Da lo que es­pe­ras, más no

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Pre­ci­se­mos. En el 2010 los de Illu­mi­na­tion En­ter­tain­ment aso­ma­ron con Gru, mi vi­llano favorito co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción. Na­cía un es­tu­dio, ha­cían pleno (Los Min­nios son un cho­llo del mer­cha­di­sing…) y en eso con­ti­núan. Por en­ton­ces, hu­bo ni­ños que en­tra­ban en la sa­la os­cu­ra por pri­me­ra vez y sie­te años des­pués (es­te crí­ti­co se sin­tió co­mo el o la res­pon­sa­ble de un par­vu­la­ri) si­gue ha­bien­do ni­ños que se ini­cian en la pan­ta­lla gran­de. De ahí el do­ble re­to de es­ta ter­ce­ra do­sis. Por una par­te con­ti­nuar la sa­ga, con el ries­go de de­cep­cio­nar y/o har­tar a se­gui­do­res de Gru, Min­nions, Lucy y las pe­que­ñas, y por otra im­pre­sio­nar y/o sor­pren­der a la sa­via nueva que la eli­ge pa­ra des­cu­brir el ci­ne co­mo dios man­da…

Pues bien, aun re­co­no­cien­do que la fres­cu­ra es co­mo el des­odo­ran­te, que en­se­gui­da te aban­do­na si co­rres mu­cho, el re­gre­so de Gru no de­cep­cio­na. Vi­sual­men­te po­ten­te, so­lo ti­tu­bea en el guion al ha­ber op­ta­do por cua­tro sub­tra­mas que, co­mo las man­za­nas del ces­to, unas es­tán más ma­du­ras y otras me­nos.

Ge­nial el gui­ño a los 80, con Gru des­cu­brien­do la exis­ten­cia de un her­mano. Los Min­nios se man­tie­nen co­mo un ha­llaz­go ca­chon­do. El per­so­na­je de Lucy ga­na en pre­sen­cia y otro tan­to las ni­ñas. A ma­yo­res, la ges­tua­li­dad del di­bu­jo me­jo­ró con re­la­ción al ori­gi­nal, que ya era bueno. Sú­me­se el uso de la mú­si­ca, la ma­la ba­ba y un aquel de ho­me­na­je al ci­ne de su­per­vi­lla­nos, con es­te que usa la go­ma de mas­car co­mo ar­ma ani­qui­la­do­ra. Co­mo en los úl­ti­mos años, en una fe­liz tra­di­ción ini­cia­da por Pi­xar, la ani­ma­ción bus­ca sa­tis­fa­cer a la plu­ra­li­dad de la au­dien­cia, in­clui­dos los tu­to­res que acom­pa­ñan a los más pe­que­ños. Un fil­me ani­ma­do pue­de lle­gar a ser co­mo una go­ta ma­la­ya de ho­ra y me­dia, si se aban­do­na a la sim­ple­za, la ño­ñe­ría y los gui­ños chus­cos ba­jo la coar­ta­da de la in­ma­du­rez in­fan­til. No es el ca­so, co­mo no lo son otros. No afir­ma­ré es­tar ante una obra maes­tra, pe­ro si ante una pro­pues­ta que cum­ple so­bra­da­men­te con el ob­je­ti­vo de en­tre­te­ner y di­ver­tir. Bien se no­ta cuan­do la cha­va­la­da no co­rre­tea por el pa­si­llo y so­me­te a la bu­ta­ca a un test de re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.