Fra­ga o el ol­vi­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

NORDÉS RAMÓN PER­NAS

Co­no­cí a Ma­nuel Fra­ga cuan­do yo era un cha­val y él mi­nis­tro del Go­bierno de Es­pa­ña. Se le an­to­jó ha­cer una sar­di­ña­da en una is­la de la ría de Vi­vei­ro, con­cre­ta­men­te en la pa­ra­di­sía­ca pla­ya de Area. Mi pa­dre era fun­cio­na­rio del Ins­ti­tu­to So­cial de la Ma­ri­na y le to­có es­tar en el co­mi­té de re­cep­ción y en el nú­cleo or­ga­ni­za­ti­vo. Y 24 ho­ras an­tes de su lle­ga­da a Vi­vei­ro so­li­ci­tó «un ni­ño», pues el de Vi­lal­ba pen­sa­ba acu­dir con uno de sus hi­jos. Yo es­ta­ba dis­po­ni­ble, y aci­ca­la­do con una ca­mi­so­la blan­ca, que es­tre­na­ba, ac­tué de fi­gu­ran­te acom­pa­ñan­do al hi­jo del mi­nis­tro. De­bía­mos de ser de la mis­ma edad y en la is­la mí­ni­ma pa­de­ci­mos idén­ti­co abu­rri­mien­to mien­tras se asa­ban las sar­di­nas. Ba­ja­mos has­ta una cha­la­na ama­rra­da con un ca­bo y, si no lle­ga a ser por los es­col­tas del mi­nis­tro, su hi­jo y yo mis­mo pe­re­cía­mos aho­ga­dos, pues la frágil em­bar­ca­ción vol­có, arro­ján­do­nos al agua, y nin­guno de los dos éra­mos pe­ri­tos en el ar­te de na­dar. Nun­ca mas vol­ví a en­con­trar­me con mi com­pa­ñe­ro oca­sio­nal de fa­ti­gas náu­ti­cas.

A quien sí vol­ví a ver fue a Ma­nuel Fra­ga, con quien nun­ca sin­to­ni­cé; ni yo con él, ni él con­mi­go.

Tu­ve que ver­lo con fre­cuen­cia cuan­do ocu­pé la pre­si­den­cia del Club de Periodistas Ga­lle­gos en Ma­drid, que ha­bía pro­pi­cia­do pa­ra con­ver­tir­la en una ter­mi­nal me­diá­ti­ca pro domo sua, y que no con­sen­tí que te­le­di­ri­gie­ra co­mo ha­bía he­cho con mis an­te­ce­so­res. La dis­tan­cia ideo­ló­gi­ca no era un pro­ble­ma, lo que no en­ten­día era mi desafec­ción a su cau­di­lla­je su­pues­ta­men­te me­diá­ti­co.

Asis­tí al de­cli­ve del león de Vi­lal­ba y en oca­sio­nes me cau­só un sen­ti­mien­to que mu­cho te­nía que

CAR­TAS AL DI­REC­TOR En re­la­ción con la in­for­ma­ción ti­tu­la­da «El di­rec­tor de Vi­va­mos co­mo ga­le­gos! se pa­sa al ci­ne», pu­bli­ca­da el 25 de ju­nio, qui­sié­ra­mos acla­rar que el re­par­to de fun­cio­nes en las pro­duc­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias di­fie­re del or­ga­ni­gra­ma de las pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas en el sen­ti­do en que la di­rec­ción es asu­mi­da por la agen­cia de pu­bli­ci­dad y en con­cre­to por su de­par­ta­men­to crea­ti­vo, sien­do el di­rec­tor crea­ti­vo quien tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra en las di­fe­ren­tes fa­ses de la pro­duc­ción. ver con la com­pa­sión. Lle­vó Ga­li­cia tro­tan­do en su co­ra­zón, di­ri­gien­do el país co­mo co­sa su­ya, adu­la­do por mu­chos y cri­ti­ca­do por unos po­cos, y en un mes de enero del 2012 re­gre­só pa­ra siem­pre a la tie­rra que lo aco­gió pa­ra to­da la eter­ni­dad.

Ha­ce muy po­cos días, es­cu­ché una con­ver­sa­ción en el ae­ro­puer­to de Vi­go mien­tras es­pe­ra­ba el avión pa­ra Ma­drid. Un hom­bre de me­dia­na edad mos­tra­ba a otro más jo­ven unas, apa­ren­te­men­te, ho­jas de cálcu­lo que con­te­nían una en­cues­ta sin ta­bu­lar. Los da­tos ana­li­za­dos de­mos­có­pi­ca­men­te con­cluían que de ca­da diez mu­cha­chos de un uni­ver­so en­tre 18 y 22 años, y re­si­den­tes en Ga­li­cia, so­lo cua­tro te­nían co­no­ci­mien­to de quién ha­bía si­do Fra­ga Iri­bar­ne, pre­si­den­te que fue de la Xunta de Ga­li­cia.

Me hu­bie­ra gus­ta­do in­ter­ve­nir en la con­ver­sa­ción pa­ra aña­dir que tam­bién en un mes de enero, del 2002, mu­rió Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, el au­tor de La col­me­na. Li­bro de obli­ga­da lec­tu­ra en el ba­chi­lle­ra­to de en­ton­ces, y de esa jo­ya de la li­te­ra­tu­ra que es Ma­de­ra de boj, en­tre otras do­ce­nas de li­bros. Pre­mio No­bel, y ad­mi­ra­do ma­si­va­men­te en su tiem­po. O que tres años an­tes, e igual­men­te en enero, fa­lle­cía Gon­za­lo To­rren­te. Han pa­sa­do po­cos años y un man­to de ol­vi­do se ten­dió, co­mo la nie­bla que pe­ne­tra en los in­vier­nos por las rías, so­bre su me­mo­ria.

