La huel­ga ge­ne­ral de­ja atas­cos de 72 ki­ló­me­tros en Río

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

Río de Ja­nei­ro re­gis­tró ayer atas­cos de más de 72 ki­ló­me­tros por los cor­tes en las prin­ci­pa­les vías de ac­ce­so oca­sio­na­dos por la huel­ga ge­ne­ral en Bra­sil con­tra la re­for­ma la­bo­ral y el sis­te­ma de pen­sio­nes que el Go­bierno de Te­mer tra­mi­ta en el Con­gre­so. La peor si­tua­ción se re­gis­tró en la Ave­ni­da Bra­sil, la prin­ci­pal vía de ac­ce­so de la ciu­dad, en la se for­mó una fi­la de au­to­mó­vi­les de 24 ki­ló­me­tros, de acuer­do con O Globo. Los ma­ni­fes­tan­tes tam­bién hi­cie­ron pi­que­tes en otras ave­ni­das im­por­tan­tes de la ciu­dad y lle­ga­ron a blo­quear el ac­ce­so al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal.

Pe­se a ello, la ad­he­sión al pa­ro fue me­nor que la del pa­sa­do 28 de abril y no con­si­guió pa­ra­li­zar el país. Su re­per­cu­sión, pe­se a ser im­por­tan­te, no de­ja sin oxí­geno al Go­bierno. Se­gún in­for­ma Efe, tan­to en Sao Pau­lo, el co­ra­zón fi­nan­cie­ro e in­dus­trial del país y tam­bién el for­tín de las ma­yo­res cen­tra­les obre­ras, co­mo en Río de Ja­nei­ro, pe­se a los pro­ble­mas del trans­por­te men­cio­na­dos, la ma­yo­ría de los ser­vi­cios, in­clui­do el ban­ca­rio, fun­cio­na­ron con nor­ma­li­dad. Otra co­sa fue­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes, con­vo­ca­das por la tar­de, que con­ta­ron con una afluen­cia muy nu­tri­da.

Pe­se a los pro­ble­mas ju­di­cia­les que lo aco­rra­lan, Te­mer in­ten­ta sa­car ade­lan­te una re­for­ma de las pen­sio­nes y otra del mer­ca­do la­bo­ral que es­tán res­pal­da­das por las patronales y son du­ra­men­te cri­ti­ca­das por los sin­di­ca­tos. La prin­ci­pal cau­sa del des­con­ten­to es el in­ten­to de mo­di­fi­car el sis­te­ma de jubilación, con una pro­pues­ta pa­ra au­men­tar la edad pa­ra ac­ce­der a ese be­ne­fi­cio, pe­ro el ma­les­tar tam­bién ha si­do ali­men­ta­do por otras me­di­das im­pul­sa­das por el Eje­cu­ti­vo. En­tre ellas, fi­gu­ran la ten­ta­ti­va de aba­ra­ta la mano de obra al dar­le ca­rác­ter for­mal a con­ve­nios co­lec­ti­vos aún cuan­do no se ajus­ten a la ley y eli­mi­nar la con­tri­bu­ción obli­ga­to­ria de los tra­ba­ja­do­res a los sin­di­ca­tos, que así per­de­rían po­der eco­nó­mi­co. Tam­bién in­ci­de en el des­con­ten­to otra re­for­ma ya sancionada por el Go­bierno, que per­mi­te que las em­pre­sas con­vier­tan a to­dos sus em­plea­dos en per­so­nas ju­rí­di­cas o pres­ta­do­res de ser­vi­cios pa­ra to­do ti­po de ac­ti­vi­dad.

NA­CHO DO­CE REUTERS

Un po­li­cía car­ga con una es­pa­da en Sao Pau­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.