El Club de la Ocu­rren­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL TO­NEL DE DIÓ­GE­NES LUIS FE­RRER I BALSEBRE

Ape­sar de que mu­chos pa­dres del pen­sa­mien­to y la ci­vi­li­za­ción ya ad­vir­tie­ron de la can­ti­dad de ton­tos que nos ace­chan: «Stul­to­rum sunt ple­na om­nia» —to­do es­tá lleno de ton­tos—, Ci­ce­rón; «Stul­to­rum in­fi­ni­tus est nu­me­rus» —el nu­me­ro de ton­tos es in­fi­ni­to—, Ecle­sias­tés, 1-15; «Hay dos co­sas in­fi­ni­tas: el uni­ver­so y la es­tu­pi­dez hu­ma­na y del uni­ver­so no es­toy se­gu­ro», Al­bert Eins­tein; et­cé­te­ra. A pe­sar de eso, con­ti­núa sor­pren­dien­do la can­ti­dad de es­tul­ti­cias que bro­tan por to­do el país co­mo si de una epi­de­mia se tra­ta­se, al pun­to de que ca­da ma­ña­na nos desa­yu­na­mos con una nueva bou­ta­de más es­tram­bó­ti­ca si ca­be. Es­to co­mien­za a ser una es­pe­cie de Club de la Ocu­rren­cia don­de al­gu­nos pug­nan por ga­nar el pre­mio a la pa­ri­da más in­ge­nio­sa.

Al­gu­nas per­las ejem­pla­res de es­tos días: mien­tras los mé­di­cos y sa­ni­ta­rios va­len­cia­nos echan hu­mo por la pre­ca­rie­dad de re­cur­sos y el caos de su sa­ni­dad, la con­se­je­ra del ra­mo de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na, licenciada en Me­di­ci­na sin más ejer­ci­cio que tra­ba­jar to­da la vi­da en el par­ti­do, pu­bli­ca una Guía bre­ve pa­ra un uso no se­xis­ta del len­gua­je en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio —prio­ri­ta­ria sin du­da des­de su par­ti­cu­lar aná­li­sis de las ne­ce­si­da­des del co­lec­ti­vo sa­ni­ta­rio—, acon­se­jan­do que se uti­li­ce la ex­pre­sión «per­so­na pre­ña­da» en lu­gar de «mu­jer em­ba­ra­za­da» pa­ra no ofen­der y dis­cri­mi­nar a los tran­se­xua­les. ¿Eso les ofen­de? Tam­bién su­gie­re uti­li­zar el ge­né­ri­co del ser­vi­cio de ca­da es­pe­cia­li­dad pa­ra no dis­cri­mi­nar a sus miem­bros y miem­bras sus­ti­tu­yen­do por ejem­plo «prue­bas rea­li­za­das por el gi­ne­có­lo­go» por «prue­bas rea­li­za­das por Gi­ne­co­lo­gía».

El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid po­ne se­má­fo­ros con tor­to­li­tos y pi­de a su ho­mó­lo­ga de París que le pres­te el tí­tu­lo de Ciu­dad del Amor du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes del or­gu­llo. ¿Se pue­de ser más ño­ño te­nien­do los pro­ble­mas que tie­ne Ma­drid?

El al­cal­de de Bla­nes ilus­tra la cues­tión del pro­cés ca­ta­lán com­pa­ran­do la di­fe­ren­cia que hay en­tre un ca­ta­lán y un es­pa­ñol con la que hay en­tre un no­rue­go y un ma­gre­bí. Y yo, que lle­vo ocho ape­lli­dos ca­ta­la­nes en la san­gre, no me sien­to ni no­rue­go ni ma­gre­bí; al­go fa­lla, se­ñor al­cal­de, y de­be de ser que us­ted es de Gra­na­da, es de­cir, más no­rue­go que nin­guno.

Y ya, la guin­da, un tipo se com­pra las pró­te­sis ma­ma­rias de la por­noac­triz Lu­cia La­pie­dra por qui­nien­tos eu­ros, las cuel­ga en la ha­bi­ta­ción co­mo si fue­ra la ca­be­za del uni­cor­nio pa­ra en­se­ñar­las or­gu­llo­so en la Red. Sin co­men­ta­rios psi­coa­na­lí­ti­cos.

Te­nían ra­zón, el nú­me­ro de ton­tos es in­fi­ni­to, lo ma­lo es que aho­ra se no­tan más, es­tán en los me­dios, se me­ten en tu ca­sa, en el hos­pi­tal, en los juz­ga­dos, di­ri­gen tu ciu­dad, go­bier­nan tu país... Y na­die les di­ce na­da.

¡Qué fa­ti­ga!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.