So­cie­dad

El gru­po es­tu­vo ac­ti­vo du­ran­te ca­si 30 años y re­co­rrió to­dos los rin­co­nes de Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - JO­SÉ MA­NUEL SAN­DE

En­ri­que Mar­tí­nez Pe­dro­sa re­cuer­da sus aven­tu­ras en el mí­ti­co gru­po de mú­si­ca ou­tien­se Los Ro­me­ro

El mun­do de la mú­si­ca, hoy re­ple­to de pe­que­ños gru­pos que tra­tan de abrir­se ca­mino, tu­vo a Los Ro­me­ro de Ou­tes en­tre sus gran­des en el pa­sa­do. La for­ma­ción in­cor­po­ró co­mo vo­ca­lis­ta a En­ri­que Mar­tí­nez Pe­dro­sa en 1965, un jo­ven de 16 años na­ci­do en la lo­ca­li­dad de Ri­ba­de­mar. El ado­les­cen­te com­pa­gi­nó sus es­tu­dios de ba­chi­ller y ma­gis­te­rio con las ac­tua­cio­nes, has­ta que el des­tino do­cen­te y obli­ga­to­rio del can­tan­te a Las Pal­mas mo­ti­vó su ale­ja­mien­to de la mú­si­ca, y tam­bién el de­cli­ve de uno de los con­jun­tos mu­si­ca­les de más pres­ti­gio en la co­mar­ca bar­ban­za­na.

La for­ma­ción mu­si­cal se ini­cia­ra a me­dia­dos los años cin­cuen­ta pa­ra des­apa­re­cer de los es­ce­na­rios a co­mien­zos de los ochen­ta. Du­ran­te esos ca­si 30 años, Los Ro­me­ro ame­ni­za­ron ver­be­nas, sa­las de fies­ta, y acon­te­ci­mien­tos lú­di­cos y fes­ti­vos en to­da Ga­li­cia, lle­gan­do in­clu­so a mu­chas lo­ca­li­da­des as­tu­ria­nas. En­tre sus lo­gros fi­gu­ra la gra­ba­ción de un dis­co con dos te­mas, Os Ma­ri­ñei­ros, en ga­lle­go, y Tut­to il mio amo­re, en ita­liano, de los que es au­tor, Do­min­go Ba­rrei­ros, tam­bién in­te­gran­te del gru­po.

Con­se­guir una gra­ba­ción dis­co­grá­fi­ca era un ele­men­to de pres­ti­gio y re­co­no­ci­mien­to po­pu­lar y por ello, Los Ro­me­ro al con­so­li­dar­se en­tre las for­ma­cio­nes mu­si­ca­les ga­lle­gas, se pro­pu­sie­ron co­mo am­bi­ción prio­ri­ta­ria dis­po­ner de un dis­co pro­pio. Do­min­go Ba­rrei­ros fue el en­car­ga­do de com­po­ner los dos te­mas que in­te­gra­rían el dis­co, y si­guien­do las ten­den­cias de la épo­ca, uno de los te­mas se ela­bo­ró en ga­lle­go, y el otro en un idio­ma fo­rá­neo, el ita­liano, por afi­ción del au­tor a la mu­si­co­lo­gía de aquel país.

Fue to­do un re­to, un tra­ba­jo ex­traor­di­na­rio y un cú­mu­lo de pe­ri­pe­cias las que les lle­va­ron a Bar­ce­lo­na pa­ra gra­bar en los Es­tu­dios Bar­nap­hon su pri­mer y úni­co dis­co. En­ri­que Mar­tí­nez, re­cuer­da aquel tran­ce: «Era a Se­ma­na San­ta do 1973. Des­pois de ac­tuar nun­ha sa­la de fes­tas da Co­ru­ña, co­lle­mos o tren, o do­min­go 15 de abril, con des­tino á Ci­da­de Con­dal. Ao che­gar á es­ta­ción de Za­ra­go­za sou­be­mos que esa noi­te mo­rre­ra en ac­ci­den­te de trá­fi­co Nino Bra­vo, o gran can­tan­te va­len­ciano. Nós se­gui­mos ru­ta, pois pe­ran­te esa se­ma­na ti­ña­mos que re­ma­tar a gra­va­ción e vol­ver a Ga­li­cia, xa que o mar­tes se­guin­te de­biá­mo­nos in­cor­po­rar ás cla­ses».

Ne­xo con la do­cen­cia

De la for­ma­ción mu­si­cal de Los Ro­me­ro so­bre­sa­len dos cir­cuns­tan­cias, por un la­do que fue­ron cua­tro her­ma­nos Ro­me­ro Quei­ro, Car­los, Eu­ge­nio, Ge­rar­do y Luís, na­ci­dos en la lo­ca­li­dad ou­tien­se de Coi­ra­das, los men­to­res de es­ta agru­pa­ción; y por otro, que tan­to ellos co­mo los mú­si­cos y el vo­ca­lis­ta que fue­ron in­cor­po­ra­dos a la for­ma­ción te­nían vin­cu­la­ción con la do­cen­cia pú­bli­ca. Unos eran maes­tros, uno con­ser­je de co­le­gio y otros con­duc­to­res de au­to­bu­ses es­co­la­res.

Aun­que el gru­po su­frió va­ria­cio­nes, pues ini­cial­men­te lle­ga­ron a ser do­ce los in­te­gran­tes, la com­po­si­ción más tra­di­cio­nal fue la de sie­te miem­bros. Mar­tí­nez Pe­dro­sa re­cuer­da que, in­ter­vi­nien­do co­mo vo­ca­lis­ta de la for­ma­ción, ac­tua­ron en más de un mi­llar de lu­ga­res: «Es­ti­ve­mos na maio­ría das ro­ma­rías e sa­las de fes­tas de Ga­li­cia e As­tu­rias, e lem­bro eses tre­ce anos cos Ro­me­ro co­ma un­ha eta­pa ines­que­ci­ble na mi­ña vi­da».

Co­mo to­do lo que co­mien­za tie­ne un fi­nal, tam­bién la vi­da mu­si­cal de En­ri­que Mar­tí­nez, con­clu­yó en 1978. El vo­ca­lis­ta de Los Ro­me­ro apro­ba­ra las opo­si­cio­nes de Ma­gis­te­rio, y el des­tino le lle­vó a Mas­pa­lo­mas. Nun­ca más se subió a un es­ce­na­rio, co­mo pro­fe­sio­nal de la mú­si­ca, y pe­se a que tu­vo ofer­tas muy ten­ta­do­ras de va­rias or­ques­tas ga­lle­gas, «a es­ta­bi­li­da­de la­bo­ral e a con­ti­nui­da­de na pro­fe­sión do­cen­te, na que me in­vo­lu­crei e coa que me sen­tín moi a gus­to, de­can­ta­ron o meu fu­tu­ro, pois xa non po­día com­pa­ti­bi­li­zar as dúas ta­re­fas. Nun­ca me arre­pen­tín de fa­cer eses dous tra­ba­llos, pe­ro ca­da un no seu tem­po, e con ida­des e res­pon­sa­bi­li­da­des dis­tin­tas».

SAN­DE

Mar­tí­nez es­tu­vo 13 años co­mo vo­ca­lis­ta del gru­po, has­ta que em­pe­zó a ejer­cer co­mo pro­fe­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.