Na­dal y la ilu­sión de dis­fru­tar de Wim­ble­don co­mo la pri­me­ra vez

El te­nis­ta es­pa­ñol de­bu­ta­rá el lu­nes con­tra el aus­tra­liano Mill­man y evi­ta­rá a Fe­de­rer y a Djo­ko­vic has­ta una hi­po­té­ti­ca fi­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - MA­NUEL SÁN­CHEZ

En el 2008, Ro­ger Fe­de­rer man­dó una de­re­cha a la red y Ra­fa Na­dal se lan­zó al sue­lo de Wim­ble­don. Era cam­peón por pri­me­ra vez. Su sue­ño des­de que era pe­que­ño. Por en­ci­ma de Ro­land Ga­rros, del oro olím­pi­co o de lo que fue­ra. Na­dal ven­ció en una tie­rra que no veía a un es­pa­ñol rei­nar des­de Ma­no­lo Santana, 42 años atrás. Esa vic­to­ria fue más es­pe­cial aún por­que lle­gó tras dos de­rro­tas se­gui­das en la fi­nal del Grand Slam lon­di­nen­se, las dos an­te el rey de la hier­ba. Na­dal se reivin­di­có y mos­tró al mun­do que po­día com­pe­tir y ga­nar en cual­quier su­per­fi­cie, y que por mu­chas ve­ces que ca­ye­se, se le­van­ta­ría.

Una si­tua­ción muy pa­re­ci­da a la que vi­vió en Ro­land Ga­rros es­te año. Las vic­to­rias en Mon­te­car­lo, Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Pa­rís le han de­vuel­to el res­pe­to de to­do el mun­do. Ya na­die le apea del tren de fa­vo­ri­tos ni le des­car­ta an­tes del co­mien­zo de un tor­neo, ni se ol­vi­dan de él por muy rá­pi­da que sea la su­per­fi­cie. La ilu­sión que em­pu­jó al es­pa­ñol a re­con­quis­tar Ro­land Ga­rros es la mis­ma que le ani­ma pa­ra pe­lear en el ter­cer gran­de de la tem­po­ra­da, el que peor se adap­ta a sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro en el que ha su­ma­do dos tí­tu­los (2008 y 2010) y tres fi­na­les (2006, 2007 y 2011).

El ba­lear de­ci­dió no ju­gar nin­gún tor­neo pre­vio al ter­cer Grand Slam del año, y se en­tre­nó con los su­yos en Ma­llor­ca. So­lo una ex­hi­bi­ción en Hur­ling­ham (In­gla­te­rra), con de­rro­ta an­te To­mas Berdych y vic­to­ria fren­te a Tommy Haas, le han per­mi- ti­do sa­bo­rear la com­pe­ti­ción en hier­ba, dos años des­pués de su úl­ti­mo par­ti­do so­bre la su­per­fi­cie ver­de.

Na­dal co­men­za­rá el lu­nes con­tra el aus­tra­liano John Mill­man y sus pri­me­ros obs­tácu­los de re­nom­bre em­pe­za­rían en la ter­ce­ra ron­da, don­de po­dría en­fren­tar­se a Ka­ren Ka­cha­nov, en cuar­ta ron­da a Gi­lles Mu­ller y en cuar­tos a Ma­rin Ci­lic. Su ri­val en se­mi­fi­na­les po­dría ser Andy Mu­rray, mien­tras que evi­ta­ría a Ro­ger Fe­de­rer y No­vak Djo­ko­vic has­ta la fi­nal. Na­dal se­ría nú­me­ro uno del mun­do al tér­mino del tor­neo si lo ga­na, o si lle­ga a la fi­nal.

Fe­de­rer, el ri­val a ba­tir

Co­mo ri­val más du­ro apa­re­ce Fe­de­rer. El sui­zo es el pri­mer fa­vo­ri­to a la vic­to­ria, se­gún las ca­sas de apues­tas, y es que lle­va pre­pa­ran­do es­te tor­neo des­de que ven­ció en el Mas­ters de Mia­mi. Pe­se al tro­pe­zón en Stutt­gart, el sie­te ve­ces cam­peón en Wim­ble­don se al­zó con mu­cha su­pe­rio­ri­dad con el tí­tu­lo en Ha­lle (Ale­ma­nia) y lle­ga a Lon­dres con la po­si­bi­li­dad real de su­mar su de­ci­mo­no­veno Grand Slam. Co­men­za­rá an­te Ale­xan­der Dol­go­po­lov.

Un es­ca­lón por de­ba­jo, siem­pre pe­li­gro­sos, pe­ro ve­ni­dos a me­nos, es­tán Mu­rray y Djo­ko­vic. El bri­tá­ni­co es el ac­tual cam­peón, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad de ser el nú­me­ro uno le pe­sa de­ma­sia­do y no ha si­do ca­paz aún de mos­trar el ni­vel de la tem­po­ra­da pa­sa­da. Ade­más, unos pro­ble­mas en la ca­de­ra le han obli­ga­do a ba­jar­se de la ex­hi­bi­ción de es­ta se­ma­na en Hur­ling­ham y no se sa­be si es­ta­rá al cien por cien en su de­but del lu­nes an­te el ka­za­jo Ale­xan­der Bu­blik. Djo­ko­vic, si­tua­do en el pues­to tres del rán­king y con tres en­tor­cha­dos en Wim­ble­don, ini­cia­rá el tor­neo con­tra Mar­tin Kli­zan. En cuan­to al res­to de es­pa­ño­les, Ro­ber­to Bau­tis­ta de­bu­ta­rá con An­dreas Hai­der-Mau­rer, Da­vid Fe­rrer con Ri­chard Gas­quet y Fer­nan­do Ver­das­co con Ke­vin An­der­son.

PE­TER CZIBORRA REUTERS

Na­dal no com­pi­te des­de Ro­land Ga­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.