¿LE DOY LA PA­GA?

TE CON­TA­MOS SI CON­VIE­NE QUE LOS NI­ÑOS TEN­GAN “SUEL­DO”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: LORETO SILVOSO

Sea­mos­rea­lis­tas: dar la pa­ga ya no es­tá de mo­da. ¿Por qué? Por­que la ma­yo­ría de los ni­ños tie­nen de to­do. Si en los años ochen­ta y no­ven­ta fue una prác­ti­ca ha­bi­tual en mu­chas fa­mi­lias, el he­cho de que los cha­va­les de hoy en día ten­gan ca­si to­das sus ne­ce­si­da­des cu­bier­tas ha de­ja­do en se­gun­do plano el co­no­ci­do sis­te­ma de in­ter­cam­bio mo­ne­ta­rio con los pe­que­ños de la ca­sa. Y es más, si el cha­val es­tá «sub­ven­cio­na­do» por la abue­la — co­mo ocu­rre a me­nu­do— y tie­ne más eu­ros en su hu­cha que tú en el bol­si­llo, ni te la pe­di­rá si­quie­ra. Sin em­bar­go, es­te in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co se­ma­nal pue­de ayu­dar a que los ni­ños apren­dan el va­lor de las co­sas, a que se­pan que van a te­ner que aho­rrar cuan­do les in­tere­se con­se­guir al­gún ex­tra y que el bol­si­llo de pa­pá y ma­má no es un sa­co sin fon­do y tie­ne sus lí­mi­tes (no tan­to el de los pa­dri­nos, tíos, abue­los y de­más...). Se­gún los ex­per­tos, pa­ra que la pa­ga se­ma­nal fun­cio­ne ver­da­de­ra­men­te co­mo un ins­tru­men­to edu­ca­ti­vo, sin el plan­tea­mien­to ma­te­ria­lis­ta de por me­dio, se pue­de em­pe­zar a dar a par­tir de los seis o sie­te años, que es cuan­do el ni­ño es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra en­ten­der el va­lor del di­ne­ro y có­mo ad­mi­nis­trar­lo. Así lo hi­cie­ron Ar­tu­ro y Pa­tri­cia, que son pa­dres de tres cha­va­les de 7, 14 y 15 años: «Al pe­que­ño le he­mos em­pe­za­do aho­ra a dar 50 cén­ti­mos a la se­ma­na y a los ma­yo­res les da­mos tres eu­ros pa­ra que ten­gan pa­ra un ci­ne, un he­la­do o un re­fres­co. Lo ha­ce­mos, más que na­da, pa­ra que se va­yan acos­tum­bran­do a ad­mi­nis­trar sus gas­tos».

NO ES BA­JO DE­MAN­DA

Si ana­li­za­mos el te­ma des­de el pun­to de vis­ta de los ni­ños, nos en­con­tra­mos que al­gu­nos de ellos pre­fie­ren se­guir con el sis­te­ma de «ba­jo de­man­da». Es lo que ha­ce Ca­ro­li­na, co­ru­ñe­sa de 12 años y con un avis­pa­mien­to por en­ci­ma de la me­dia. Ella se dio cuen­ta de que, al ca­bo de la se­ma­na, le sa­ca­ba más a sus pa­dres si les pe­día di­ne­ro ca­da vez que ne­ce­si­ta­ba al­go que si se man­te­nía su­je­ta a un sis­te­ma de can­ti­dad eco­nó­mi­ca fi­ja a la se­ma­na. La jo­ven es­tá fe­liz con la so­lu­ción; no así sus pa­dres, que pre­fe­rían vol­ver a la clá­si­ca pa­ga de to­da la vi­da. Lo que no se de­be ha­cer, se­gún los ex­per­tos, es con­ver­tir ese «suel­do» en un pre­mio. Así lo ex­pli­ca María So­to, fun­da­do­ra de Edu­ca Bo­ni­to, pro­yec­to edu­ca­ti­vo ba­sa­do en la teo­ría de la dis­ci­pli­na po­si­ti­va. «Si la pa­ga se­ma­nal se les da pa­ra que nues­tros hi­jos apren­dan có­mo fun­cio­na la vi­da, va­le, pe­ro, si es a cam­bio de que se por­ten bien, co­mo una es­pe­cie de pre­mio, no me va­le». Es­ta ex­per­ta se re­fie­re, por ejem­plo, al «si aprue­bas to­do, te com­pro una bi­ci­cle­ta» en el que cae­mos mu­chos pa­dres en el arran­que de ca­da cur­so es­co­lar. Y con la pa­ga tam­bién se apli­ca. Hay pa­dres que le dan a sus re­to­ños un eu­ro ca­da vez que ha­cen la ca­ma, o cin­co eu­ros al mes si se por­tan bien y, en cam­bio, si se por­tan mal, se lo qui­tan. Es el clá­si­co sis­te­ma de cas­ti­go-pre­mio, un bu­cle en el que es­tán me­ti­das mu­chas fa­mi­lias. María So­to es crí­ti­ca con es­te mé­to­do edu­ca­ti­vo ba­sa­do en qui­tar pri­vi­le­gios a los pe­que­ños pa­ra con­se­guir que ha­gan las co­sas. «A los ni­ños hay que en­se­ñar­les a ha­cer las co­sas por el pla­cer de ha­cer­las bien, no por el pre­mio. A ve­ces, es­ta­mos más pen­dien­tes de que no obe­dez­can; nos vol­ca­mos en que ha­gan las co­sas tal y co­mo no­so­tros que­re­mos, pe­ro nos ol­vi­da­mos de re­co­no­cer­les los avan­ces en el pro­ce­so», afir­ma So­to. Es­te no es un plan­tea­mien­to ade­cua­do. Aun así, siem­pre ha­brá de­fen­so­res de la pa­ga se­ma­nal. Lo­li Mu­ñoz, pro­fe­so­ra ju­bi­la­da y aho­ra abue­la, siem­pre se la dio a sus hi­jos: «Me per­mi­tió ver quién era el gas­ta­dor y quién el aho­rra­dor. Y así son hoy».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.