«El re­par­to de cuo­tas no es ina­mo­vi­ble»

Di­ce que no hay na­da más frus­tran­te que pe­dir más cu­po y te­ner que es­cu­char re­pro­ches por no con­su­mir­los to­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Marítima - ESPE ABUÍN

«¿Pes­ca de ba­su­ras? ¿Por qué no? Si no hay quien pue­da ha­cer­lo me­jor»

Al­ber­to López-Asen­jo (Ávi­la, 1961) lle­ga ha­blan­do de la es­tra­te­gia de com­pe­ti­ti­vi­dad que es­tán ela­bo­ran­do, de cre­ci­mien­to azul, de igual­dad, tra­ba­jo res­pon­sa­ble, con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les... Y sa­can­do pe­cho por­que Es­pa­ña ha si­do ca­paz de re­ver­tir la si­tua­ción y ser con­si­de­ra­do co­mo lí­der en la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal, no re­gu­la­da y no do­cu­men­ta­da (IUU). —Pre­su­mi­mos de en­ca­be­zar la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal, los ar­ma­do­res di­cen es­tar más per­se­gui­dos que los nar­cos y el Tri­bu­nal de Cuen­tas de la UE aún ve de­fi­cien­cias en el con­trol. ¿Lo en­tien­de? —El Tri­bu­nal de Cuen­tas no di­ce que el con­trol sea de­fi­cien­te, sino que se tar­da de­ma­sia­do en gra­bar los da­tos. El vo­lu­men de da­tos (de po­si­cio­na­mien­to, de cap­tu­ras...) que se ma­ne­ja es muy im­por­tan­te, el fa­mo­so big da­ta, y ya es­ta­mos tra­ba­jan­do con em­pre­sas con­sul­to­ras pa­ra co­rre­gir la si­tua­ción. Y aun­que ese in­for­me nos de­ja en mu­cha me­jor si­tua­ción que otros paí­ses ana­li­za­dos, ya nos he­mos mar­ca­do el pla­zo pa­ra que a me­dia­dos del 2018 es­té re­suel­to. —¿Có­mo afec­ta­rá el uso del ‘big da­ta’? ¿Ha­brá ma­yor mar­ca­je? —Es­ta­mos tra­ba­jan­do en un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que va­ya apren­dien­do de sus erro­res. Lo que se lla­ma in­te­li­gen­cia en la ins­pec­ción. Cru­za­rá da­tos y aler­ta­rá cuan­do apre­cie una ano­ma­lía. Ese tra­ba­jo, que en el ca­so de las ope­ra­cio­nes Spa­rrow se ha te­ni­do que ha­cer de for­ma ca­si ar­te­sa­nal, se rea­li­za­ría aho­ra con he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas. Ha­bla­mos de pes­ca IUU, pe­ro el big da­ta tam­bién se­rá útil pa­ra me­jo­rar la ges­tión de las pes­que­rías, ha­cer es­tu­dios de flo­ta, aná­li­sis de de­pen­den­cia de una es­pe­cie... Es­ta­mos ante una se­rie de re­tos don­de la ges­tión de to­da es­ta in­for­ma­ción, lo que es el co­no­ci­mien­to, va a ser cla­ve pa­ra de­ter­mi­nar con ma­yor gra­do de pre­ci­sión el im­pac­to so­cio­eco­nó­mi­co de me­di­das co­mo los des­car­tes o las pro­pues­tas de re­par­to de es­pe­cies pes­que­ras. —¿Per­mi­ti­rá tam­bién re­sol­ver los pro­ble­mas del re­cuen­to de cu­pos, cie­rres abrup­tos de pes­que­rías o la es­ca­sez de cuo­tas? —Ahí hay va­rias cues­tio­nes. Una es la no uti­li­za­ción ple­na de las cuo­tas. Los cu­pos, en Eu­ro­pa, es- tán de­fen­di­dos