Lán­za­te a la pis­ci­na

VA­YA, VA­YA... Aquí no hay pla­ya, pe­ro tam­po­co pa­re­cen echar­la mu­cho de me­nos. Ven­te a las mejores pis­ci­nas de Ga­li­cia. Aqua­parks, to­bo­ga­nes, pis­ci­nas con cas­ti­llos y has­ta al­gu­nas a pie de are­nal nos he­mos en­con­tra­do con so­lo echar un vis­ta­zo. Es­to sí que

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

NA­CHO Y NOA

PA­DRE E HI­JA

Nos en­can­ta te­ner la pis­ci­na y el mar en el mis­mo si­tio”

to­do iba a ser pla­ya es­te verano. Que sí, que la are­na fi­na y el mar tur­que­sa es­tán muy bien, pe­ro tam­bién tie­nen sus in­con­ve­nien­tes. Que si hoy hay ban­de­ra ro­ja, que si hay olas, que si que­ma la are­na, que si me pin­chan las con­chas... Por no ha­blar del tre­men­do kit in­fan­til. La som­bri­lla, la ne­ve­ri­ta con el agua, la ne­ve­ri­ta con la fru­ta, la bolsa de la me­rien­da y la cre­ma por un la­do. Por el otro —el otro hom­bro, quie­ro de­cir— to­ca so­por­tar la car­ga del cu­bo, del ras­tri­llo, de las pa­las, de las si­llas. Y to­do eso sin per­der el equi­li­brio con el truei­ro en­tre los de­dos de la mano que que­da más li­be­ra­da.

Pe­ro, ¿y si va­mos a un si­tio con tum­bo­nas en el que se en­tre­tu­vie­sen los ni­ños so­los mien­tras tú te das un ba­ño re­la­jan­te sin pe­lar de frío en el in­ten­to? Sí, que nos va­mos de pis­ci­nas. Y em­pe­za­mos por el sur. Sa­mil es mu­cho Sa­mil. Ya te con­ta­mos en YES que es la pla­ya más di­ver­ti­da de Ga­li­cia, pe­ro aho­ra podemos de­cir lo mis­mo de su pa­seo ma­rí­ti­mo. A un are­nal lleno de am­bien­te y con mil ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y de ocio pa­ra pa­sar el ra­to, se le su­man unas pis­ci­nas de pri­me­ra. Así, co­mo quien no quie­re la co­sa, uno se las en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te a pie de pla­ya. Y cla­ro, los tu­ris­tas alu­ci­nan. Es­te es el ca­so de Edur­ne y sus dos ni­ños, Ire­ne y Ál­va­ro, que po­san pa­ra la fo­to de por­ta­da con esa ca­ra de fe­li­ci­dad que no se pue­de fin­gir. Ahí los tie­nes, con los dien­tes al ai­re y unos ojos que se co­men la cá­ma­ra pa­ra que la fo­to aca­be pron­to y pue­dan vol­ver a ti­rar­se en bom­ba, que es a lo que es­ta­ban cuan­do les in­te­rrum­pi­mos.

Re­cién lle­ga­dos de Pam­plo­na, su sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la cuan­do se en­con­tra­ron con pis­ci­nas en el mis­mí­si­mo pa­seo ma­rí­ti­mo. «Yo que­ría apro­ve­char pa­ra es­tar en la pla­ya y con­se­guí que ba­ja­sen un ra­to, pe­ro Ál­va­ro se acer­có al mar, vio al­gas y di­jo: ‘No, no, pre­fe­ri­mos las pis­ci­nas’. Y ya me tu­ve que vol­ver a su­bir con ellos», cuen­ta en­tre re­sig­na­da y di­ver­ti­da su ma­dre, a la que las pis­ci­nas tam­bién le con­quis­ta­ron. «Es un lu­jo te­ner­las al la­do de la pla­ya por­que a los ni­ños les en­can­tan y, ade­más, es­tán muy bien cui­da­das y tie­nen un en­torno pre­cio­so. Lle­ga­mos a ellas y ya nos que­da­mos», cuen­ta Edur­ne, que en reali­dad se hos­pe­da­ba en San­xen­xo y ese día fue con la fa­mi­lia a co­mer a Pon­te­ve­dra, pe­ro lle­ga­dos a Sa­mil ya no se mo­vie­ron más. «Co­mo vi­mos las pis­ci­nas, nos que­da­mos el resto del día», se­ña­la. Y a juz­gar por las ca­ras de sus hi­jos, fue una bue­na de­ci­sión.

Co­mo ella, son mu­chos los que se ani­man a apro­ve­char es­te lu­ja­zo de agua dul­ce. Su pis­ci­na, co­mo pue­des ver en la fo­to, es la que tie­ne una re­pro­duc­ción del puen­te de Ran­de, que la cru­za de la­do a la­do. Otra for­ma de ha­cer tu­ris­mo, pe­ro mu­cho más di­ver­ti­da pa­ra Ál­va­ro e Ire­ne que ir al de ver­dad. Dón­de va a pa­rar... Pe­ro hay otras dos, y en una de ellas nos en­con­tra­mos con Noa. Así la pi­lla­mos, an­tes muer­ta que sen­ci­lla, con las ga­fas de bu­cear en un tono fuc­sia per­fec­ta­men­te igual al de su bi­ki­ni, co­mo si su­pie­se que iba a con­ver­tir­se en pro­ta­go­nis­ta de es­te reportaje.

«VE­NI­MOS SIEM­PRE»

Na­cho, su pa­dre, nos cuen­ta que lle­va dis­fru­tan­do de ella des­de bien pe­que­ñi­ta: «Vie­ne des­de siem­pre, por­que le en­can­ta ba­ñar­se en el mar y en la pis­ci­na en el mis­mo si­tio». Y a quién no, es­ta­rás pen­san­do. Ellos, que son de Vi­go, sí que se las co­no­cen a la per­fec­ción. Tan­to que ya que­dan di­rec­ta­men­te por pis­ci­nas. «Cuan­do que­da­mos con otros ni­ños del co­le siem­pre ve­ni­mos a es­ta, que for­ma un ocho con la de al la­do y es­tá en la me­jor zo­na pa­ra en­con­trar­se», co­men­ta Na­cho, que aña­de que si al­go le gus­ta a Noa, apar­te de ju­gar y bu­cear, es que el agua no es­tá tan fría co­mo la del mar. Ya hi­ci­mos nues­tra ru­ta de ca­la en ca­la por Ga­li­cia ade­lan­te, pe­ro en Sa­mil uno pue­de ti­rar­se de pis­ci­na en pis­ci­na en el mis­mo pa­seo ma­rí­ti­mo. ¿Quién da más? Pues no se nos ocu­rre na­die... Pe­ro se­gui­mos en bus­ca de otras pis­ci­nas es­pec­ta­cu­la­res.

FO­TO: MAR­COS CA­NOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.