Sinn Féin pi­de a May y Var­da­kar ayu­da pa­ra lo­grar un acuer­do de Go­bierno en Bel­fast

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

El Sinn Féin pi­dió ayer a los pri­me­ros mi­nis­tros de Ir­lan­da y el Reino Uni­do, Leo Var­da­kar y The­re­sa May, res­pec­ti­va­men­te, que se im­pli­quen di­rec­ta­men­te en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra res­tau­rar el Eje­cu­ti­vo au­tó­no­mo no­rir­lan­dés. Las ne­go­cia­cio­nes con­ti­nua­rán has­ta el lu­nes, pla­zo da­do por Lon­dres des­pués de que su­pe­raran el jue­ves la fe­cha lí­mi­te pa­ra aca­bar con la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca, la cuar­ta en seis me­ses. Pa­ra el par­ti­do na­cio­na­lis­ta, es ne­ce­sa­rio un «cam­bio de mar­cha» y la apor­ta­ción de los premier es «una cues­tión ur­gen­te», in­for­ma Efe.

El ne­go­cia­dor del Sinn Féin John O’Dowd vol­vió ayer a acu­sar al Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Unio­nis­ta (DUP), so­cio del Go­bierno con­ser­va­dor bri­tá­ni­co, de no ofre­cer con­ce­sio­nes so­bre cues­tio­nes cla­ve. Pi­dió a Lon­dres y Du­blín que pre­sio­nen a los unio­nis­tas pa­ra que ce­dan te­rreno, pues, en su opi­nión, es­tá «en­va­len­to­na­dos» por su acuer­do de Go­bierno con los to­ries.

May fir­mó es­ta se­ma­na con el DUP de Ar­le­ne Fos­ter un pac­to pa­ra ob­te­ner el apo­yo de los diez dipu­tados unio­nis­tas en West­mins­ter y así man­te­ner­se en el po­der, des­pués de per­der su ma­yo­ría en las elec­cio­nes del 8 de ju­nio.

Aun­que los unio­nis­tas so­lo se han com­pro­me­ti­do a res­pal­dar asun­tos cla­ve, co­mo mo­cio­nes de con­fian­za, los pre­su­pues­tos o la le­gis­la­ción del brexit, los na­cio­na­lis­tas con­si­de­ran que es­te pac­to les ha da­do alas pa­ra «atrin­che­rar­se» y en­du­re­cer su re­cha­zo, en­tre otros, a la le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual o la in­tro­duc­ción de una ley que ofi­cia­li­ce el uso de la len­gua gaé­li­ca. En 1974, cuan­do Si­mo­ne Veil de­fen­día en la Asam­blea Na­cio­nal fran­ce­sa su ley de pla­zos pa­ra el abor­to, en el fra­gor de la po­lé­mi­ca un dipu­tado le re­cor­dó los hor­nos cre­ma­to­rios. Más tar­de, se ex­cu­só di­cien­do que no sa­bía que la mi­nis­tra de Sa­ni­dad era una su­per­vi­vien­te de Ausch­witz. Es di­fí­cil de creer, por­que Veil en­car­nó en Fran­cia, du­ran­te dé­ca­das, ese trá­gi­co le­ga­do. Tam­bién el de los de­re­chos de la mu­jer, y el del eu­ro­peís­mo. El si­glo XX, en de­fi­ni­ti­va, con sus lu­ces y sus som­bras.

Si­mo­ne An­nie Ja­cob ha­bía na­ci­do en Ni­za en 1927, en el seno de una fa­mi­lia ju­día de cla­se me­dia. Te­nía 16 años cuan­do, por un pe­que­ño error su­yo que nun­ca se per­do­na­ría, se hi­zo de­te­ner por la Ges­ta­po con to­da su fa­mi­lia. Su pa­dre y su her­mano, en­via­dos a Li­tua­nia, des­apa­re­ce­rían sin de­jar ras­tro. Ella, su ma­dre y una her­ma­na aca­ba­ron en Ausch­witz, don­de Si­mo­ne evi­tó su en­vío in­me­dia­to a las cá­ma­ras de gas fin­gien­do te­ner 18 años. Más tar­de serían tras­la­da­das al cam­po de Bel­sen-Ber­gen, don­de su ma­dre —a quien Si­mo­ne siem­pre re­cor­da­ría «con la be­lle­za de una Greta Gar­bo»— mu­rió de ti­fus, tan so­lo días an­tes de la li­be­ra­ción. A lo lar­go de to­da su vi­da, Veil con­ser­vó en su bra­zo iz­quier­do el nú­me­ro que le ha­bían ta­tua­do los na­zis, el 78651. Un día, en una re­cep­ción en un con­su­la­do, un di­plo­má­ti­co fran­cés le pre­gun­tó en bro­ma si era su nú­me­ro del guar­da­rro­pa.

Ca­sa­da con An­toi­ne Veil, un al­to fun­cio­na­rio de quien to­mó el ape­lli­do, de­ci­dió po­ner­se a tra­ba­jar. Fue su se­gun­da ba­ta­lla. Se acor­da­ba de que su ma­dre ha­bía te­ni­do que aban­do­nar sus pro-

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.