Eu­ro­pa des­pi­de con un fu­ne­ral de Es­ta­do al «pa­trio­ta» Helmut Kohl

Ma­cron y Mer­kel to­man el tes­ti­go pa­ra abrir un nue­vo ca­pí­tu­lo del eje fran­co­ale­mán

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - CRISTINA POR­TEI­RO

Ar­tí­fi­ce de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na, fuer­za mo­triz del eu­ro y pa­drino de las am­plia­cio­nes al Es­te. Es la Eu­ro­pa que de­ja Helmut Kohl. «Des­can­sa en paz, fiel ami­go», le deseó ayer el pre­si­den­te de la Comisión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, du­ran­te las exe­quias en ho­nor al ex­can­ci­ller ale­mán, fa­lle­ci­do el 16 de ju­nio. El pri­mer fu­ne­ral de Es­ta­do que ce­le­bra la UE en su his­to­ria.

Con el himno eu­ro­peo so­nan­do en la se­de de la Eu­ro­cá­ma­ra en Es­tras­bur­go, je­fes de Es­ta­do, pri­me­ros mi­nis­tros, ex­di­ri­gen­tes (co­mo Ni­co­las Sar­kozy y Sil­vio Ber­lus­co­ni), co­mi­sa­rios y fi­gu­ras em­ble­má­ti­cas de la po­lí­ti­ca die­ron un úl­ti­mo adiós al eu­ro­peo «in­can­sa­ble». Fren­te a su fé­re­tro, com­par­tie­ron al­gu­nos de los re­cuer­dos que ayu­da­ron a for­jar su le­yen­da. «Fue un gran eu­ro­peo, es­ta­dis­ta y pa­la­dín de la de­mo­cra­cia», ad­mi­tió el pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, Antonio Ta­ja­ni. A es­tas al­tu­ras na­die du­da de que al ale­mán se le guar­da­rá un pues­to de ho­nor en el pan­teón de la UE. «Nos aban­do­na un gi­gan­te de la pos­gue­rra (...) Un pa­trio­ta ale­mán y eu­ro­peo», la­men­tó Junc­ker. El lu­xem­bur­gués hi­zo re­pa­so de to­da su vi­da po­lí­ti­ca e in­sis­tió en que no so­lo fue ar­qui­tec­to de la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na tam­bién lo fue de la re­con­ci­lia­ción de Eu­ro­pa con su his­to­ria y su geo­gra­fía: «Lo vi llo­rar en el 1998, cuan­do se de­ci­dió am­pliar la UE al Es­te. Di­jo so­llo­zan­do que era un pri­vi­le­gio co­mo can­ci­ller po­der vi­vir ese día des­pués de to­da la des­gra­cia que Ale­ma­nia le ha­bía apor­ta­do a Eu­ro­pa». Sus es­fuer­zos y de­ter­mi­na­ción por de­rrum­bar el mu­ro in­vi­si­ble que di­vi­día al con­ti­nen­te fue­ron re­co­no­ci­dos por el pre­si­den­te del Con­se­jo, Do­nald Tusk. Kohl tam­bién fue un fer­vien­te de­fen­sor de la re­con­ci­lia­ción fran­co­ale­ma­na, una ta­rea ar­dua pla­ga­da de du­das y des­con­fian­zas que a ba­se de vo­lun­tad, au­to­crí­ti­ca y con­ven­ci­mien­to lo­gró vo­la­ti­li­zar con una fo­to que pa­só a la his­to­ria: él y Fra­nçois Mit­te­rrand co­gi­dos de la mano en Ver­dún pa­ra ren­dir ho­me­na­je a las víc­ti­mas fran­ce­sas y ale­ma­nas de la cruen­ta ba­ta­lla. «No per­mi­tía que nos en­ce­rrá­se­mos en na­cio­na­lis­mos, nos ins­ta­ba a pen­sar a la eu­ro­pea, a vi­vir el pa­trio­tis­mo con otros y no con­tra otros», ad­mi­tió Junc­ker.

Fe­li­pe Gon­zá­lez en­sal­zó la «leal­tad» y el «sen­ti­do his­tó­ri­co y so­cial» de su «ami­go», ade­más de agra­de­cer la ayu­da que pres­tó a Es­pa­ña en pre­sen­cia de los re­yes emé­ri­tos, Jo­sé Ma­ría Az­nar y el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Al­fon­so Das­tis. Bill Clin­ton (pre­sen­te al igual que el pri­mer mi­nis­tro ru­so, Di­mi­tri Med­vé­dev, a pe­ti­ción de la viu­da de Kohl) se des­hi­zo en elo­gios: «Me en­can­ta­ba es­te hom­bre por­que te­nía ape­ti­tos gi­gan­tes­cos, qui­so crear un mun­do en el que na­die do­mi­na­ra a los de­más. Un mun­do en el que pri­ma­ra la co­la­bo­ra­ción en lu­gar del conflicto», ase­gu­ró an­tes de re­cor­dar que «to­dos mo­ri­re­mos al­gún día, lo im­por­tan­te es el le­ga­do que de­je­mos a nues­tros hi­jos».

Li­de­rar Eu­ro­pa

Y ese le­ga­do es el que quie­ren con­ser­var sus su­ce­so­res. Los dis­cur­sos de An­ge­la Mer­kel y Em­ma­nuel Ma­cron se ale­ja­ron del lu­to y la nos­tal­gia pa­ra apun­tar ha­cia el fu­tu­ro de la UE, si­guien­do la es­te­la de Kohl: «No hay ra­zo­nes pa­ra re­sig­nar­nos, sino pa­ra ser rea­lis­tas y op­ti­mis­tas (...) Son los idea­les ilu­mi­na­dos por la amis­tad los que fra­guan nues­tros pro­yec­tos y ha­cen que sean du­ra­de­ros, por eso Mer­kel y yo que­re­mos trans­for­mar es­ta idea en reali­dad», sos­tu­vo el pre­si­den­te fran­cés an­tes de es­tre­char la mano de la can­ci­ller ale­ma­na, quien re­cor­dó có­mo el es­fuer­zo to­zu­do de su pre­de­ce­sor cam­bió la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas que vi­vían de­trás del mu­ro de Ber­lín. «Tam­bién cam­bió mi vi­da. Que yo es­té aquí hoy es al­go que tam­bién de­ci­dió Kohl. Aho­ra nos to­ca se­guir ese le­ga­do», zan­jó. El eje fran­co­ale­mán abre un ca­pí­tu­lo nue­vo de su his­to­ria. Vuelve a ro­dar, lla­ma­do una vez más a li­de­rar la UE.

PA­TRICK HERTZOG AFP

Bill Clin­ton abra­za al rey Juan Car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.