To­dos a com­par­tir me­sa

CON EX­TRA­ÑOS Así se co­me en Eu­ro­pa y, úl­ti­ma­men­te, en Ga­li­cia. La tendencia lle­ga a mu­chos lo­ca­les en los que la me­sa también se com­par­te.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - LOCALES - TEX­TO: JUAN CAPEÁNS, NOE­LIA SILVOSA, PE­PE SEOA­NE, BEGOÑA R. SOTELINO, CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Loúl­ti­mo en me­sas es que sean co­rri­das. La tendencia, al más pu­ro es­ti­lo za­fa­rran­cho, es­tá lle­gan­do a Ga­li­cia apor­ta­da por mu­chos lo­ca­les en los que se com­par­te es­pa­cio con ex­tra­ños. Di adiós a los for­ma­lis­mos... y a la in­ti­mi­dad. Nos va­mos de res­tau­ran­tes pa­ra com­pro­bar que la me­sa de mo­da es ex­tra­lar­ga.

«SO­LO HAY QUE ARRI­MAR­SE»

El Ca­fé de Al­ta­mi­ra es un ejem­plo cla­ro de la pues­ta al día que es­tán te­nien­do las ta­ber­nas ur­ba­nas en Ga­li­cia. Se no­ta en la ju­ven­tud del equi­po, en la revisión de la co­ci­na de mer­ca­do y en la dis­po­si­ción del co­me­dor, en el que una gran me­sa co­rri­da se ha con­ver­ti­do en su me­jor se­ña de iden­ti­dad. Tan­to la me­sa co­mo los ban­cos tie­nen rue­das que per­mi­ten otras con­fi­gu­ra­cio­nes pun­tua­les, y además las hay más pe­que­ñas, pe­ro cuan­do es­tas se ocu­pan la idea es ir lle­nan­do los es­pa­cios a lo lar­go. Co­mo se tra­ta de uno de esos lo­ca­les al al­za en Com­pos­te­la, es muy ha­bi­tual que di­fe­ren­tes gru­pos y pa­re­jas aca­ben sen­ta­dos en la pie­za más lar­ga. La fi­lo­so­fía de es­ta dis­po­si­ción es tan sim­ple co­mo ca­se­ra: «Don­de co­men cua­tro, co­men seis, so­lo hay que arri­mar­se», ex­pli­ca Álex Ou­bi­ña, el je­fe de sa­la, quien ase­gu­ra que gru­pos de desconocidos se han con­ver­ti­do al me­nos en co­no­ci­dos tras pa­sar por el Al­ta­mi­ra. Cu­rio­sa­men­te, los clien­tes lo­ca­les son los que tie­nen más re­ti­cen­cias, mien­tras que los ex­tran­je­ros, «nin­gu­na». Co­mo el res­tau­ran­te es­tá fren­te a la Pra­za de Abas­tos, uno de los es­pa­cios más vi­si­ta­dos por los tu­ris­tas, la mez­cla sue­le sa­lir bien y siem­pre hay quien da pie pa­ra cru­zar con­ver­sa­cio­nes. Si lo que se quie­re es un po­co más de in­ti­mi­dad, un cen­tro con flo­res di­vi­de la me­sa y con­ce­de cier­ta dis­tan­cia a los co­men­sa­les, que se mues­tran más ex­tro­ver­ti­dos cuan­ta más edad tie­nen, se­gún Ou­bi­ña. La apues­ta es fir­me, fun­cio­na y a ello ha con­tri­bui­do el cam­bio que Mar­ce­lo Te­je­dor le dio a su res­tau­ran­te de la rúa As Hor­tas, don­de también reúne a sus clien­tes en torno a una me­sa al­ta con una vein­te­na de pues­tos.

LO ÚL­TI­MO EN A CO­RU­ÑA

Uno de los lo­ca­les más van­guar­dis­tas de A Co­ru­ña es Ara­llo Ta­ber­na, co­no­ci­da por el em­pe­ño de su chef, el mi­che­lin Iván Domínguez, de que co­ma­mos di­rec­ta­men­te con las ma­nos. Pe­ro tie­ne

FOTO: MAR­COS MÍGUEZ

FOTO: ÁL­VA­RO BA­LLES­TE­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.