VA­MOS DE ENCHENTAS

CUA­TRO CA­SAS NOS ABREN LA PUER­TA A SUS COMILONAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA, CÁNDIDA AN­DA­LUZ, MA­RÍA COBAS, TANIA TABOADA

QJo­sé Antonio y fa­mi­lia LA­XE Ar­ma­mos unas fies­tas tan gran­des que la gen­te que pa­sea por fue­ra pien­sa que to­da­vía es­tá to­can­do la or­ques­ta”

ué me­jor ma­ne­ra de ce­le­brar al­go bueno que co­mien­do. Esa es la fór­mu­la que siem­pre se ha apli­ca­do en Ga­li­cia, y hay que de­cir que nun­ca fa­lla. Si nos va­mos al ru­ral, la en­chen­ta irá ade­más pre­ce­di­da del bai­le de la si­lla. ¿Có­mo si no sen­tar­se tan­tos al­re­de­dor de la mis­ma me­sa? De eso sa­ben al­go Jo­sé Antonio y su fa­mi­lia, los Gar­cía-Ra­mos, que siem­pre se reúnen en La­xe pa­ra tan de­li­cio­sas xun­tan­zas en la ca­sa de Pi­la­ri­ta de Per­fe­to. Las fies­tas que mon­tan allí son ca­si tan co­no­ci­das co­mo las del pue­blo. Y el res­pon­sa­ble de tan­to al­bo­ro­to no es otro que Jo­sé Antonio (cuar­to en la me­sa por la iz­quier­da), que se lo pa­sa en gran­de lian­do a la gen­te y ani­man­do el cotarro. Esa es pre­ci­sa­men­te la se­ña de iden­ti­dad del lo­cal que tie­ne en A Co­ru­ña, O Faia­do, don­de no lo se lo pien­sa dos ve­ces a la ho­ra de su­bir­se a la ban­que­ta con la gui­ta­rra. «Se che­go a sa­ber to­car e can­tar xa non sei o que pa­sa­ría», ase­gu­ra en­tre ri­sas. Pe­ro vol­va­mos a la fies­ta. La de la fo­to fue el día de las Ma­rías, el día 15, pe­ro él es ex­per­to en or­ga­ni­zar­las. «Pa­san de vein­te las fies­tas del año», re­co­no­ce. Su ma­dre, que po­ne la ca­sa, siem­pre di­ce lo mis­mo: «¡Dios me dé pa­cien­cia!». Por­que el ja­leo, las ri­sas y la mú­si­ca se con­fun­den in­clu­so des­de fue­ra: «Hay gen­te que pa­sa y di­ce: ‘Ay, mi­ra, de­ben de se­guir las fies­tas de La­xe que se es­cu­cha a la or­ques­ta’. ¡Pe­ro so­mos no­so­tros!», di­ce Jo­sé Antonio, que re­ve­la que su ma­dre siem­pre mur­mu­ra: «Se sou­be­ran que é a mi­ña ca­sa...».

Pe­ro aún no he­mos pre­sen­ta­do a los on­ce co­men­sa­les. A la iz­quier­da, Pi­li, Chus, Ja­co­bo (hi­jo de Jo­sé Antonio), el pro­pio Jo­sé Antonio do Faia­do, La­ra (su otra hi­ja), Antonio de Do­ra. A la de­re­cha, Blan­ca, Do­pi­co, Pi­la­ri­ta (su ma­dre y an­fi­trio­na) An­drea (su so­bri­na, de pie), Ma­no­li­ta y Pedro. Y ahí los tie­nes, dis­fru­tan­do ya del pos­tre. La lar­pei­ra no pue­de fal­tar, pe­ro mu­cho me­nos la tar­ta de la abue­la de su pri­ma Ma­no­li­ta. «El pe­li­gro es la ho­ra de lle­gar a co­mer, por­que las se­sio­nes ver­mú de La­xe son im­per­do­na­bles. Nos dan las cin­co, y no nos le­van­ta­mos de la me­sa has­ta las nue­ve», cuen­ta nues­tro ami­go, que no co­ci­na pe­ro sí pre­pa­ra: «Mi pri­mo y yo ha­ce­mos to­do el pre­pa­ra­do de los ja­mo­nes, les ha­ce­mos una bue­na sal­sa y los ado­ba­mos

Lue­go los de­ja­mos a asar y los re­co­ge­mos an­tes de co­mer. Ya en ca­sa, los em­pla­ta­mos». «Pe­ro en­ton­ces cocinar no co­ci­náis», le di­go. «Pe­ro hay mu­cho que preparar. El mé­ri­to lo lle­va­mos no­so­tros, ¡qué ca­ra­llo!», res­pon­de. Y chi­tón.

