Ga­li­cia se ta­pia con­tra las oku­pa­cio­nes

Las de­mo­ras y obs­tácu­los le­ga­les pa­ra re­sol­ver la usur­pa­ción de vi­vien­das ha­cen pro­li­fe­rar la clau­su­ra de in­mue­bles sin uso en to­da la co­mu­ni­dad, pa­ra evi­tar su asal­to y des­tro­zos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - C. PUNZÓN

Es un he­cho ad­mi­ti­do des­de la pro­pia ju­di­ca­tu­ra, que una vi­vien­da oku­pa­da no vol­ve­rá a ma­nos de sus pro­pie­ta­rios sin un lar­go pro­ce­so judicial, sin un no­ta­ble gas­to pa­ra afron­tar ese la­be­rin­to le­gal, y otro des­em­bol­so más pa­ra reha­bi­li­tar el in­mue­ble. El sec­tor in­mo­bi­lia­rio des­acon­se­ja ta­piar los hue­cos ex­te­rio­res de la cons­truc­ción si se pre­ten­de ven­der, pues su clau­su­ra re­ba­ja su ta­sa­ción de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, al de­no­tar que la vi­vien­da arras­tra los per­jui­cios que con­lle­va ha­ber si­do oku­pa­da, co­mo la po­si­ble in­ha­bi­li­ta­ción del sis­te­ma in­terno de abas­te­ci­mien­to de agua y elec­tri­ci­dad, su de­te­rio­ro ge­ne­ral y la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad que trans­mi­ti­rá a to­da la zo­na, re­ba­jan­do el in­te­rés in­mo­bi­lia­rio por la mis­ma.

Pe­ro a pe­sar de esa pér­di­da de va­lor, el en­la­dri­lla­do y ta­pia­do de puer­tas y ven­ta­nas se ha ex­ten­di­do por to­da Ga­li­cia co­mo freno al cre­cien­te se­cues­tro de vi­vien­das, que ha­ce que ca­da día se pre­sen­te en la co­mu­ni­dad una de­nun­cia dan­do cuen­ta de una nueva oku­pa­ción, se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do.

Ca­lles cén­tri­cas de las ur­bes ga­lle­gas lu­cen en in­fi­ni­dad de ca­sas di­cho ta­pia­do, tras el que se ta­pa ge­ne­ral­men­te el aban­dono de in­mue­bles por fa­lle­ci­mien­to de sus in­qui­li­nos, de­te­rio­ro de la zo­na, pa­ra­li­za­ción de obras por la cri­sis o em­bar­gos.

La vía del ce­men­to y los blo­ques es in­clu­so obli­ga­da en mu­chos ca­sos ju­di­cial­men­te, pa­ra evi­tar ries­gos a quie­nes pue­dan op­tar por oku­par in­mue­bles ce­rra­dos o aban­do­na­dos, por­que la res­pon­sa­bi­li­dad en ese ca­so se­gui­ría sien­do de los pro­pie­ta­rios si no po­nen obs­tácu­los evi­den­tes que im­pi­dan o di­fi­cul­ten la en­tra­da. A Co­ru­ña es la ciu­dad don­de el ta­pia­do es­tá de­jan­do más ras­tro. La mi­tad de las vi­vien­das de Agra de los Ma­llos ya pre­sen­ta esa ca­ra. La más re­cien­te se ce­gó na­da más ser de­te­ni­do su úl­ti­mo oku­pan­te. La ave­ni­da de Fi­nis­te­rre, A Sil­va, Ei­rís, Mon­te Al­to y la Sa­gra­da Fa­mi­lia o las ca­lles Or­zán, Real y San An­drés pre­sen­tan un va­ria­do mues­tra­rio de cie­rres en blo­que y la­dri­llo tam­bién. Una pro­pie­ta­ria lle­gó a en­ca­de­nar­se a la puer­ta de su pro­pie­dad tras ha­ber­la ta­pia­do pa­ra blo­quear­les la en­tra­da a dos oku­pas que se ha­bían ins­ta­la­do en el in­te­rior. Sin em­bar­go, el ta­pia­do no evi­tó a una an­cia­na que le oku­pa­ran su ca­sa en Ca­mino del Pi­nar cin­co ve­ces in­clu­so, has­ta que el de­te­rio­ro ge­ne­ra­li­za­do su­fri­do en el in­mue­ble lle­vó al Con­ce­llo a obli­gar a su dueña a de­rri­bar­lo y cos­tear a ma­yo­res la de­mo­li­ción.

