Va­rios gru­pos plan­tean le­yes ági­les con­tra las oku­pa­cio­nes ile­ga­les

Los ex­per­tos abo­gan por des­alo­jos cau­te­la­res y más se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca «Hay quien se ha en­con­tra­do gen­te de bar­ba­coa en su ca­sa»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - CAR­LOS PUNZÓN

En el me­jor de los ca­sos, des­de que se de­nun­cia la oku­pa­ción de una vi­vien­da has­ta que se pue­de vol­ver a dis­po­ner de la mis­ma, trans­cu­rren dos años. El la­be­rin­to ju­di­cial en­tre am­bos he­chos y la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que afec­ta a los pro­pie­ta­rios, y que has­ta la po­li­cía ase­gu­ra su­frir, ha lle­va­do al Con­gre­so de los Dipu­tados a em­pe­zar a es­tu­diar qué me­di­das pue­den adop­tar­se pa­ra ga­ran­ti­zar la po­se­sión de di­chos ho­ga­res por par­te de sus pro­pie­ta­rios.

Pa­ra ello, la co­mi­sión de Jus­ti­cia de la Cá­ma­ra ba­ja ha es­cu­cha­do es­te mes a sie­te ex­per­tos: una exministra de Vi­vien­da, un ma­gis­tra­do del Su­pre­mo; un por­ta­voz de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por las Hi­po­te­cas; un pro­fe­sor de De­re­cho Pro­ce­sal; una ase­so­ra ju­rí­di­ca de los Mos­sos de Es­qua­dra, un co­mi­sa­rio del mis­mo cuer­po, y una abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. La con­clu­sión ma­yo­ri­ta­ria es que la le­gis­la­ción a la que se pue­den aco­ger los pro­pie­ta­rios no es cla­ra; que el tiem­po de re­so­lu­ción de las oku­pa­cio­nes es ex­ce­si­vo, y que la aten­ción de los ser­vi­cios so­cia­les a las per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y sin ho­gar no es su­fi­cien­te ni efec­ti­va pa­ra evi­tar que se vean for­za­dos a oku­par.

«Cuan­do uno cuen­ta a los pro­pie­ta­rios que fren­te a la oku­pa­ción hay que ini­ciar un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial que va a tar­dar tiem­po y que les va a cos­tar un di­ne­ro, no lo ter­mi­nan de en­ten- der, por­que es su ca­sa, son sus due­ños le­gí­ti­mos», di­jo a los dipu­tados Ana Ni­co­lás Gon­zá­lez, abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho in­mo­bi­lia­rio.

El re­la­to en el Con­gre­so de có­mo evo­lu­cio­na una de­nun­cia por oku­pa­ción, arran­ca con su pre­sen­ta­ción an­te la Po­li­cía o la Guar­dia Ci­vil, tras la que no an­tes de dos me­ses se ci­ta a los oku­pan­tes si se lo­gra co­no­cer su iden­ti­dad. La vis­ta no se fi­ja­rá pa­ra an­tes de ocho me­ses, y si se ce­le­bra, lo más ha­bi­tual es que las per­so­nas que en­tra­ron en la vi­vien­da es­gri­man al­gún ti­po de con­tra­to o tí­tu­lo de pro­pie­dad o usu­fruc­to, que aun­que pue­da ser fal­so, pa­ra­li­za la vía pe­nal pa­ra de­ri­var el ca­so al pro­ce­di­mien­to ci­vil. «Y vol­ve­mos a em­pe­zar», di­ce la abo­ga­da, que ad­vier­te que al fi­nal los pro­ce­sos duran años y cuan­do se re­cu­pe­ra la po­se­sión «ge­ne­ral­men­te es­tán des­tro­za­das».