so­bre un cri­te­rio de sos­te­ni­bi­li­dad, por lo que, no con­su­mir­los to­dos, es un ac­to que di­ce po­co de nues­tra ca­pa­ci­dad de ges­tión eco­nó­mi­ca y bús­que­da de ren­ta­bi­li­dad en nues­tras em­pre­sas. Por tan­to, ahí lo que hay que bus­car es dar la má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad pa­ra que esos so­bran­tes pue­dan ser apro­ve­cha­dos. No hay na­da más frus­tran­te que cuan­do uno va a pe­dir al co­mi­sa­rio un au­men­to de cuo­ta, es­te te di­ga: ‘¿Pa­ra qué quie­res más, si no has con­su­mi­do la que tie­nes asig­na­da?’ —¿Pe­ro eso no es cul­pa de la Ad­mi­nis­tra­ción, por ha­ber cal­ca­do la fór­mu­la de re­par­to de Eu­ro­pa? —Por eso di­go. Va­mos a co­rre­gir­lo con me­ca­nis­mos de fle­xi­bi­li­dad. Por ejem­plo, hay una nor­ma­ti­va en el Can­tá­bri­co No­roes­te que im­pi­de que se pue­dan ha­cer trans­fe­ren­cias an­tes del 1 de oc­tu­bre. ¿Por qué? Va­mos a va­lo­rar si se pue­den ha­cer an­tes trans­fe­ren­cias en­tre provincias o au­to­no­mías. Si tenemos ele­men­tos de ges­tión te­le­má­ti­ca que per­mi­ten co­no­cer el con­su­mo ca­si en tiem­po real, hay que apro­ve­char­los. La ley da de pla­zo has­ta 6 se­ma­nas pa­ra en­viar las no­tas de ven­ta, pe­ro hay apli­ca­cio­nes que per­mi­ten co­no­cer­las al ins­tan­te. —¿Có­mo se re­sol­ve­rá en la ba­ju­ra la au­sen­cia de me­dios te­le­má­ti­cos? —La ba­ju­ra ven­de en lon­ja. Bas­ta con que nos en­víen esa co­mu­ni­ca­ción. Du­do que no ha­ya na­die en la co­fra­día con un or­de­na­dor o un te­lé­fono mó­vil ca­paz de de­cir al mo­men­to que se ha ven­di­do tan­to ju­rel, tan­ta ca­ba­lla, tan­ta an­choa... —¿Por qué no se ha co­rre­gi­do ya y si­gue ha­bien­do cie­rres abrup­tos de pes­que­rías? —Es­ta­mos pre­sen­tan­do el sis­te­ma y nos he­mos da­do es­te mes de prue­ba. A ve­ces los pro­ce­sos se tie­nen que ir con­so­li­dan­do. He pe­di­do a mi equi­po que to­me con­cien­cia de que va­mos a te­ner que ha­cer una apues­ta muy fir­me en tec­no­lo­gía, tan­to pa­ra la ges­tión co­mo pa­ra crear una pla­ta­for­ma de in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias y de in­for­ma­ción. Es­ta­mos ha­blan­do en el mar­co de la es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to azul, don­de la pes­ca, le­jos de es­tar en­cap­su­la­da o ser con­si­de­ra­da al­go ex­tra­ño, tie­ne que in­te­grar­se en el pro­ce­so pa­ra que co­exis­tan las ac­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les con las novedosas, co­mo la bio­tec­no­lo­gía o las ener­gías ma­ri­nas, dar pa­so a ini­cia­ti­vas mix­tas. Por ejem­plo, se es­tán lan­zan­do pro­pues­tas de pes­ca de ba­su­ras. Los que me­jor sa­ben cap­tu­rar cual­quier co­sa que es­té en el mar son los pes­ca­do­res y, si con el res­ca­te o la cap­tu­ra de plás­ti­cos eso se va a me­jo­rar la sa­lud del me­dio am­bien­te, ¿por qué no