En Lu­go, en la zo­na de Ga­ra­bo­los, una abo­ga­da lle­gó a le­van­tar pa­re­des en to­das las ven­ta­nas y puer­tas de su ho­gar pa­terno y con los mue­bles den­tro tras su­frir va­rias oku­pa­cio­nes. Los ba­rrios de A Mi­la­gro­sa y Mon­ti­rón tam­bién pre­sen­tan ta­pia­dos ge­ne­ra­li­za­dos. El sec­tor in­mo­bi­lia­rio ad­vier­te que tan­to pa­ra ta­piar los hue­cos de una vi­vien­da co­mo pa­ra re­ti­rar des­pués esas pa­re­des, es ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar per­mi­so de obra mu­ni­ci­pal, y ade­más el ta­pia­do no se po­drá ha­cer en una co­mu­ni­dad de ve­ci­nos sin que los de­más pro­pie­ta­rios lo aprue­ben pri­me­ro.

Tam­bién en pi­sos aban­do­na­dos

Aun­que el ta­pia­do in­clu­so se ha ex­ten­di­do de la mano de los pro­pios ayun­ta­mien­tos en vi­vien­das aban­do­na­das o cu­yos due­ños no son lo­ca­li­za­dos, co­mo hi­zo el de San­tia­go con un gru­po de ca­sas de Ro­lans, los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les pue­den exi­gir un de­ter­mi­na­do aca­ba­do a la clau­su­ra de los hue­cos. Así ocu­rrió con el edi­fi­cio de la Al­ga­lia re­cla­ma­do por el mo­vi­mien­to oku­pa co­mo cen­tro pa­ra su uti­li­za­ción. Aun­que las la­bo­res de ta­pia­do fue or­de­na­das por el juz­ga­do, el al­cal­de anun­ció san­cio­nes pa­ra los pro­pie­ta­rios por ha­ber uti­li­za­do blo­ques de hor­mi­gón, no au­to­ri­za­dos en el cas­co his­tó­ri­co, y no ha­ber le­van­ta­do las pa­re­des por el in­te­rior de la car­pin­te­ría del edi­fi­cio.

Zo­nas co­mo las de Bei­ra­mar, Bou­zas, Cas­co Ve­llo, Ca­na­de­lo y O Cal­va­rio, en Vi­go, pre­sen­tan exac­ta­men­te el mis­mo es­ce­na­rio que el des­cri­to, con in­mue­bles que si es­tán en ma­nos de los ban­cos, no es po­si­ble si­quie­ra lle­gar a vi­si­tar aun­que se pre­ten­dan ad­qui­rir.

M. IRAGO

Vi­la­gar­cía. El pro­pio Con­ce­llo clau­su­ró el bal­nea­rio de A Com­pos­te­la tras su­frir di­ver­sos asal­tos.

Ó. VÁZ­QUEZ

Vi­go. Los blo­ques abun­dan en vi­vien­das y ba­jos de áreas don­de los edi­fi­cios cer­can vie­jas edi­fi­ca­cio­nes.

CAPOTILLO

Pon­te­ve­dra. Tras va­rios in­cen­dios y al­ter­ca­dos, se ta­pia­ron los an­ti­guos al­ma­ce­nes Barcia.

C. QUIÁN

A Co­ru­ña. Tras la úl­ti­ma de­ten­ción de un oku­pa en Agra de los Ma­llos, se ta­pió la ca­sa, co­mo la ma­yo­ría de la zo­na.

Ó. CELA

Lu­go. Con mue­bles den­tro in­clu­so, una abo­ga­da lu­cen­se ta­pió la ca­sa de sus pa­dres tras dos oku­pa­cio­nes.

P. RO­DRÍ­GUEZ

San­tia­go. El Con­ce­llo con­si­de­ró irre­gu­lar el cie­rre rea­li­za­do con blo­ques en el edi­fi­cio Al­ga­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.