«Es­te im­por­tan­te avan­ce su­po­ne el fin del li­na­je»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­RÍA CE­DRÓN

Fer­nán­dez, Ló­pez, Ál­va­rez, Mar­tí­nez. To­dos esos ape­lli­dos na­cie­ron co­mo una re­fe­ren­cia pa­ra in­di­car que las per­so­nas a las que se re­fe­rían eran, res­pec­ti­va­men­te, hi­jos de Fer­nan­do, Lo­pe, Ál­va­ro o Martín. El ma­tiz mues­tra que eran los hom­bres los en­car­ga­dos de man­te­ner el li­na­je fa­mi­liar. De he­cho, no hay nin­gún ape­lli­do que mues­tre que al­guien era hi­jo, por ejem­plo, de Ro­sa o Do­ro­tea. En cam­bio, lle­gó a acu­ñar­se el ape­lli­do Ex­pó­si­to pa­ra nom­brar a «hi­jos de sol­te­ra», co­mo eran lla­ma­dos los na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio.

Aque­llas an­ces­tra­les cos­tum­bres die­ron ori­gen a unos ape­lli­dos que han ido arras­trán­do­se de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción has­ta la ac­tua­li­dad y no son más que una prue­ba de co­mo la pre­va­len­cia del ape­lli­do pa­terno con­ti­nua­ba pri­man­do en el re­gis­tro ci­vil has­ta ayer.

Un día his­tó­ri­co

Por­que el 30 de ju­nio del 2017 pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el día en el que el ape­lli­do de la ma­dre cuen­ta tan­to co­mo el del pa­dre a la ho­ra de es­co­ger cuál va pri­me­ro. Y ya no ha­rá fal­ta que nin­gún juez au­to­ri­ce el cam­bio, per­mi­ti­do ya des­de ha­ce más de una dé­ca­da. To­do por­que fue ayer cuan­do en­tró en vi­gor el cam­bio en el ar­tícu­lo 53 del Re­gis­tro Ci­vil, uno de los que han que­da­do exen­tos de la va­ca­tio le­gis apro­ba­da por el Con­gre­so pa­ra apli­car la re­for­ma de la ley del Re­gis­tro Ci­vil.

Y no es una cues­tión ba­la­dí. Pa­ra la doc­to­ra en So­cio­lo­xía da Fa­mi­lia de la UDC, Ra­quel Mar­tí­nez Buján, el cam­bio «es un avan­ce sim­bó­li­co muy im­por­tan­te por­que su­po­ne el fin de al­go que era un ves­ti­gio del li­na­je mar­ca­do por los ape­lli­dos pa­ter­nos, la mues­tra de un po­der mas­cu­lino que pri­ma­ba a la ho­ra de man­te­ner el nom­bre fa­mi­liar».

En es­te sen­ti­do, ex­pli­ca que la ju­ris­pru­den­cia nor­mal­men­te sue­le ir por de­trás de la evo­lu­ción so­cio­ló­gi­ca que se ha pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años en las fa­mi­lias en Es­pa­ña y tam­bién en Ga­li­cia. El ca­so de la pre­va­len­cia del ape­lli­do pa­terno no es más que una prue­ba.

Pe­ro a par­tir de aho­ra los pro­ge­ni­to­res de­be­rán po­ner­se de acuer­do pa­ra mar­car el or­den en el que son trans­mi­ti­dos sus res­pec­ti­vos ape­lli­dos an­tes de ins­cri­bir al ni­ño o ni­ña en el re­gis­tro. En ca­so de desacuer­do de­be­rá de­ci­dir­lo el en­car­ga­do del re­gis­tro te­nien­do úni­ca­men­te en cuen­ta «el in­te­rés su­pe­rior del me­nor», pe­ro no dan­do pre­fe­ren­cia al pa­dre, co­mo aho­ra se ha­ce por de­fec­to.

A par­tir de aho­ra, otras po­tes­ta­des del em­plea­do del re­gis­tro son, por ejem­plo, au­to­ri­zar, por me­dio de la de­cla­ra­ción de vo­lun­tad del in­tere­sa­do, in­ver­tir el or­den de los ape­lli­dos, an­te­po­ner la pre­po­si­ción «de» al pri­mer ape­lli­do o ade­cuar ape­lli­dos ex­tran­je­ros a la fo­né­ti­ca es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.