El lí­der de CC.OO. se «de­ja­rá la piel» por cam­biar un mar­co la­bo­ral «in­jus­to»

Unai Sor­do se po­ne co­mo re­to más in­me­dia­to in­fluir en los Pre­su­pues­tos del 2018

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - LU­CÍA PA­LA­CIOS

De­fien­de una ren­ta uni­ver­sal ga­ran­ti­za­da pa­ra que na­die cai­ga en la ex­clu­sión El su­ce­sor de Fer­nán­dez To­xo abo­gó por un sin­di­ca­to a la ofen­si­va

Con un «gran ho­nor» y una «enor­me res­pon­sa­bi­li­dad». Así se sien­te el re­cién pro­cla­ma­do nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del prin­ci­pal sin­di­ca­to del país. Unai Sor­do, que has­ta aho­ra era el lí­der de CC. OO. en el País Vas­co, pro­me­tió ayer, du­ran­te el dis­cur­so de clau­su­ra del on­ce Con­gre­so Con­fe­de­ral de la or­ga­ni­za­ción, que la nueva di­rec­ción «se va de­jar la piel y a po­ner to­do lo me­jor pa­ra re­sol­ver los enor­mes re­tos que el sin­di­ca­to y el mun­do del tra­ba­jo tie­nen por de­lan­te». Y, a su en­ten­der, tres ocu­pan un pues­to es­pe­cial: cam­biar el mar­co la­bo­ral, in­fluir en los Pre­su­pues­tos del 2018 y su­bir los im­pues­tos a las em­pre­sas.

No es na­da nue­vo que los sin­di­ca­tos abo­guen por de­ro­gar la re­for­ma la­bo­ral y así lo desea el su­ce­sor de Ig­na­cio Fer­nán­dez To­xo. Pe­ro va más allá: apues­ta por cam­biar un mo­de­lo la­bo­ral «tre­men­da­men­te in­jus­to, se­gre­ga­dor e in­efi­cien­te eco­nó­mi­ca­men­te». Lo de­jó cla­ro en su pri­mer dis­cur­so ante los ca­si 800 de­le­ga­dos que le acla­ma­ban. «Cla­ro que hay que de­ro­gar las par­tes cen­tra­les de las re­for­mas del 2010 y 2012, pe­ro so­bre to­do hay que cons­truir un nue­vo mar­co», ex­pli­có Sor­do, que cri­ti­có la ele­va­da tem­po­ra­li­dad que exis­te en Es­pa­ña y que la for­ma en que las em­pre­sas se en­fren­tan a cual­quier pro­ble­ma del ci­clo o de la adap­ta­ción tec­no­ló­gi­ca se ba­se en des­pe­dir a los tra­ba­ja­do­res. Y lo hi­zo de­lan­te de la mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, que acu­dió al ac­to de clau­su­ra y re­sal­tó la «vo­lun­tad» y el «com­pro­mi­so» del Go­bierno de «po­ten­ciar el diá­lo­go so­cial pa­ra tra­ba­jar jun­tos por los es­pa­ño­les».

Pe­ro Sor­do no se ame­dren­tó por su pre­sen­cia y pi­dió cam­biar el mo­de­lo «por jus­ti­cia so­cial y por efi­ca­cia eco­nó­mi­ca». Ani­mó a ir ha­cia es­que­mas que evi­ten des­pi­dos, al­go que se pu­do ha­cer an­tes de la im­plan­ta­ción de es­tas re­for­mas. «Hay que cam­biar esa iner­cia, por­que es ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar las di­fe­ren­cias que se es­tán dan­do en el mun­do del tra­ba­jo», en­tre las que hi­zo es­pe­cial hin­ca­pié en la bre­cha de gé­ne­ro. En esa lí­nea, pa­ra tra­tar de de­jar atrás lo que has­ta aho­ra era un sin­di­ca­to bas­tan­te «mas­cu­li­ni­za­do», apun­tó que la in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res a la or­ga­ni­za­ción es una ne­ce­si­dad «que no se pue­de apla­zar». Y a mo­do de ejem­plo ala­bó que en la nueva eje­cu­ti­va de CC.OO. pre­do­mi­nen las mu­je­res: de 15 miem­bros, 8 son mu­je­res y 7 hom­bres.

