Cla­mor po­lí­ti­co con­tra Trump por sus in­sul­tos a una periodista

Re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas cri­ti­can sus ex­ce­sos en la red

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ADRIA­NA REY

En cin­co me­ses de pre­si­den­cia de Do­nald Trump, al­gu­nas de las cri­sis han si­do con­se­cuen­cia de sus ex­ce­sos en Twit­ter con­tra lí­de­res, alia­dos y pren­sa que no co­mul­gan con las ideas de un hom­bre que ca­da vez lle­va peor las crí­ti­cas. Su úl­ti­mo ex­ce­so ha pro­vo­ca­do una tor­men­ta po­lí­ti­ca y lan­za­do la pre­gun­ta de si es digno de ser el pre­si­den­te de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos con­de­na­ron sus tuits in­sul­tan­do a Mi­ka Br­ze­zins­ki y Joe Scar­bo­rough, pa­re­ja y pre­sen­ta­do­res del pro­gra­ma Mor­ning Joe, de la MNBC, y los ca­li­fi­ca­ron de «ma­chis­tas», «ver­gon­zo­sos», «vi­les», «tris­tes» y tam­bién de «im­pro­pios de un pre­si­den­te». «Se­ñor pre­si­den­te, su tuit es in­digno del car­go y re­pre­sen­ta lo que es­tá mal en po­lí­ti­ca, no la gran­de­za de EE.UU.», di­jo el se­na­dor re­pu­bli­cano Lind­sey Graham.

El jue­ves, Trump se en­sa­ñó con Scar­bo­rough y Br­ze­zins­ki. A él le lla­mó «psi­có­pa­ta» y a ella «lo­ca de ba­jo coe­fi­cien­te in­te­lec­tual». A es­te pri­mer men­sa­je le si­guió un se­gun­do que de­jó ató­ni­to a bue­na par­te de Ca­pi­tol Hill. En es­te, Trump es­cri­bió que am­bos periodistas acu­die­ron en di­ciem­bre a su mansión de Mar-a-La­go por­que in­sis­tían en re­unir­se con él: «Ella san­gra­ba abun­dan­te­men­te a cau­sa de por un es­ti­ra­mien­to fa­cial. ¡Di­je que no!».

La po­lé­mi­ca hi­zo re­cor­dar aque­llos días de cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do el en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano sus gro­se­ras dia­tri­bas con­tra la pre­sen­ta­do­ra Megyn Kelly o la ex­miss Uni­ver­so Ali­cia Ma­cha­do.

Scar­bo­rough y Br­ze­zins­ki pu­sie­ron Trump ta­chó de lo­ca con ba­jo coe­fi­cien­te men­tal a Br­ze­zins­ki y de psi­có­pa­ta a Scar­bo­rough en du­da ayer el es­ta­do men­tal del man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se, til­da­ron de «men­ti­ras» sus afir­ma­cio­nes y de­nun­cia­ron que la Ca­sa Blan­ca ame­na­zó a la pa­re­ja con la pu­bli­ca­ción de un ar­tícu­lo per­ju­di­cial pa­ra ellos en Na­tio­nal En­qui­rer, me­dio sen­sa­cio­na­lis­ta que Trump uti­li­zó en cam­pa­ña pa­ra ata­car a sus con­trin­can­tes, si no ce­sa­ban en sus crí­ti­cas con­tra él. «Fake news» (no­ti­cias fal­sas), res­pon­dió el neo­yor­quino.

¿Es su com­por­ta­mien­to apro­pia­do pa­ra un je­fe de Es­ta­do? ¿Des­le­gi­ti­ma su pre­si­den­cia con es­tos men­sa­jes? ¿Se ha pa­sa­do de la ra­ya? Es­tas cues­tio­nes ya se han ins­ta­la­do en el de­ba­te po­lí­ti­co. El neo­yor­quino se ha he­ri­do a sí mis­mo. Es el ata­que per­so­nal más cáus­ti­co con­tra un periodista des­de que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, pe­ro ade­más ha vuel­to a dis­traer al país de la agen­da le­gis­la­ti­va que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano tra­ta de sa­car ade­lan­te.

De­ce­nas de le­gis­la­do­res asis­tie­ron ató­ni­tos al nue­vo «cir­co». «No es un co­men­ta­rio apro­pia­do», re­co­no­ció con pu­dor el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan. Otros pe­sos pe­sa­dos tam­bién mos­tra­ron su re­pro­ba­ción. «Pre­si­den­te por fa­vor, pa­re», se es­cu­chó en los pa­si­llos del Ca­pi­to­lio don­de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na coin­ci­dió en que Trump de­be ser un mo­de­lo de ci­vis­mo, de­cen­cia y res­pe­to y ser el pri­me­ro en con­te­ner la re­tó­ri­ca di­vi­so­ria, asen­ta­da ya en el país. La Ca­sa Blan­ca sin em­bar­go, ava­ló el com­por­ta­mien­to de Trump y fue la Ofi­ci­na de la pri­me­ra da­ma, la que re­cor­dó que «cuan­do su ma­ri­do es ata­ca­do, él de­vuel­ve el gol­pe diez ve­ces más fuer­te».

JO­NAT­HAN ERNST REUTERS

Joe Scar­bo­rough y Mi­ka Br­ze­zins­ki, en abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.