TÍRATE A LA PIS­CI­NA LAS ME­JO­RES CA­SAS RU­RA­LES PARA DIS­FRU­TAR DE ELLAS

¿AÚN NO TE ESTRENASTE? Es­te abril hu­bo aguas mil, pe­ro de pis­ci­na. Que­da inau­gu­ra­da la tem­po­ra­da de ba­ño, y qué me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo que yen­do a al­gu­nas de las ca­sas ru­ra­les con más no­ta de Ga­li­cia. Se te ha­rá la bo­ca agua...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

CA­SA RU­RAL SAN CIBRÁN

AL­DEA DE SAN CIBRÁN, CORNIDO (CAR­NO­TA) Es­to pa­re­ce un re­sort de Es­te­po­na, todos es­tán en las tum­bo­nas o ba­ñán­do­se”

Po­drías­creer que es Ba­li, pe­ro es Car­no­ta. Pue­de que es­tos días el tiem­po no acom­pa­ñe tan­to, pe­ro ha­ce so­lo unos po­cos el plan era el de la fo­to en to­da Ga­li­cia. Agua, pe­ro de pis­ci­na. Y cla­ro, mu­chas ca­sas ru­ra­les se pu­sie­ron a ello abrien­do las su­yas antes de lo pre­vis­to. Vá­mo­nos de fin de se­ma­na ve­ra­nie­go, que ya se pue­de, y em­pe­ce­mos por Car­no­ta. La ca­sa ru­ral San Cibrán, que lle­va el nom­bre de su lo­ca­li­dad, es­tá de lu­jo. Por al­go ro­za el so­bre­sa­lien­te en Boo­king, y con so­lo echar­le un vis­ta­zo en­ten­de­mos por qué. Ca­mas ba­li­ne­sas, pis­ci­na, ja­cuz­zi y gim­na­sio —con TRX, go­mas, ro­di­llos ma­sa­jea­do­res y mu­chas otras es­pe­cia­li­da­des— son al­gu­nas de sus lin­de­zas, que no son po­cas.

Pe­ro hay más. Jo­sé Ma­nuel An­drés, el due­ño de es­te sue­ño, po­ne una co­sa por de­lan­te: «So­mos ami­gos de las mas­co­tas. De hecho, la zo­na de ca­mas ba­li­ne­sas es­tá pen­sa­da para que los clien­tes pue­dan dis­fru­tar de la pis­ci­na sin per­der de vis­ta a su pe­rro, ya que los ani­ma­les no pue­den ba­ñar­se». Jo­sé nos ha­bla des­de es­ta ca­sa que es­tá a los pies del mon­te Pin­do y tie­ne vis­tas a la pla­ya de Car­no­ta, que es­tá a tan so­lo cua­tro mi­nu­tos en co­che. El alo­ja­mien­to aquí es tan re­lax que la vi­vien­da más cer­ca­na es­tá a un ki­ló­me­tro y me­dio de dis­tan­cia y has­ta el ac­ce­so por ca­rre­te­ra es ca­si ex­clu­si­vo. «Prác­ti­ca­men­te en­tran so­lo los vehícu­los de los hués­pe­des», ase­gu­ra.

Es­ta ca­sa de diez ha­bi­ta­cio­nes re­par­ti­das en tres edi­fi­cios pue­de al­qui­lar­se al com­ple­to, pe­ro tam­bién in­di­vi­dual­men­te. Uno de los dor­mi­to­rios es una sui­te que cuenta con su pro­pia te­rra­za, so­fá, mi­ni­bar y mu­cho es­pa­cio. Del res­to, cin­co tie­nen la op­ción de in­cluir ca­mas su­ple­to­rias —de 1,40 por 2 me­tros, por cier­to—. Por­que aquí viene mu­cha familia, mu­chas pa­re­jas e in­clu­so mu­cho ex­tran­je­ro. De hecho, unos es­ta­dou­ni­den­ses que vie­nen a ha­cer el Ca­mino de San­tia­go se ca­sa­rán allí en breves. «Ha­ce po­co em­pe­za­mos con la ce­le­bra­ción de even­tos y bo­das», in­di­ca Jo­sé, que aña­de que la pis­ci­na y el ja­cuz­zi triun­fan.

CO­MO EN EL SUR

«Ya abri­mos al pú­bli­co la pis­ci­na la se­ma­na an­te­rior a la Se­ma­na Santa», aña­de el pro­pie­ta­rio, que di­ce que el se­cre­to de que la gen­te se ani­me tan pronto, ade­más del tiem­po, es la tem­pe­ra­tu­ra: «Es­tá cli­ma­ti­za­da, a 27 gra­dos, siem­pre. Aquí la gen­te es­tá ba­ñán­do­se des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. Es­to pa­re­ce un re­sort de Es­te­po­na, todos es­tán en las tum­bo­nas y en el agua». Una zo­na ver­de com­ple­ta los ex­te­rio­res de es­ta ca­sa ru­ral con mu­cha ofer­ta deportiva: «Tam­bién so­mos es­cue­la náu­ti­ca con surf, ki­te­surf, wind­surf, padd­le board, ca­ta­ma­ra­nes... de to­do», apunta Jo­sé, que no se ol­vi­da tam­po­co de la mon­ta­ña y ofre­ce ru­tas en moun­tain bi­ke, sen­de­ris­mo y de­más ac­ti­vi­da­des. Mu­chos de sus clien­tes son em­pre­sas de en­tre­na­mien­to que se acer­can para ha­cer duatlón, triatlón o re­co­rri­dos has­ta el mi­ra­dor del Éza­ro.

Para aque­llos que al­qui­lan la ca­sa al com­ple­to, tie­nen dos bar­ba­coas a su dis­po­si­ción y una co­ci­na to­tal­men­te equi­pa­da. Y tan­to ellos co­mo el res­to pue­den ha­cer uso de las zo­nas co­mu­nes, entre las que des­ta­ca un sa­lón-co­me­dor con chi­me­nea de cien me­tros cua­dra­dos. De­pen­dien­do del dor­mi­to­rio que eli­ja­mos y de la tem­po­ra­da del año en el que lo al­qui­le­mos, la cuenta nos sal­drá des­de los 50 eu­ros en el ca­so de la tem­po­ra­da ba­ja has­ta los 95 que pue­de al­can­zar al­guno en la al­ta. Eso sí, si te es­tá ten­tan­do no lo de­jes para el úl­ti­mo día. «Para ve­rano, en ju­lio y agos­to, te­ne­mos ya a es­tas al­tu­ras una ocu­pa­ción del se­ten­ta por cien­to, y hay quien ya re­ser­vó para el puen­te de ma­yo des­de ha­ce cua­tro me­ses», ad­vier­te Jo­sé. El que no co­rre, vue­la.

FO­TO: CARMELA QUEIJEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.