NO EXIS­TE EL PLA­TO ÚNI­CO

Pa­ra la fa­mi­lia Nó­voa Fer­nán­dez, de la lo­ca­li­dad de Palmés, en el con­ce­llo de Ou­ren­se, re­unir­se es más que un há­bi­to. Al­re­de­dor de la me­sa com­par­ten anéc­do­tas, es­ta­dos áni­mo, preo­cu­pa­cio­nes o con­ver­sa­cio­nes ba­na­les. Lo im­por­tan­te: es­tar jun­tos. De eso tie­nen mu­cha cul­pa los pa­triar­cas: Antonio Nó­voa y Do­rin­da Fer­nán­dez. Ellos son los que aglu­ti­nan al res­to de la fa­mi­lia, a los que se unen en mu­chas oca­sio­nes otros ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad. Pa­ra Do­rin­da el pla­to úni­co no exis­te. Y ayu­da­da de sus dos hi­jas, Isa­bel y Ma­ría Jo­sé, y del va­rón, Jo­sé Antonio, pre­pa­ran gran­des comilonas. De esas de cin­co pla­tos, in­clui­dos dos ti­pos de car­nes. Du­ran­te las fies­tas de Palmés se reúne to­da la fa­mi­lia, has­ta las no­vias de los nie­tos de Do­rin­da y Antonio. In­clu­so, el día gran­de de los fes­te­jos, se su­ma el cu­ra de la lo­ca­li­dad. Una de sus hi­jas, Ma­ría Jo­sé, ase­gu­ra que to­do es po­si­ble gra­cias a su ma­dre. Ella es la que ha que­ri­do man­te­ner es­ta tra­di­ción pa­ra te­ner a la fa­mi­lia uni­da. Y, ade­más, es la que se lle­va la ma­yor par­te del tra­ba­jo que su­po­ne dar de co­mer, en oca­sio­nes, a más de quin­ce per­so­nas. Y lo ha­ce siem­pre con la son­ri­sa en la bo­ca, ani­man­do a cual­quie­ra que en­tre en su ca­sa a su­mar­se a la co­mi­da. El res­to de la fa­mi­lia lo agra­de­ce por­que, co­mo ocu­rre en ca­si to­dos los ca­sas, na­die co­ci­na co­mo lo ha­ce la abue­la. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes han ido su­mán­do­se a la ci­ta. De ellos de­pen­de­rá que la co­mi­da si­ga sien­do el pre­tex­to per­fec­to pa­ra re­unir­se.

TREIN­TA EN TRI­VES

Las Fes­tas de San Lorenzo son la ex­cu­sa en ca­sa de Jaime Dié­guez pa­ra jun­tar a cer­ca de trein­ta per­so­nas. El oc­to­ge­na­rio vi­ve con su mu­jer y un hi­jo, pe­ro ca­da 10 de agos­to se jun­tan mu­chos más al­re­de­dor de la hi­ja. Vie­ne la hi­ja, el yerno, los her­ma­nos, los pri­mos, los so­bri­nos, los hijos de es­tos... Y vie­nen de otras pa­rro­quias de Tri­ves, pe­ro tam­bién de otros pue­blos de la zo­na, de Ou­ren­se y de Bar­ce­lo­na. «Xun­tar­nos to­dos é a ale­gría máis gran­de», se­ña­la el an­fi­trión. Así que la fies­ta es

Fa­mi­lia Dié­guez TRI­VES Can­do máis nos xun­ta­mos é en agos­to, po­las Fes­tas de San Lorenzo”

Fa­mi­lia Nó­voa Fer­nán­dez PALMÉS Nos reu­ni­mos en mu­chas oca­sio­nes gra­cias a nues­tra ma­dre”

Fa­mi­lia Ro­drí­guez Ál­va­rez

O COR­GO

Hai cin­co anos cons­truí­mos un­ha fin­ca aquí, é aquí on­de nos reu­ni­mos nas fes­tas. Nes­ta xun­tá­mo­nos 18”

a me­dio­día dos jornadas se­gui­das, y tam­bién una no­che (aun­que pa­ra es­te mo­men­to los más ma­yo­res sue­len ir­se y que­dan los jó­ve­nes, apun­ta Dié­guez).

