¡Aten­to!: los gas­tos de un co­che par­ti­cu­lar po­drían de­du­cir

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía -

Us­te­des ya sa­ben que la nor­ma­ti­va tri­bu­ta­ria es­ta­ble­ce que cuan­do un con­tri­bu­yen­te em­plea el vehícu­lo, tan­to pa­ra uso par­ti­cu­lar co­mo de la em­pre­sa, el gas­to no es de­du­ci­ble en el IRPF y so­lo es par­cial­men­te de­du­ci­ble a efec­tos de IVA. Tam­po­co lo son los des­em­bol­sos de­ri­va­dos del ro­da­je del co­che (com­bus­ti­ble, re­pa­ra­cio­nes, pea­jes y pár­king). De he­cho una con­sul­ta vin­cu­lan­te (la V091-14) ad­vier­te de que «la de­du­ci­bi­li­dad de los gas­tos de apar­ca­mien­to, au­to­pis­tas, ga­so­li­na, et­cé­te­ra, que­da­rá con­di­cio­na­da a que el vehícu­lo ten­ga la con­si­de­ra­ción de ele­men­to pa­tri­mo­nial afec­to a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca desa­rro­lla­da». Y pa­ra que el automóvil ten­ga esa con­si­de­ra­ción, se­ría ne­ce­sa­ria —di­ce la con­sul­ta vin­cu­lan­te— la afec­ta­ción ex­clu­si­va a la ac­ti­vi­dad. En ca­so con­tra­rio, no se pue­den uti­li­zar pa­ra re­du­cir la fac­tu­ra fis­cal.

¿Qué ha cam­bia­do?

Sin em­bar­go, las co­sas pue­den es­tar cam­bian­do y, en es­ta oca­sión, en be­ne­fi­cio de los con­tri­bu­yen­tes. ¿Por qué? Una re­so­lu­ción del 21 de ju­nio del 2016 del Tri­bu­nal Eco­nó­mi­co Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Va­len­cia ha­ce una nueva in­ter­pre­ta­ción so­bre los gas­tos aso­cia­dos al vehícu­lo y su de­du­ci­bi­li­dad fis­cal. Con­si­de­ra que «esos gas­tos no pue­den ne­gar­se sin más por­que el co­che en cues­tión es­té par­cial­men­te afec­to a la ac­ti­vi­dad, ya que de es­ta ma­ne­ra es­ta­mos dis­cri­mi­nan­do de for­ma in­jus­ti­fi­ca­da al con­tri­bu­yen­te que usa su vehícu­lo pa­ra el desa­rro­llo de su ac­ti­vi­dad, res­pec­to a otros me­dios de trans­por­te, por ejem­plo ta­xi o me­tro». Pe­ro que nin­gu­na de las 22.600 me­dia­nas em­pre­sas que po­drían be­ne­fi­ciar­se de la me­di­da em­pie­ce a to­car pal­mas. Co­mo sub­ra­ya Da­vid Gar­cía, res­pon­sa­ble fis­cal de la con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal Ay­ming, «que­da por ver si es­ta es una opi­nión ais­la­da o va a es­ta­ble­cer un cri­te­rio se­gui­do de for­ma ge­ne­ra­li­za­da por la Agen­cia Tri­bu- ta­ria». Hay que es­pe­rar a la de­ci­sión que to­me el Tri­bu­nal Eco­nó­mi­co Ad­mi­nis­tra­ti­vo Cen­tral, que has­ta el mo­men­to no se ha pro­nun­cia­do. No obs­tan­te, Gar­cía cree que «es ló­gi­co pen­sar que es­tos gas­tos de­ben ser par­cial­men­te de­du­ci­bles con in­de­pen­den­cia de que el co­che es­té to­tal­men­te afec­to o no. Así las co­sas la pre­gun­ta se­ría: ¿Qué de­ben de ha­cer los afec­ta­dos por la me­di­da? Lo más pru­den­te es es­pe­rar a ver qué re­suel­ve el tri­bu­nal cen­tral. Aho­ra bien, si al­guien se atre­ve a ha­cer la de­duc­ción de los gas­tos del co­che de­be apor­tar to­da la do­cu­men­ta­ción que le sir­va de prue­ba. Qui­zá ten­ga suer­te y la Agen­cia Tri­bu­ta­ria le acep­te lo pre­sen­ta­do y, si no se lo acep­ta, tam­po­co se ge­ne­ra un pro­ble­ma irre­ver­si­ble, ya que, se­gún el con­sul­tor, no hay mo­ti­vos pa­ra san­ción. A mo­do de ejem­plo, Ay­ming cal­cu­la que el aho­rro fis­cal que un pro­fe­sio­nal li­be­ral po­dría ob­te­ner con un gas­to men­sual de 250 eu­ros en com­bus­ti­ble pa­ra des­pla­za­mien­tos de tra­ba­jo, 100 eu­ros en pea­jes y pár­kings y 700 eu­ros en gas­tos de man­te­ni­mien­to es de 4.900 eu­ros, can­ti­dad si­mi­lar al mí­ni­mo per­so­nal que tie­ne un con­tri­bu­yen­te en su IRPF. Oja­lá que no ha­ya que es­pe­rar a sep­tiem­bre pa­ra que Ha­cien­da se pro­nun­cie. Y si lo ha­ce, que ten­ga en cuen­ta que el man­te­ni­mien­to de la nor­ma es lo más di­fí­cil de jus­ti­fi­car, ya que cuan­do se usa trans­por­te pú­bli­co, por ejem­plo, no se pa­ga man­te­ni­mien­to del au­to­bús.

ILUS­TRA­CIÓN MA­RÍA PE­DRE­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.