«Non me arre­pin­to de dei­xar a de­di­ca­ción ex­clu­si­va»

Tras ha­ber re­nun­cia­do a la mi­tad de su suel­do, la po­lí­ti­ca de En Ma­rea dis­fru­ta ven­dien­do ham­bur­gue­sas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - SU­SA­NA LUAÑA

Lu­ca Chao no se arre­pien­te ni por aso­mo de ha­ber de­ja­do la de­di­ca­ción ex­clu­si­va co­mo dipu­tada en el Par­la­men­to de Ga­li­cia pa­ra abrir su pro­pia food truck. Y eso que a con­se­cuen­cia de ello ac­tual­men­te so­lo per­ci­be la mi­tad de su suel­do, del que co­bra al­go más de 2.500 eu­ros men­sua­les fren­te a los 4.800 que per­ci­bía an­tes de su de­ci­sión. Dos me­ses des­pués de ha­ber­se de­ci­di­do a dar el pa­so, la po­lí­ti­ca de En Ma­rea so­lo en­cuen­tra una des­ven­ta­ja en su ini­cia­ti­va em­pren­de­do­ra. «Só me arre­pin­to no mo­men­to no que soa o es­per­ta­dor o luns pa­ra ir ao Par­la­men­to», de­cla­ró ayer di­ver­ti­da a La Voz des­de su fur­go­ne­ta en el Atlan­tic Fest de A Illa. Y es que las jornadas en su nue­vo ne­go­cio re­quie­ren tra­ba­jar los fi­nes de se­ma­na y los fes­ti­vos, tam­bién en ho­ra­rio noc­turno. En reali­dad es­ta es una idea que lle­va­ba pen­san­do des­de ha­ce tiem­po, un proyecto de fa­mi­lia que pu­so en mar­cha con su pa­re­ja y que aho­ra desa­rro­lla en su fur­go­ne­ta de ai­re re­tro, lla­ma­da La­con­lo­ver, y en la que des­pa­cha gas­tro­no­mía ga­lle­ga en un for­ma­to es­pe­cial. En­tre sus es­pe­cia­li­da­des se en­cuen­tra la ham­bur­gue­sa de la­cón con gre­los.

«Así te­ño con­tac­to coa xen­te»

Uno de los pun­tos fuer­tes de su nueva aven­tu­ra em­pre­sa­rial es el he­cho de se­guir en con­tac­to di­rec­to con la gen­te: «Á xen­te gús­ta­lle ver que eres un­ha per­soa nor­mal e cos pés na te­rra», ase­gu­ra Chao, que no obs­tan­te afir­ma que no re­nun­cia­ría a su ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria. «É un or­gu­llo e re­sul­ta moi gra­ti­fi­can­te po­der re­pre­sen­tar ós ci­da­dáns, así que non o dei­xa­ría, pe­ro sí que é ver­da­de que o fei­to de le­var ini­cia­ti­vas ó Par­la­men­to e que sem­pre as tum­be o PP é moi de­cep­cio­nan­te», re­co­no­ce. La su­ya es una de­ci­sión que to­man muy po­cos dipu­tados, y quie­nes ha­bi­tual­men­te lo ha­cen es por­que en su ac­ti­vi­dad pri­va­da ga­nan más di­ne­ro que co­mo par­la­men­ta­rios. El ca­so de Chao es el opues­to da­do que ha so­li­ci­ta­do per­ci­bir so­lo la de­di­ca­ción par­cial re­nun­cian­do a la mi­tad de su sa­la­rio pa­ra apos­tar por un fu­tu­ro in­cier­to.

No obs­tan­te, la dipu­tada lo tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio, aun cuan­do le in­sis­tie­ron en que te­nía otras op­cio­nes: «Hou­bo quen me di­xo que me com­pen­sa­ba con­tra­tar un­ha per­soa pa­ra a food truck e eu se­guir coa de­di­ca­ción ex­clu­si­va, pe­ro é un pro­xec­to fa­mi­liar e eu que­ro es­tar aí». En aquel mo­men­to, la po­lí­ti­ca po­de­mi­ta ya avan­za­ba las ven­ta­jas de lo que le es­pe­ra­ba: «Po­de­rei sa­ber o que hai fó­ra do Par­la­men­to e ir a con­cer­tos». In­clu­so con­tó que ha­ce un año, cuan­do es­ta­ba a pun­to de fi­na­li­zar un con­tra­to re­la­cio­na­do con su pro­fe­sión de so­ció­lo­ga, su pa­re­ja op­tó por mon­tar la food truck y es­tu­vo a pun­to de su­mar­se al proyecto, pe­ro lue­go sa­lió ele­gi­da co­mo dipu­tada y cam­bió sus pla­nes. Aho­ra sí se ha su­ma­do pa­ra po­der es­tar en los dos si­tios a la vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.