El ca­li­fa­to re­co­no­ce su de­rro­ta en Mo­sul

El Es­ta­do Is­lá­mi­co tras­la­da su cuar­tel ge­ne­ral ira­quí y pa­re­ce con­fir­mar la muer­te de su lí­der

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

Unas 1.400 per­so­nas aban­do­nan ca­da día la ciu­dad, se­gún la ONU Las fuer­zas ira­quíes si­guen lim­pian­do Mo­sul de los úl­ti­mos fo­cos de re­sis­ten­cia

Tres años y tres días. Es el tiem­po trans­cu­rri­do en­tre la pro­cla­ma­ción por Abu Bakr al Bag­da­di del ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en bas­tas zo­nas de Irak y Si­ria, des­de el púl­pi­to de la mez­qui­ta de Al Nu­ri, y el re­co­no­ci­mien­to de su de­rro­ta en su gran bas­tión ira­quí, Mo­sul, e in­di­rec­ta­men­te la muer­te de su lí­der.

Mien­tras las tro­pas ira­quíes aplas­tan los úl­ti­mo fo­cos de re­sis­ten­cia de una de­ce­na de yiha­dis­tas en la ciu­dad vie­ja de Mo­sul, uno de los prin­ci­pa­les lí­de­res de EI en Irak, Abu Ba­rá al Maw­se­li, re­co­no­ció que el gru­po terrorista ha si­do de­rro­ta­do en Mo­sul y anun­ció que la cú­pu­la yiha­dis­ta ha tras­la­da­do su cuar­tel ge­ne­ral a Tal Afar, lo­ca­li­dad de Ní­ni­ve, pro­vin­cia ira­quí fron­te­ri­za con Si­ria.

La sor­pre­si­va ad­mi­sión, en un ser­món pro­nun­cia­do el vier­nes y que re­co­ge la ca­de­na Al Su­ma­ria de va­rios asis­ten­tes, tu­vo lu­gar des­pués de que el jue­ves, las fuer­zas ira­quíes to­ma­ran las rui­nas de la mez­qui­ta de Al Nu­ri, des­trui­da por los ra­di­ca­les en su hui­da, y el pri­mer mi­nis­tro, Hai­der al Aba­di, anun­cia­ra que la re­cu­pe­ra­ción del tem­plo era «el fin del fal­so Es­ta­do de Dáesh [acró­ni­mo ára­be del EI]».

Du­ran­te el ser­món del vier­nes, otro al­to car­go yiha­dis­ta, el ase­sor Abu Qu­tai­ba, pa­re­ció con­fir­mar la muer­te Abu Bakr al Bag­da­di. Se­gún re­co­ge Ira­qi News, Qu­tai­ba «rom­pió a llo­rar» cuan­do «bal­bu­ceó unas pa­la­bras» que su­ge­rían la muer­te del au­to­pro- cla­ma­do ca­li­fa en su dis­cur­so, se­gún re­la­tó uno de los asis­ten­tes. Ru­sia anun­ció la muer­te de Al Bag­da­di en un bom­bar­deo de sus ca­zas el pa­sa­do 28 de ma­yo cer­ca de la ciu­dad si­ria de Ra­qa, pe­ro nin­gu­na fuen­te ha po­di­do con­fir­mar la in­for­ma­ción.

Ocho me­ses des­pués del ini­cio de la ofen­si­va pa­ra li­be­rar Mo­sul, Bag­dad hi­zo coin­ci­dir el anuncio de la vic­to­ria so­bre los yiha­dis­tas con el ter­cer aniver­sa­rio del es­ta­ble­ci­mien­to del ca­li­fa­to is­lá­mi­co. La re­con­quis­ta ha si­do po­si­ble gra­cias al apo­yo por ai­re de la coa­li­ción que li­de­ra Es­ta­dos Uni­dos

Hui­da de ci­vi­les

y en tie­rra a las tro­pas de éli­te ira­quíes, las CTS, crea­das y en­tre­na­das por Washington. A ellos hay que su­mar el pa­pel cla­ve de la Uni­da­des de Mo­vi­li­za­ción Po­pu­lar, las mi­li­cias chiíes que han con­ta­do con el ase­so­ra­mien­to de al­tos man­dos de los Guardianes de la Re­vo­lu­ción ira­ní. Pe­se a los anun­cios ofi­cia­les, los com­ba­tes con­ti­núan en el cen­tro his­tó­ri­co. Ayer las fuer­zas ira­quíes con­so­li­da­ban su pre­sen­cia en la Ciu­dad Vie­ja con la li­be­ra­ción de otros dos distritos, mien­tras los ci­vi­les si­guen sor­tean­do las mon­ta­ñas de es­com­bros y las ba­las en las es­tre­chas ca­lle­jue­las en su hui­da del in­fierno. Unas 1.400 per­so­nas aban­do­nan ca­da día la par­te oes­te de Mo­sul, se­gún la ONU, y son mu­chos los que se han te­ni­do que ali­men­tar con hier­bas du­ran­te se­ma­nas.

La má­xi­ma preo­cu­pa­ción es la si­tua­ción de los mi­les de ci­vi­les tan­to los que si­guen atra­pa­dos en la zo­na co­mo los que hu­yen de los com­ba­tes. «Cuan­do co­men­za­mos en el es­te de Mo­sul te­nía­mos ca­sos de malnu­tri­ción, un al­to nú­me­ro de per­so­nas con trau­mas, ha­bían pre­sen­cia­do mu­cha vio­len­cia. Y en el oes­te de la ciu­dad ha si­do mu­cho peor. La ta­sa de malnu­tri­ción es el do­ble de al­ta que en el es­te y el gra­do de su­fri­mien­to es ex­tre­mo», ase­gu­ra Fred Cus­sigh, je­fe de la ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos en Erbil.

Un por­ta­voz de las uni­da­des de Res­pues­ta Rá­pi­da, Ab­du­la­mir al Moha­ma­di, di­jo a Efe que los uni­for­ma­dos li­be­ra­ron a cuar­to mu­je­res de la mi­no­ría ya­zi­dí que los yiha­dis­tas man­te­nían se­cues­tra­das, así co­mo a 20 ci­vi­les mu­sul­ma­nes me­no­res de edad, que ha­bían si­do re­te­ni­dos por el EI pa­ra ser usa­dos co­mo es­cu­dos hu­ma­nos du­ran­te las ba­ta­llas.

La or­ga­ni­za­ción Hu­man Rights Watch (HRW) de­nun­ció que han au­men­ta­do las acu­sa­cio­nes con­tra las fuer­zas ira­quíes por mal­tra­tar y ma­tar a hom­bres y me­no­res que hu­yen de Mo­sul du­ran­te la úl­ti­ma fase de la ba­ta­lla, y ha ins­ta­do al Go­bierno a in­ves­ti­gar los pre­sun­tos crí­me­nes.

ALAA AL-MARJANI REUTERS

Cien­tos de fa­mi­lias car­gan con sus hi­jos y sus en­se­res en su hui­da por las mon­ta­ñas de es­com­bros en que se ha con­ver­ti­do la Ciu­dad Vie­ja de Mo­sul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.