Éra­se una vez... en los Al­pes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLAN­CO

La va­rian­te ni­ño con pro­ble­mas que en­cuen­tra sen­ti­do a su vi­da cui­dan­do a un ani­ma­li­llo en apu­ros es to­do un clá­si­co del ci­ne de aven­tu­ras. Vien­do Her­ma­nos del vien­to uno no pue­de de­jar de pen­sar en Vo­lan­do li­bre y, so­bre to­do, en Kes, des­car­na­da cró­ni­ca de un cha­val mal­tra­ta­do que re­co­ge a un jo­ven hal­cón he­ri­do en los su­bur­bios de Leeds. Pe­ro, le­jos de la ma­ra­vi­llo­sa pe­lí­cu­la que Ken Loach fil­mó pa­ra la BBC, es­ta es una fic­ción re­crea­da en téc­ni­cas do­cu­men­ta­les —al es­ti­lo de El oso de An­naud—, que nos cuen­ta la his­to­ria de un ni­ño que cre­ce en los Al­pes de los años cin­cuen­ta. Tras la muer­te de su ma­má, el cha­val se ha que­da­do ca­si mu­do y «so­lo ha­bla con la na­tu­ra­le­za». El jo­ven ac­tor Ma­nuel Ca­ma­cho, in­fan­te de En­tre lo­bos, aquí es un ado­les­cen­te que no se en­tien­de con su pa­pá To­bias Mo­ret­ti, uno de los co­mi­sa­rios de la se­rie pe­rru­na Rex. Me­nos mal que por ahí an­da el guar­da­bos­ques, in­ter­pre­ta­do por Jean Reno, que es el na­rra­dor del re­la- to —«Éra­se una vez...», co­mien­za— y que ayu­da al cha­val en su ca­mino de in­te­gra­ción y con los es­me­ra­dos cui­da­dos del po­llue­lo de águi­la que am­bos adop­tan y al que ve­re­mos con­ver­tir­se en ma­jes­tuo­sa ave. Los vue­los del bi­cho, acom­pa­ña­dos de cá­ma­ras mon­ta­das en oc­to­cóp­te­ros, son de una epa­tan­te per­fec­ción téc­ni­ca, in­clu­so me­jo­res que los de aquel ya gran­dio­so Nó­ma­das del vien­to, pre­mia­do do­cu­men­tal di­ri­gi­do por el ac­tor Jacques Pe­rrin.

El di­rec­tor es­pa­ñol Ge­rar­do Oli­va­res pa­re­ce ob­se­sio­na­do con las re­la­cio­nes del ser hu­mano y la na­tu­ra­le­za y es un do­cu­men­ta­lis­ta con una ca­rre­ra muy in­tere­san­te, in­clu­so an­te­rior a sus tí­tu­los de fic­ción co­mo En­tre lo­bos o El fa­ro de las or­cas. Aquí ha con­ta­do con la es­tre­cha co­la­bo­ra­ción de Ot­mar Pen­ker, re­co­no­ci­do cá­ma­ra es­pe­cia­lis­ta en los Al­pes. Por eso, la pe­lí­cu­la es­tá fil­ma­da con po­ca tram­pa di­gi­tal —la pre­sen­cia de la CGI es muy li­mi­ta­da—, en unas inol­vi­da­bles lo­ca­li­za­cio­nes al pie de las Do­lo­mi­tas. Sí, es po­co no­ve­do­sa en cuan­to al ar­gu­men­to, pe­ro es­tá car­ga­da de bue­nas lec­cio­nes de ar­mo­nía con el mun­do ani­mal y re­sul­ta per­fec­ta pa­ra lle­var a los ni­ños al ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.