El Go­bierno de­nun­cia­rá a los al­cal­des que fa­ci­li­ten el re­fe­ren­do en Ca­ta­lu­ña

Puig­de­mont pre­su­me de ate­mo­ri­zar al Es­ta­do y ase­gu­ra que van a dar «más mie­do»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - GON­ZA­LO BAREÑO

«Otra ini­cia­ti­va fra­ca­sa­da de los in­de­pen­den­tis­tas». Esa es la va­lo­ra­ción que hi­zo ayer el Go­bierno de la reunión del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Carles Puig­de­mont, con al­cal­des ca­ta­la­nes con vis­tas a la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta prohi­bi­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. El Eje­cu­ti­vo acu­só al pre­si­den­te ca­ta­lán de es­tar uti­li­zan­do a las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les pa­ra «elu­dir sus pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des». Y ad­vir­tió de nue­vo que to­dos los ayun­ta­mien­tos que ce­dan lo­ca­les pa­ra la ce­le­bra­ción de esa con­sul­ta ile­gal se­rán de­nun­cia­dos ante los tri­bu­na­les a tra­vés de la de­le­ga­ción del Go­bierno.

Ajeno a esas ad­ver­ten­cias, Puig­de­mont ani­mó ayer a los cer­ca de 500 re­gi­do­res ca­ta­la­nes con los que se reunió en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na a coope­rar en la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do y ase­gu­ró que el Es­ta­do es­pa­ñol tie­ne «un pro­ble­ma con la de­mo­cra­cia» y tie­ne tam­bién mie­do a los ca­ta­la­nes. «Nos tie­nen mie­do, de lo que po­da­mos de­cir y de­ci­dir. ¡Y más mie­do da­re­mos!», ex­cla­mó en tono re­ta­dor du­ran­te el ac­to ce­le­bra­do con la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios In­de­pen­den­tis­tas (AMI) y la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios y Co­mar­cas de Ca­ta­lu­ña (ACM). «He­mos con­se­gui­do que el Es­ta­do se dé cuen­ta de que va­mos en se­rio. Han pa­sa­do de reír­se a la ame­na­za, que es la de­mos­tra­ción más cla­ra de que el Es­ta­do tie­ne mie­do», afir­mó.

En ese ac­to se le­yó tam­bién un ma­ni­fies­to en el que los mu­ni­ci­pios que apo­yan la con­sul­ta se comprometen a ce­der es­pa­cios pa­ra que es­ta se pue­da ce­le­brar y a no dar pa­sos atrás pe­se a los im­pe­di­men­tos po­lí­ti­cos y ju­rí­di­cos que plan­tee el Es­ta­do. En una in­ter­ven­ción de tono in­cen­dia­rio, Puig­de­mont car­gó con­tra la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y gran­des em­pre­sas y ase­gu­ró que el Go­bierno ya no tie­ne «to­do con­tro­la­do» pe­se a dis­po­ner de «to­do el po­der, co­mo jue­ces y fis­ca­les, di­plo­ma­cia, lob­bies eco­nó­mi­cos a los que han per­do­na­do 60.000 mi­llo­nes de eu­ros, gru­pos de co­mu­ni­ca­ción y has­ta al­can­ta­ri­llas». El vi­ce­pre­si­den­te ca­ta­lán, Oriol Jun­que­ras, tra­tó de tran­qui­li­zar a los al­cal­des so­bre las con­se­cuen­cias de sus ac­tos y ase­gu­ró que «so­lo hay una le­ga­li­dad po­si­ble, la que de­ri­va del prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co y de la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal», fren­te a la «re­pre­sión ili­mi­ta­da del Es­ta­do que se co­lap­sa».

Ca­da vez me­nos al­cal­des

Pe­se a que sus pro­cla­mas apa­re­cen ca­da vez más re­ta­do­ras, el Go­bierno con­si­de­ra que Puig­de­mont es­tá per­dien­do fuer­za y apo­yo, in­clu­so en­tre los pro­pios in­de­pen­den­tis­tas. En la Mon­cloa ex­pli­ca­ron que el ac­to con­vo­ca­do ayer que­dó muy le­jos de las ex­pec­ta­ti­vas que ha­bía crea­do el pro­pio lí­der ca­ta­lán y las aso­cia­cio­nes con­vo­can­tes, por­que el nú­me­ro de al­cal­des que par­ti­ci­pa­ron fue mu­cho me­nor del pre­vis­to. Y la gran ma­yo­ría de esos re­gi­do­res lo son de mu­ni­ci­pios pe­que­ños, por lo que no re­pre­sen­tan si­quie­ra a un ter­cio de los ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes. La por­ta­voz na­cio­nal de Ciu­da­da­nos, Inés Arri­ma­das, se­ña­ló tam­bién que los al­cal­des que apo­yan el re­fe­ren­do ile­gal de in­de­pen­den­cia «ca­da vez son me­nos» y eso es «una mues­tra más» de que la con­sul­ta «no se po­drá ha­cer». Por el con­tra­rio, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, Pablo Igle­sias, acu­só al Go­bierno de «cri­mi­na­li­zar» la mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña. «En de­mo­cra­cia, que los ciu­da­da­nos se mo­vi­li­cen ten­dría que ser nor­mal, y la cri­mi­na­li­za­ción del de­re­cho de reunión y del de­re­cho de ma­ni­fes­ta­ción nos pa­re­ce una bar­ba­ri­dad in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia», se­ña­ló Igle­sias.

«El Es­ta­do es­pa­ñol tie­ne mie­do de lo que po­da­mos de­cir y de­ci­dir. ¡Y más mie­do da­re­mos!» Carles Puig­de­mont Pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat «Ca­da vez son me­nos, y eso es una mues­tra más de que el re­fe­ren­do no se po­drá ha­cer» Inés Arri­ma­das Por­ta­voz na­cio­nal de Ciu­da­da­nos

PAU BARRENA AFP

El Go­bierno acu­só a Puig­de­mont, quien ayer ani­mó a los al­cal­des in­de­pen­den­tis­tas a coope­rar en el re­fe­ren­do, de es­tar uti­li­zan­do las cor­po­ra­cio­nes pa­ra elu­dir sus pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.