Y es que Sor­do es cons­cien­te de que el mun­do ha cam­bia­do. «Nos en­fren­ta­mos a una reali­dad dis­tin­ta a la que se for­jó el sin­di­ca­to y a la que nos en­fren­tá­ba­mos al ini­cio de es­ta bru­tal cri­sis eco­nó­mi­ca», apun­tó, en­fa­ti­zan­do que «la cla­se tra­ba­ja­do­ra ha mu­ta­do, es más va­ria­da y se re­la­cio­na dis­tin­to, y el sin­di­ca­to tie­ne que tra­tar de in­te­grar­la en la or­ga­ni­za­ción».

Ele­men­tos de sin­di­ca­li­za­ción

Ante es­ta nueva reali­dad, ani­mó a bus­car ele­men­tos de sin­di­ca­li­za­ción en los cen­tros de tra­ba­jo, ha­cer una apues­ta real por la igual­dad y lo­grar un sin­di­ca­to a la ofen­si­va.

Pa­ra fre­nar las de­sigual­da­des, abo­ga por lu­char por un sis­te­ma fis­cal po­ten­te que ga­ran­ti­ce unos ser­vi­cios pú­bli­cos y que ha­ga una re­dis­tri­bu­ción de las ren­tas jus­ta. Así, pu­so en­ci­ma de la me­sa la ne­ce­si­dad de re­pen­sar el im­pues­to de so­cie­da­des, por­que no es de re­ci­bo que ese gra­va­men es­té por de­ba­jo de lo que pa­gan los tra­ba­ja­do­res en sus nó­mi­nas. «Es un dis­pa­ra­te», pun­tua­li­zó. Pe­ro en es­te pun­to se des­mar­có de la pro­pues­ta de UGT de crear un im­pues­to a los robots y di­jo que no es lo más ade­cua­do in­tro­du­cir im­pues­tos a la me­jo­ra tec­no­ló­gi­ca, que al fin y al ca­bo es lo que per­mi­te me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos. «No se tra­ta de freír a las em­pre­sas a im­pues­tos, sino de te­ner una die­ta fis­cal equi­li­bra­da y fo­men­tar la rein­ver­sión pro­duc­ti­va», afir­mó.

Pre­su­pues­tos

Otro de los re­tos es in­ci­dir en el de­ba­te pre­su­pues­ta­rio que ma­ña­na se ini­cia con la apro­ba­ción del te­cho de gas­to. Sor­do de­jó cla­ro que quie­ren ju­gar un pa­pel re­le­van­te en la ela­bo­ra­ción de los Pre­su­pues­tos pa­ra el 2018 y así se lo di­rá al pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, en la reunión que man­ten­drá con él en La Mon­cloa. «Que­re­mos ju­gar un pa­pel en la dis­tri­bu­ción se­cun­da­ria de la ri­que­za y en la dis­tri­bu­ción de la fis­ca­li­dad», reite­ró. Y pa­ra dis­tri­buir me­jor esa ri­que­za, ha­bló de la ne­ce­si­dad de lo­grar un pac­to sa­la­rial cuan­to an­tes, que ha­ga de guía pa­ra las ne­go­cia­cio­nes que que­dan pen­dien­tes y que sir­va pa­ra me­jo­rar el po­der de com­pra de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, so­bre to­do de los que tie­nen suel­dos más ba­jos.

Igual­men­te, mos­tró su preo­cu­pa­ción por el mo­de­lo ac­tual de pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, «que no re­suel­ve el pa­ro de lar­ga du­ra­ción», un te­ma que le «qui­ta el sue­ño». Pro­me­tió tra­ba­jar por «un sis­te­ma de ren­tas más ofen­si­vo» y de­fen­dió la crea­ción de una ren­ta uni­ver­sal ga­ran­ti­za­da.

BA­LLES­TE­ROS

Sor­do en­tre­gó una ca­mi­se­ta del Ba­rça con su nom­bre a su an­te­ce­sor en el car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.