­LO RO­MÁN­TI­CO

Menos ge­ne­ra­cio­nal pa­re­ce ese in­quie­tan­te: «¡¡Me di­jo que sí, que acep­ta­ba ca­sar­se con­mi­go!!». Con­so­li­da y re­nue­va esa vie­ja idea del amor ro­mán­ti­co apun­ta­la­do en to­ne­la­das de li­te­ra­tu­ra ro­sa y pe­lí­cu­las de amor que ayu­da­ron a con­so­li­dar un mo­de­lo de re­la­ción en­tre los hom­bres y los mu­je­res que nos si­gue pro­vo­can­do mu­chos dis­gus­tos. La es­tam­pa del hom­bre que eli­ge a una da­ma pa­ra con­ver­tir­la en su ama­da es­po­sa; el re­tra­to de una se­ño­ra pe­lliz­cán­do­se de re­go­ci­jo por ha­ber si­do se­lec­cio­na­da, pro­vo­ca un re­pe­lús que es muy di­fí­cil man­te­ner a ra­ya y que lla­ma la aten­ción en un en­torno de jó­ve­nes pro­gre­sis­tas.

Los es­pa­ño­les han prac­ti­ca­do siem­pre el res­pe­to ro­tun­do ha­cia la vi­da pri­va­da de los po­lí­ti­cos. No ha ha­bi­do cos­tum­bre de fo­zar en las bio­gra­fías de los car­gos ins­ti­tu­cio­na­les. Aquí los vi­cios han si­do pri­va­dos y las vir­tu­des, pú­bli­cas. Pe­ro las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de po­lí­ti­cos, a de­re­cha e iz­quier­da, sien­ten la ne­ce­si­dad de tras­la­dar a la opi­nión pú­bli­ca al­go más que su con­cep­ción ideo­ló­gi­ca del Es­ta­do. Una puer­ta que se abre y que qui­zás no pue­dan ce­rrar cuan­do quie­ran.

FOTO: @AGARZONIU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.