lan­zar pro­yec­tos pa­ra que los bar­cos pue­dan de­di­car­se a eso? —¿A pes­car bo­te­llas de plás­ti­co en vez de xar­das? —No se es­tá di­cien­do que de­jen de pes­car ju­rel en la épo­ca que les co­rres­pon­de, pe­ro sí cuan­do ha­yan aca­ba­do sus cam­pa­ñas. En vez de bus­car a quien pres­te ese ser­vi­cio, ¿por qué no de­di­car qui­zás un mes a la re­cu­pe­ra­ción de ba­su­ras? Ló­gi­ca­men­te ten­drán que re­ci­bir una com­pen­sa­ción por ello. En el Me­di­te­rrá­neo, plás­ti­cos y me­du­sas son la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción. —Se ve que en Ga­li­cia so­mos más tra­di­cio­na­les. Aquí si­gue preo­cu­pan­do el re­par­to de cuo­tas. ¿Es­tá mal he­cho? ¿Có­mo se va a arre­glar el caos en el Can­tá­bri­co? —Cuan­do se ha­ce un re­par­to es­tá cla­ro que to­do el mun­do as­pi­ra a te­ner el má­xi­mo po­si­ble, el pro­ble­ma es que los re­cur­sos son li­mi­ta­dos. Ha sa­li­do la sen­ten­cia con­tra el plan de ges­tión del Can­tá­bri­co y, aun­que no ha en­tra­do en cues­tio­nes de for­ma, sí es im­por­tan­te ver cuál es el im­pac­to real y el nivel de de­pen­den­cia de las dis­tin­tas mo­da­li­da­des de flo­ta. La Ad­mi­nis­tra­ción no con­si­de­ra que el re­par­to sea ina­mo­vi­ble, por eso he pe­di­do es­tu­dios y eva­lua­cio­nes in­de­pen­dien­tes. Vol­vien­do al prin­ci­pio de la con­ver­sa­ción, te­ner una me­jor ges­tión de da­tos y un me­jor co­no­ci­mien­to de la ges­tión de esos da­tos nos pue­den dar pau­tas orien­ta­do­ras. Lo que me pa­re­ce arries­ga­do es re­par­tir sin que es­te­mos de acuer­do y ni si­quie­ra ten­ga­mos un aná­li­sis. Cuan­do ha­bla­mos del re­par­to, a ve­ces se tras­la­da más un tes­ti­mo­nio emo­cio­nal que eco­nó­mi­co: ‘Yo an­tes pes­ca­ba tan­to, ga­na­ba tan­to, nos re­gu­lá­ba­mos así...’ He­mos en­car­ga­do es­tu­dios pa­ra te­ner una ba­se y, lle­ga­do el mo­men­to, si los in­for­mes ava­lan lo que de ma­ne­ra in­tui­ti­va o emo­ti­va se nos es­tá di­cien­do, es­ta­mos dis­pues­tos a re­vi­sar­lo. —Bueno, no hay mu­cho de emo­ti­vo en te­ner que de­jar de pes­car an­choa por­que Ga­li­cia so­lo tie­ne el 1,14 % de la cuo­ta. Aun­que sea co­mo pa­ra echar­se a llo­rar, es más bien una cues­tión eco­nó­mi­ca. —La an­choa aho­ra es­tá apa­re­cien­do aho­ra Ga­li­cia, an­tes no apa­re­cía. Ese mis­mo ar­gu­men­to lo pue­de usar Ca­na­rias con el bo­ni­to. —Por su­pues­to. —No tenemos el más mí­ni­mo pro­ble­ma. Pe­ro va­mos a es­pe­rar a que los es­tu­dios de im­pac­to so­cio­eco­nó­mi­co ava­len si es ne­ce­sa­rio al­te­rar las cla­ves de re­par­to. An­tes, me cen­tra­ría en bus­car la ma­yor fle­xi­bi­li­dad y con­sen­so pa­ra lo­grar la uti­li­za­ción ple­na de cuo­tas.

MAR­COS CA­NO­SA

López-Asen­jo es cons­cien­te de que Ga­li­cia es el pun­to de re­fe­ren­cia de la pes­ca a nivel eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.