So­nia De­lau­nay, ar­tis­ta to­tal y ul­tra­mo­der­na

El Thys­sen rei­vin­di­ca a una crea­do­ra múl­ti­ple que for­jó su ta­len­to en Es­pa­ña y cu­ya obra eclip­só su ma­tri­mo­nio con Ro­bert De­lau­nay

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MI­GUEL LORENCI

An­tes de ves­tir a Glo­ria Swan­son y otras ce­le­bri­da­des, So­nia De­lau­nay vis­tió a la cre­ma de la aris­to­cra­cia es­pa­ño­la de la be­lle épo­que y de­co­ró sus sa­lo­nes. A las mar­que­sas de Val­dei­gle­sias, Ur­qui­jo y Por­ta­go en Ma­drid. A la de Arri­lu­ce de Yba­rra en Bil­bao. Y es que fue en Es­pa­ña don­de se for­jó el ta­len­to po­de­ro­so y múl­ti­ple de es­ta ar­tis­ta to­tal que pin­tó, di­se­ñó ro­pa, com­ple­men­tos, jo­yas y co­ches. Que de­co­ró ca­sas y tea­tros y par­ti­ci­pó en mo­vi­mien­tos co­mo el ul­traís­mo y el si­mul­ta­neís­mo. Fue una mu­jer y una crea­do­ra ul­tra­mo­der­na, em­pe­ña­da en lle­var el ar­te a la vi­da co­ti­dia­na, pe­ro in­jus­ta­men­te tra­ta­da por la his­to­ria y eclip­sa­da por su ma­tri­mo­nio con otro gran ar­tis­ta, Ro­bert De­lau­nay.

El Mu­seo Thys­sen-Bor­ne­mis­za re­va­lo­ri­za su ori­gi­nal, va­ria­da e in­flu­yen­te obra con la mues­tra Ar­te, di­se­ño y mo­da, la pri­me­ra que se le de­di­ca en so­li­ta­rio en Es­pa­ña y que la li­be­ra de la alar­ga­da som­bra de su se­gun­do ma­ri­do, con quien lle­gó a Es­pa­ña en 1914 hu­yen­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Ma­drid fue su tram­po­lín pa­ra re­gre­sar a Pa­rís en 1921 y ser re­co­no­ci­da co­mo la po­li­va­len­te, ori­gi­nal y po­de­ro­sa crea­do­ra que era, due­ña de un len­gua­je pro­pio que desa­rro­lló ade­más de en la pin­tu­ra en un pu­ña­do de ar­tes apli­ca­das. Sus pio­ne­ras pin­tu­ra se ex­hi­ben así jun­to a li­bros y es­ce­no­gra­fías tea­tra­les, di­se­ños pu­bli­ci­ta­rios, de in­te­rior y de mo­da, te­las y ves­ti­dos.

Mar­ta Ruiz del Ár­bol es la co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción, que reúne más de 200 pie­zas y quie­re des­ta­car «tan­to su im­por­tan­te pa­pel co­mo pin­to­ra de van­guar­dia, co­mo la exi­to­sa apli­ca­ción de su idea­rio ar­tís­ti­co a la vi­da co­ti­dia­na, que era su gran as­pi­ra­ción y una uto­pía que hi­zo reali­dad». Un iti­ne­ra­rio en el que es cru­cial su pa­so por Es­pa­ña y que re­co­rre una mues­tra que «la sa­ca del ca­jón don­de la arrum­ba­ron los po­pes de la his­to­ria del ar­te».

La ex­po­si­ción rei­vin­di­ca esos años es­pa­ño­les que ocu­pan el nú­cleo de la mues­tra. Hay pie­zas co­mo el abri­go que di­se­ñó pa­ra Glo­ria Swan­son y que pin­tó lue­go en la te­la Ves­ti­dos si­mul­tá­neos, sus mo­de­los de patch­work, fi­gu­ri­nes, di­se­ños tex­ti­les pa­ra unos al­ma­ce­nes ho­lan­de­ses y pa­ra los Ba­llets Ru­sos de Diág­hi­lev. So­lo en fo­to­gra­fía se pue­de ver el co­che que di­se­ñó pa­ra Ci­troën, ca­si un si­glo an­tes de que la mar­ca fir­ma­ra otro con el ape­lli­do Pi­cas­so.

En es­ta oca­sión la fi­gu­ra se­cun­da­ria es la del ma­ri­do, con quien So­nia sos­tu­vo un pro­ve- cho­so y cons­tan­te in­ter­cam­bio crea­ti­vo. «Aun­que pron­to se di­fe­ren­ció de Ro­bert por com­pa­gi­nar los pin­ce­les con las agu­jas de bor­dar, la de­co­ra­ción de in­te­rio­res o el di­se­ño de mo­da», se­gún Mar­ta Ruiz.

Se con­vir­tió así en una ar­tis­ta «mul­ti­dis­ci­pli­nar, in­tere­sa­da en plas­mar el len­gua­je van­guar­dis­ta so­bre los más va­ria­dos so­por­tes, con vi­vos co­lo­res y téc­ni­cas di­ver­sas que re­cuer­dan sus orí­ge­nes ru­sos», re­su­me la co­mi­sa­ria de la mues­tra.

BALLESTEROS EFE

«Mo­sai­co ho­ri­zon­tal» es una de las obras que se pue­den ver en la ex­po­si­ción del Thys­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.