En la in­ten­den­cia, la mu­jer, que co­mien­za con los pre­pa­ra­ti­vos la vís­pe­ra. Des­pués lle­ga la hi­ja y echa una mano; y ya el día de la fies­ta hay que ir al horno a bus­car el pla­to prin­ci­pal. «Com­pro tres ou ca­tro ca­bri­tos e lé­voos asar ao forno; non te­ño máis que le­va­los e ilos bus­car», se­ña­la el hom­bre, que di­ce que eso evita mu­cho tra­ba­jo. «Dá pou­co tra­ba­llo; é máis preo­cu­pa­ción por ter que acor­dar­te de comprar to­do», apun­ta. Tam­bién en el ca­so de la va­ji­lla. En las Fes­tas de San Lorenzo se usan pla­tos de plás­ti­co pa­ra evi­tar te­ner lar­gas pi­las pa­ra fre­gar. «Son pla­tos de co­mer e ti­rar; a xen­te non que­re fre­gar», cuen­ta en­tre ri­sas.

No es la úni­ca reunión de la fa­mi­lia en ve­rano. En otras fies­tas to­ca de­vol­ver la vi­si­ta. Y ya en Na­vi­dad vuel­ven a jun­tar­se. «Pe­ro nun­ca tan­tos, can­tos máis é sem­pre en agos­to», di­ce Dié­guez.

«HAI QUE ES­TAR UNI­DOS»

Des­de ha­ce cin­co años, el 15 de agos­to, la fa­mi­lia Ro­drí­guez Ál­va­rez tie­ne una ci­ta en la pa­rro­quia de Que­te­sen­de, en el mu­ni­ci­pio lu­cen­se de O Cor­go. Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del San Ro­que, la fa­mi­lia se reúne en ca­sa de Con­cha, una de las cua­tro her­ma­nas. «Dúas ir­máns vi­ven nes­ta zo­na, ou­tra en Ma­drid e eu na Co­ru­ña, pe­ro hai cin­co anos mer­ca­mos aquí un­ha fin­ca e cons­truí­mos un­ha ca­ba­ña. É aquí on­de ce­le­bra­mos a fes­ta e nos xun­ta­mos to­dos», re­la­ta Con­cha, quien ex­pli­ca que en­tre los asis­ten­tes se en­cuen­tran sus hijos, yer­nos, nie­tos, her­ma­nas, cu­ña­dos, so­bri­nas, con­sue­gros... y así has­ta su­mar los 18 que se reunie­ron es­te año. Co­mo la ca­ba­ña es muy pe­que­ña, la co­mi­da se de­gus­ta de­ba­jo de un ár­bol. Es­te año, no fal­ta­ron en el me­nú lan­gos­ti­nos, en­sa­la­di­lla, la­cón, em­pa­na­da ni cor­de­ro. Y la so­bre­me­sa no fue me­nos. Hu­bo que pro­bar los dul­ces que la or­ga­ni­za­do­ra del even­to ha­bía com­pra­do y los que tra­je­ron los in­vi­ta­dos. Así que... co­mi­da y pos­tre a re­ven­tar. «Co­mo hai que es­tar uni­dos pa­ra o ma­lo, ta­mén hai que es­tar pa­ra o bo. Es­ta fes­ta é un­ha ma­nei­ra de xun­tar­nos a fa­mi­lia e de ver a to­da esa xen­te que ago­ra non vi­ve aquí. É un­ha for­ma de lem­brar tem­pos pa­sa­dos», con­clu­ye es­ta ve­ci­na de A Co­ru­ña que ce­le­bra la fies­ta en la pa­rro­quia don­de com­pró una fin­ca.

FO­TO: LO­LI­TA VÁZ­QUEZ

FO­TO: AL­BER­TO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.