Ga­lle­gos de Caracas ha­cen guar­dia por la no­che pa­ra de­fen­der­se de los co­lec­ti­vos

Los pa­ra­mi­li­ta­res alla­na­ron al me­nos diez edi­fi­cios en La Can­de­la­ria, ata­ca­ron zo­nas co­mu­nes y da­ña­ron as­cen­so­res

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTERO

to­ca dor­mir po­co. Es te­rri­ble el ni­vel de vio­len­cia que des­plie­gan los co­lec­ti­vos y la Guar­dia Na­cio­nal a la mí­ni­ma pro­tes­ta, so­bre to­do por la no­che». Ha­bla Pi­lar Gó­mez, oriun­da de Sa­da y vecina de un edi­fi­cio ale­da­ño a los de Par­que Caracas, en La Can­de­la­ria, la ur­ba­ni­za­ción del cen­tro de la ca­pi­tal co­no­ci­da co­mo el ba­rrio ga­lle­go pues re­si­den, en su ma­yo­ría, in­mi­gran­tes es­pa­ño­les, por­tu­gue­ses e ita­lia­nos, mu­chos de ellos de edad ya avan­za­da. Se­gún re­la­ta, los ve­ci­nos ha­cen guar­dias pa­ra aler­tar de la pre­sen­cia de co­lec­ti­vos y pa­ra­mi­li­ta­res en ho­ras de la no­che y tie­nen un gru­po de What­sApp que manda a guar­dar a los más jó­ve­nes que pu­die­ran es­tar pro­tes­tan­do. «La si­tua­ción es muy ten­sa, ase­gu­ra no sin mo­ti­vo.

Las agresiones con­tra ma­ni­fes­ta­cio­nes noc­tur­nas se han vuel­to fre­cuen­tes en di­ver­sas zo­nas de la ca­pi­tal, es­pe­cial­men­te en las más po­pu­la­res, co­mo Ca­ri­cuao o Pe­ta­re, en ex­tre­mos de Caracas, en los que to­da es­ta se­ma­na hu­bo fuer­tes en­fren­ta­mien­tos en­tre ve­ci­nos con pie­dras y bo­te­llas, y la po­li­cía con la­cri­mó­ge­nas, per­di­go­nes y even­tual­men­te ar­mas, co­mo la que es­te lu­nes ma­tó a Luis Paz, de 20 años, en Pe­ta­re, el ba­rrio au­to­cons­trui­do más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na, en me­dio de las pro­tes­tas.

Un di­ri­gen­te ve­ci­nal, Car­los Ju­lio Ro­jas, de­nun­ció que los co­lec­ti­vos han in­gre­sa­do al me­nos en diez edi­fi­cios de La Can­de­la­ria. En Par­que Caracas, un con­jun­to de cin­co enor­mes to­rres re­si­den­cia­les que ya se ha ga­na­do un nom­bre co­mo fo­co de la re­sis­ten­cia, los co­lec­ti­vos des­tro­za­ron áreas co­mu­nes y da­ña­ron cin­co as­cen­so­res. «El miér­co­les, vi­vi­mos ho­ras de te­rror du­ran­te el tran­ca­zo, cuan­do es­tos co­lec­ti­vos lle­ga­ron a la ave­ni­da Uni­ver­si­dad (una de las que cru­za la ur­ba­ni­za­ción) y ata­ca­ron a va­rios ve­ci­nos a la luz del día», se­ña­ló.

La pro­xi­mi­dad del ba­rrio con las se­des del po­der, en es­pe­cial el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, cau­sa que se re­pri­ma con más ra­pi­dez, in­di­ca Gó­mez, uno de cu­yos hi­jos par­ti­ci­pa re­gu­lar­men­te en las pro­tes­tas. Los co­lec­ti­vos ba­lean las fa­cha­das de los edi­fi­cios en los cua­les se «ca­ce­ro­lea» o en cu­yos fren­tes se pro­tes­ta, un fe­nó­meno que se ge­ne­ra­li­za a to­do el país. El opo­si­tor go­ber­na­dor del es­ta­do Lara, Hen­ri Fal­cón, exi­gió «de«Me te­ner con ur­gen­cia» la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos por par­te de agen­tes de la Guar­dia Na­cio­nal en los ope­ra­ti­vos noc­tur­nos en Bar­qui­si­me­to, ca­pi­tal del es­ta­do, con «sa­queos y re­pre­sión» que se han ex­ten­di­do a otras ciu­da­des.

