Puig­de­mont que­rer pac­tar con ros­tros pá­li­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VALDÉS

La es­ce­na la he­mos vis­to una y mil ve­ces en las pe­lis del Oes­te: el je­fe del Sép­ti­mo de Ca­ba­lle­ría («el chi­co», le de­cía­mos de ni­ños) sa­le del fuerte con una ban­de­ra blan­ca a ne­go­ciar la paz con el je­fe de los in­dios, que se en­cuen­tran acam­pa­dos en me­dio del de­sier­to. Lle­ga el chi­co, se sien­ta al es­ti­lo in­dio (¡có­mo no!) y, mano a mano, am­bos je­fes par­la­men­tan. Lue­go, si hay acuer­do, fu­man la pi­pa de la paz y se in­ter­cam­bian chu­che­rías. Si no lo hay, unos se pin­ta­rra­jean, otros to­can la cor­ne­ta y to­dos al cam­po de ba­ta­lla.

Por lo que se ve, ese es el mo­de­lo que tie­ne en la ca­be­za Puig­de­mont, quien, has­ta que se lo ha qui­ta­do de la ca­be­za la pre­si­den­ta del Con­gre­so, pre­ten­día ir a la Cá­ma­ra a par­la­men­tar (el ver­bo es su­yo) con los se­ño­res dipu­tados y a ex­pli­car­les cuál es su plan pa­ra, vio­lan­do la Cons­ti­tu­ción y las le­yes, su­ble­var­se con­tra el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co. Pe­ro co­mo con to­da la ra­zón le ha acla­ra­do por car­ta Ana Pas­tor, el úni­co pro­ce­di­mien­to po­si­ble pa­ra que el pre­si­den­te ca­ta­lán va­ya al Con­gre­so —pre­sen­tar una pro­po­si­ción de ley, se­gún el ar­tícu­lo 87.2 de la Cons­ti­tu­ción— de­be cul­mi­nar ne­ce­sa­ria­men­te en una vo­ta­ción. Y una vo­ta­ción es lo que quie­re evi­tar a to­do tran­ce Puig­de­mont pa­ra que no se ha­ga pa­ten­te lo que sa­be to­do el mun­do: que en el úni­co ór­gano del Es­ta­do que po­dría to­mar las de­ci­sio­nes opor­tu­nas pa­ra ha­cer po­si­ble un re­fe­ren­do, los se­ce­sio­nis­tas es­tán en com­ple­ta, ro­tun­da y ab­so­lu­ta mi­no­ría. Y eso, se­ño­ras y se­ño­res, se lla­ma de­mo­cra­cia.

La com­pa­re­cen­cia, pues, no se pro­du­ci­rá, y, en cier­to mo­do, es una pe­na, pues la es­ce­na de una au­to­ri­dad pú­bli­ca ex­pli­can­do con to­do lu­jo de de­ta­lles en el ór­gano de re­pre­sen­ta­ción de la so­be­ra­nía po­pu­lar có­mo pien­sa dar un gol­pe de Es­ta­do se­ría un es­per­pen­to de tal en­ver­ga­du­ra que se con­ver­ti­ría de in­me­dia­to en tren­ding to­pic. Ni

El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca, ni la aún más exi­to­sa Hou­se of Cards po­drían com­pe­tir co­mo fic­cio­nes po­lí­ti­cas con la sim­par ac­tua­ción de Puig­de­mont y su crónica de un gol­pe de Es­ta­do anun­cia­do.

De­mos­tran­do su for­mi­da­ble in­com­pren­sión de lo que es un Es­ta­do de de­re­cho, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat in­sis­te en que no ve mo­ti­vo al­guno pa­ra no po­der ir al Con­gre­so a par­la­men­tar, pues el he­cho in­dis­cu­ti­ble de que no lo per­mi­ta la Cons­ti­tu­ción le pa­re­ce una so­lem­ne ton­te­ría. Al fin y al ca­bo, pa­ra él y pa­ra su tro­pa se­ce­sio­nis­ta el res­pe­to a la ley es co­sa de an­ti­de­mó­cra­tas, pues no hay más de­mó­cra­tas fetén que los que se pa­san la ley por el ar­co del triun­fo y acuer­dan, por ejem­plo, co­mo han acor­da­do los na­cio­na­lis­tas, la mons­truo­si­dad ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca de sub­ven­cio­nar so­lo a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que apo­yen la su­ble­va­ción in­de­pen­den­tis­ta con­tra el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co.

Puig­de­mont es­tá con­ven­ci­do de vi­vir en el Oes­te, don­de, co­mo no ha­bía le­yes, to­do te­nía que pac­tar­se. Esa es qui­zá la ra­zón úl­ti­ma que ex­pli­ca que no es­té can­sa­do aún de ha­cer el in­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.