Vi­cen­te Pé­rez Dau­dí, pro­fe­sor de De­re­cho Pro­ce­sal, ad­vir­tió al Con­gre­so que el pla­zo de 24 a 48 que los pro­pie­ta­rios tie­nen pa­ra de­nun­ciar y que la po­li­cía pue­da ac­tuar an­te una oku­pa­ción «es muy es­ca­so. Lue­go esa vi­vien­da se con­vier­te en do­mi­ci­lio ha­bi­tual», in­di­có pa­ra aler­tar de que el pro­ce­so pos­te­rior se ha­ce mu­cho más com­pli­ca­do. Pé­rez Dau­dí abo­ga por adop­tar un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial úni­co an­te las oku­pa­cio­nes con el que ga­nar se­gu­ri­dad le­gal, y ade­más op­tar por la me­di­da cau­te­lar del des­alo­jo an­tes de que ha­ya re­so­lu­ción ju­di­cial del ca­so, con­tan­do, eso sí, con po­si­bi­li­da­des de recurso de los de­man­da­dos y el pos­te­rior pro­ce­so de eje­cu­ción, en un pla­zo que con­si­de­ró se­rá di­fí­cil de re­ba­jar de 162 días na­tu­ra­les. Di­cha me­di­da cau­te­lar se­ría, a jui­cio del ex­per­to, un pro­ce­so que fre­na­ría la pro­li­fe­ra­ción de las ma­fias, cu­yo sur­gi­mien­to en Es­pa­ña se acha­có en la Cá­ma­ra ba­ja ma­yo­ri­ta­ria­men­te a la len­ti­tud de la re­so­lu­ción ju­di­cial de las oku­pa­cio­nes. In­ter­dic­tos de des­alo­jo cuan­do la oku­pa­ción no su­pere el pla­zo de un año, es la vía que tam­bién el ma­gis­tra­do del Su­pre­mo Sancho Mar­ga­llo de­fen­dió co­mo sa­li­da le­gal ya po­si­ble de uti­li­zar.

Des­de el pun­to de vis­ta po­li­cial, se con­si­de­ra que es el cam­bio de ce­rra­du­ras y la dis­po­si­ción de los oku­pan­tes a ins­ta­lar­se de ma­ne­ra es­ta­ble la que fre­na la ac­tua­ción ini­cial de los agen­tes, al sal­va­guar­dar la ley la in­vio­la­bi­li­dad del do­mi­ci­lio fren­te a un de­re­cho que no tie­ne la con­si­de­ra­ción de fun­da­men­tal co­mo el de la pro­pie­dad.

Di­fe­ren­tes cla­ses de oku­pas

Ma­ría Pau Mar­tí, ase­so­ra ju­rí­di­ca de los Mos­sos, re­cla­mó al le­gis­la­ti­vo que se es­ta­blez­can ele­men­tos le­ga­les di­fe­ren­cia­do­res res­pec­to al ca­rác­ter de la oku­pa­ción, co­mo su com­pa­ñe­ro de cuer­po po­li­cial, Xa­vier Gá­mez, ins­ta a lo­grar más se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a la ho­ra de ac­tuar an­te una oku­pa­ción pa­ra po­der dis­cer­nir si el des­alo­jo po­li­cial ya no se pue­de lle­var a ca­bo por ha­ber­se cons­ti­tui­do en do­mi­ci­lio el gru­po que usur­pó la vi­vien­da.

Ex­per­tos co­mo la exministra de Vi­vien­da so­cia­lis­ta Bea­triz Co­rre­dor po­nen el acen­to en in­cre­men­tar no­ta­ble­men­te el par­que pú­bli­co de vi­vien­das en al­qui­ler y adop­tar po­lí­ti­cas de pro­tec­ción so­cial que ga­ran­ti­cen el de­re­cho a la vi­vien­da, co­mo en Fran­cia, Ale­ma­nia o Por­tu­gal.

ÁN­GEL MAN­SO

Un edi­fi­cio del an­ti­guo cuar­tel Sán­chez Agui­le­ra, en Fe­rrol, ocu­pa­do por una fa­mi­lia en una ima­gen del mes de mar­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.