Los tres des­can­san en Ga­li­cia: Fra­ga, en Per­bes; Ca­mi­lo Jo­sé, en Iria Fla­via; y Gon­za­lo To­rren­te, en Fe­rrol. Los trai­go a es­ta co­lum­na pa­ra reha­bi­li­tar­los du­ran­te el mi­nu­to en que tar­dan es­tas lí­neas en ser leí­das y pa­ra sub­ra­yar que el ol­vi­do co­lec­ti­vo, sic tran­sit glo­ria mun­di, es un mal en­dé­mi­co en es­tos tiem­pos de pri­sas tec­no­ló­gi­cas. En el fon­do y ape­lan­do al tí­tu­lo de una ex­ce­len­te pe­lí­cu­la es­pa­ño­la: na­die ha­bla­rá de no­so­tros cuan­do es­te­mos muer­tos. Nos que­da, eso sí, y con de­sigual for­tu­na, reivin­di­car la me­mo­ria co­mo ejer­ci­cio al me­nos.

Vi­va­mos co­mo ga­le­gos! es una cam­pa­ña crea­da por Bap & Con­de pa­ra Su­per­mer­ca­dos Ga­dis. La di­rec­ción crea­ti­va y, por tan­to, la idea y la di­rec­ción es de Mi­guel Con­de, crea­dor y di­rec­tor crea­ti­vo de la cam­pa­ña que, ade­más, ha es­cri­to los guio­nes de las diez pe­lí­cu­las que la com­po­nen has­ta la fe­cha, con la co­la­bo­ra­ción del equi­po crea­ti­vo de la agen­cia.

En to­das las pe­lí­cu­las de Vi­va­mos co­mo ga­le­gos! ha si­do Mi­guel Con­de quien ha di­ri­gi­do y ha apro­ba­do el mon­ta­je fi­nal de acuer­do con el clien­te, an­tes de su emi­sión. De­cir, por tan­to, que Pe­dro Co­rre­doi­ra es el di­rec­tor de Vi­va­mos co­mo ga­le­gos! no es so­la­men­te im­pre­ci­so, es fal­so.

Pe­dro Co­rre­doi­ra sí ha si­do el rea­li­za­dor de la uni­dad prin­ci­pal en 9 de las 10 pe­lí­cu­las que com­po­nen la cam­pa­ña. Una cam­pa­ña que po­de­mos de­cir que ha te­ni­do des­de su ori­gen una rea­li­za­ción co­ral, pues­to que ha con­ta­do to­dos es­tos años con Eduar­do Ga­bín co­mo res­pon­sa­ble de la ma­que­ta y en gran me­di­da del shoo­ting fi­nal. Eduar­do Ga­bín ha si­do ade­más el mon­ta­dor y rea­li­za­dor de la se­gun­da uni­dad de to­das las pie­zas. En su sex­ta en­tre­ga, Mi­guel Con­de asu­mió tam­bién la rea­li­za­ción de la pri­me­ra uni­dad. La cam­pa­ña Vi­va­mos co­mo ga­le­gos! cuen­ta con di­ver­sos En el lu­gar de Tra­ban­ca, cer­cano a Vi­lla­gar­cía, ocu­rrió la otra no­che una sen­si­ble des­gra­cia; con mo­ti­vo de desave­nen­cias en­tre dos he­rre­ros, em­pe­za­ron es­tos a dispu­tar aca­lo­ra­da­men­te, lle­gan­do a vías de he­chos, has­ta que uno de ellos sa­có un cu­chi­llo que en el bol­si­llo lle­va­ba pa­ra en­tre­gar a un ces­te­ro, e hi­rió a su con­tra­rio, con tal ma­la suer­te que a las po­cas ho­ras fa­lle­ció.

El de­lin­cuen­te fue pre­so y con­du­ci­do a Cam­ba­dos.

1992 HA­CE 25 AÑOS El to­tal de las aprehen­sio­nes de dro­ga con­se­gui­das du­ran­te 1991 por el Servicio de Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra en Ga­li­cia ha si­do va­lo­ra­do en al­go más de 29.000 mi­llo­nes de pe­se­tas, fren­te a los 3.620 mi­llo­nes del año pa­sa­do. De ellos, más de 28.000 se compu­tan a la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra. pre­mios con­ce­di­dos en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, pe­ro en nin­gún ca­so a tí­tu­lo per­so­nal de al­guno de los miem­bros de los equi­pos par­ti­ci­pan­tes. En­tre ellos, tie­ne tres pre­mios al me­jor anun­cio pu­bli­ci­ta­rio de la Aca­de­mia Ga­le­ga del Au­dio­vi­sual, con­ce­di­dos a Congo Pro­duc­cio­nes en la ca­te­go­ría de pro­duc­ción y no en la ca­te­go­ría de pro­fe­sio­na­les. Un pre­mio, por tan­to, de Congo Pro­duc­cio­nes, impu­table en to­do ca­so, al tra­ba­jo de to­do el equi­po in­vo­lu­cra­do en la pro­duc­ción y no de ma­ne­ra in­di­vi­dual a nin­guno de sus miem­bros. DE­PAR­TA­MEN­TO DE CO­MU­NI­CA­CIÓN DE BAP & CON­DE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.