La Ca­sa del Rey atri­bu­ye a ra­zo­nes de pro­to­co­lo la au­sen­cia de Juan Car­los I en el aniver­sa­rio del 15J

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - R.G. , M.E.A.

Han si­do tres años de coha­bi­ta­ción tran­qui­la, Fe­li­pe VI se ha de­di­ca­do a rei­nar y Juan Car­los I, a lo su­yo en se­gun­do plano. Pe­ro la au­sen­cia del ex­je­fe del Es­ta­do en el ac­to con­me­mo­ra­ti­vo en el Con­gre­so de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas des­ta­pó un conflicto lar­va­do del que ya ha­bían ad­ver­ti­do cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y ex­per­tos mo­nár­qui­cos, con­ven­ci­dos de que la co­exis­ten­cia de dos re­yes sin una re­gu­la­ción le­gal y pro­to­co­la­ria po­día oca­sio­nar si­tua­cio­nes co­mo la del pa­sa­do miér­co­les.

Con la ex­cep­ción de la Zar­zue­la, na­die es­tu­vo con­for­me con la ex­clu­sión de Juan Car­los I de los fas­tos por las elec­cio­nes del 15 de ju­nio de 1977. El Go­bierno y el Con­gre­so, con dis­cre­ción, tras­la­da­ron que hu­bie­ran pre­fe­ri­do con­tar con el ex je­fe del Es­ta­do, los par­ti­dos con­si­de­ra­ron que fue un desa­cier­to y la pren­sa mos­tró una ra­ra una­ni­mi­dad en cen­su­rar la au­sen­cia.

En la Ca­sa del Rey se adu­je­ron ra­zo­nes pro­to­co­la­rias en el sen­ti­do de que no po­dían coin­ci­dir en un ac­to ins­ti­tu­cio­nal los dos mo­nar­cas por­que el re­pre­sen­tan­te de la mo­nar­quía es uno. Se ar­gu­men­tó tam­bién que el rey emé­ri­to, ca­li­fi­ca­ti­vo que no gus­ta al alu­di­do, de­jó sen­ta­do na­da más ab­di­car que no res­ta­ría pro­ta­go­nis­mo a su hi­jo. Con esa ex­cu­sa, la Zar­zue­la co­mu­ni­có a la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, el pro­to­co­lo a se­guir sin don Juan Car­los. En la Cá­ma­ra ba­ja con­ta­ban con él, y has­ta ha­bían re­suel­to su ubi­ca­ción en la tri­bu­na de ho­nor, la mis­ma que ocu­pa­ron la rei­na So­fía y la in­fan­ta Ele­na en la pro­cla­ma­ción de Fe­li­pe VI.

En otros paí­ses que se ha da­do es­ta mis­ma con­tin­gen­cia, co­mo Bél­gi­ca y Ho­lan­da, es­tá ta­sa­da has­ta el mi­lí­me­tro có­mo pro­ce­der con dos re­yes o dos rei­nas. El sa­lien­te re­du­ce su pa­pel a la mí­ni­ma ex­pre­sión. Pe­ro en Es­pa­ña, don Juan Car­los tie­ne su des­pa­cho fue­ra de la Zar­zue­la y agen­da ofi­cial, aun­que ca­da día más men­gua­da.

«Me man­da mi hi­jo»

Su prin­ci­pal co­me­ti­do son los via­jes en re­pre­sen­ta­ción de Fe­li­pe VI. «Me man­da mi hi­jo», ha co­men­ta­do en­tre ri­sas al­gu­na vez. Aun­que qui­zá su es­ta­do de áni­mo se acer­que más a la re­fle­xión que le hi­zo el ex­pre­si­den­te uru­gua­yo Jo­sé Mu­ji­ca: «Te pu­sie­ron arri­ba de un flo­re­ro».

El cri­te­rio de la Zar­zue­la es que pa­dre e hi­jo no coin­ci­dan en ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les re­le­van­tes, pe­ro ya han com­par­ti­do al­gu­nos co­mo el 300 aniver­sa­rio de la crea­ción de la Com­pa­ñía de Guar­dias Ma­ri­nas en la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar de Ma­rín el pa­sa­do 2 de ju­nio.

Se tra­ta, se­gún la Ca­sa Real, de di­fe­ren­ciar los rei­na­dos, y por eso don Juan Car­los no es­tu­vo en la pro­cla­ma­ción de Fe­li­pe VI ni en la aper­tu­ra de la XII Le­gis­la­tu­ra, las dos ve­ces an­te­rio­res en que el rey se di­ri­gió al Con­gre­so. Lle­va­dos por esa ló­gi­ca, el cri­te­rio que se im­pu­so en la con­me­mo­ra­ción de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas fue el mis­mo, sin te­ner en cuen­ta el pa­pel que ju­gó Juan Car­los I. La au­sen­cia for­zo­sa en­fa­dó al ex­je­fe del Es­ta­do. Aho­ra que­da la du­da de qué se ha­rá en di­ciem­bre del 2018 cuan­do se ce­le­bre el 40 aniver­sa­rio de la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción. MA­DRID / COL­PI­SA

El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy si­gue a día de hoy vin­cu­lan­do el fin de la dis­per­sión de pre­sos a la di­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de ETA. Fuen­tes del Eje­cu­ti­vo ex­pli­can que el ale­ja­mien­to de re­clu­sos, con­ce­bi­do pa­ra im­pe­dir la re­or­ga­ni­za­ción en las pri­sio­nes es­tá in­te­gra­do, más que en la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria, en la es­tra­te­gia an­ti­te­rro­ris­ta e in­sis­ten en que, sien­do así, se­rá «el día des­pués» de la des­apa­ri­ción de la ban­da, nun­ca an­tes, cuan­do ese ins­tru­men­to de­je de te­ner sen­ti­do. En el en­torno de Ra­joy siem­pre han re­ce­la­do de cual­quier mo­vi­mien­to que pue­da ser en­ten­di­do co­mo una con­tra­par­ti­da a ETA.

«No ha­brá na­da a cam­bio de na­da por­que na­da pue­de ha­ber», an­ti­ci­pó el pre­si­den­te el 18 de mar­zo de es­te año, co­no­ci­do el anuncio de desar­me de la ban­da.

La po­si­ción po­lí­ti­ca no ha va­ria­do. Fuen­tes del Go­bierno cen­tral y el vas­co coin­ci­den en que no hay avan­ce al­guno en es­ta ma­te­ria, pe­se a que el Eje­cu­ti­vo de Iñi­go Ur­ku­llu de­fien­de co­mo «im­pos­ter­ga­ble» abor­dar el acer­ca­mien­to una vez el co­lec­ti­vo de pre­sos (73% ) ha de­ci­di­do acep­tar las vías le­ga­les pa­ra ac­ce­der a be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios de ma­ne­ra in­di­vi­dual.

To­dos los par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción el Par­la­men­to vas­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.