UGT ani­ma a su «sin­di­ca­to her­mano» a man­te­ner la uni­dad de ac­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía -

Los dos prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos del país quie­ren se­guir her­ma­na­dos en es­ta nueva eta­pa que co­mien­za en CC. OO. «La suer­te de CC. OO. y UGT va muy uni­da», ad­mi­tió el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UGT, Pe­pe Ál­va­rez, du­ran­te la des­pe­di­da del que ha si­do du­ran­te más de un año su com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas, Ig­na­cio Fer­nán­dez To­xo. Hi­zo así hin­ca­pié —du­ran­te su dis­cur­so en el Con­gre­so de CC. OO.— en que lo que ha­ce mal una or­ga­ni­za­ción tie­ne re­per­cu­sio­nes en el con­jun­to. Por eso Ál­va­rez ani­mó a «po­ner las lu­ces lar­gas, ver las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro y cen­trar las ener­gías en aque­llas co­sas que que­re­mos cam­biar». «Tenemos un ca­mino lar­go, im­por­tan­te pa­ra el sin­di­ca­lis­mo es­pa­ñol, y nos tenemos que mo­ver», de­fen­dió el sin­di­ca­lis­ta, que re­sal­tó la obli­ga­ción de man­te­ner y tra­ba­jar la uni­dad de ac­ción co­mo prin­ci­pal va­lor.

Un año lar­go de tran­si­ción

Mu­chas co­sas han cam­bia­do des­de que Pe­pe Ál­va­rez to­mó las rien­das des­pués de 22 años con Cán­di­do Mén­dez co­mo lí­der. De eso ha­ce ya al­go más de un año, cuan­do en el 42 Con­gre­so de la or­ga­ni­za­ción fue ele­gi­do tras una ajus­ta­da vo­ta­ción. Trans­pa­ren­cia y éti­ca fue­ron los dos ejes so­bre los que qui­so cons­truir un nue­vo sin­di­ca­to, dos va­lo­res im­por­tan­tes en un mo­men­to en que su repu­tación y cre­di­bi­li­dad es­ta­ban fuer­te­men­te da­ña­das por los ca­sos de corrupción que sa­lie­ron a la luz, co­mo los ERE en An­da­lu­cía, los cur­sos de for­ma­ción, o el es­cán­da­lo de las tar­je­tas black. Por eso pu­so en mar­cha en ma­yo un por­tal de trans­pa­ren­cia, don­de, en­tre otras co­sas, se re­fle­jan los in­gre­sos y gas­tos de la or­ga­ni­za­ción. A su vez, ha es­ta­ble­ci­do un código éti­co a sus miem­bros. In­tere­sa­ba ac­tuar pron­to en los ca­sos de corrupción, y así se ha he­cho tras la re­cien­te impu­tación de quien fue­ra un his­tó­ri­co del sin­di­ca­lis­mo, Jo­sé Án­gel Fer­nán­dez Vi­lla.

Con Ál­va­rez tam­bién ha co­men­za­do un plan eco­nó­mi­co pa­ra sa­near el con­jun­to de la or­ga­ni­za­ción (hay fe­de­ra­cio­nes que van bien y otras, mal) y ra­cio­na­li­zar de es­ta for­ma las cuen­tas. Así, se ha lle­va­do a ca­bo un pro­ce­so de adel­ga­za­mien­to de las es­truc­tu­ras pa­ra lo­grar ma­yor efi­cien­cia y las seis fe­de­ra­cio­nes que ha­bía se han re­du­ci­do a tres: ser­vi­cios pri­va­dos, pú­bli­cos e in­dus­tria.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de UGT aho­ra es re­si­tuar al sin­di­ca­to en la so­cie­dad, re­du­cir la desafec­ción (ha per­di­do 220.000 afi­lia­dos con la cri­sis) y dispu­tar a CC.OO. el li­de­raz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.