Ca­lles ce­rra­das

Los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios de to­do el país ce­rra­ron ayer ca­lles en Ve­ne­zue­la pa­ra pro­tes­tar con­tra la de­ten­ción de más de 60 com­pa­ñe­ros, que fue­ron en­via­dos a la se­de de la po­li­cía po­lí­ti­ca, es­pe­cial­men­te en Caracas, don­de, ade­más, los en­ce­rra­ron en un ca­mión sin ven­ti­la­ción den­tro del cual la po­li­cía lan­zó al me­nos una la­cri­mó­ge­na, se­gún ví­deos tomados por afi­cio­na­dos. Apar­te de las de­ten­cio­nes, la po­li­cía alla­nó tam­bién el claus­tro de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca de Ma­ra­cay, un asal­to que ha cau­sa­do re­pu­dio, in­clu­so, en el in­te­rior del cha­vis­mo.

Al cum­plir­se los tres me­ses de pro­tes­tas, la oe­ne­gé Fo­ro Pe­nal afir­ma que han si­do de­te­ni­dos 3.528 ciu­da­da­nos, de los cua­les 1.188 per­ma­ne­cen pri­va­dos de li­ber­tad. La ma­yo­ría de ellos, se­ña­la la en­ti­dad, han si­do pa­sa­dos a tri­bu­na­les mi­li­ta­res o se les man­tie­ne re­te­ni­dos a pe­sar de que los tri­bu­na­les ci­vi­les les han da­do bo­le­ta de ex­car­ce­la­ción, se­gún la ac­ti­vis­ta de de­re­chos hu­ma­nos Ta­ma­ra Su­jú. Hay 404 pre­sos po­lí­ti­cos en el país, sos­tie­ne el Fo­ro Pe­nal.

«Es­tas la­cras no so­lo de­tu­vie­ron a los mu­cha­chos, sino que ade­más les ro­ba­ron sus co­sas. Hay ví­deos de có­mo ha­cen una re­ba­ti­ña con los te­lé­fo­nos, lue­go los mon­ta­ron en un ca­mión y les ti­ra­ron la­cri­mó­ge­nas. Es­ta ac­ti­tud so­lo se vio con los na­zis”, de­nun­ció el di­ri­gen­te opo­si­tor Hen­ri­que Ca­pri­les, quien tam­bién cues­tio­nó que el jue­ves en el no­che Ni­co­lás Ma­du­ro con­de­co­ró a Vla­di­mir Lu­go, co­ro­nel de la Guar­dia Na­cio­nal que el mar­tes agre­dió a Ju­lio Bor­ges, pre­si­den­te del Par­la­men­to. «En la Ve­ne­zue­la que ven­drá des­pués de es­te par­to do­lo­ro­so que es­ta­mos vi­vien­do, hay que re­vi­sar muy bien a la Guar­dia Na­cio­nal y la Po­li­cía Na­cio­nal», afir­mó el go­ber­na­dor de Mi­ran­da.

La fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga, cu­ya se­pa­ra­ción del Go­bierno de Ma­du­ro la ha pues­to al bor­de de una des­ti­tu­ción ile­gal, re­ci­bió al me­nos tres apo­yos im­por­tan­tes ayer: la ofi­ci­na del al­to co­mi­sio­na­do pa­ra de­re­chos hu­ma­nos de la ONU y el Mer­co­sur ex­pre­sa­ron su «preo­cu­pa­ción» por los ata­ques en su con­tra y la opo­si­ción, a la que has­ta ha­ce po­co Or­te­ga cas­ti­ga­ba con sus de­ci­sio­nes, or­ga­ni­za pa­ra hoy una mo­vi­li­za­ción en su apo­yo. El Tri­bu­nal Su­pre­mo de­ci­di­rá el mar­tes de ma­ne­ra ex­pre­sa so­bre un an­te­jui­cio de mé­ri­to in­tro­du­ci­do por un dipu­tado cha­vis­ta ha­ce me­nos de dos se­ma­nas. Or­te­ga so­li­ci­tó a la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos una me­di­da de pro­tec­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res de su ofi­ci­na.

IVÁN AL­VA­RA­DO REUTERS

Un po­li­cía em­bis­te con su mo­to a un jo­ven ma­ni­fes­tan­te en una ca­lle de Caracas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.