El hom­bre de Lan­gley

La Voz de Galicia (Barbanza) - - El Tiempo - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

En es­ta se­ma­na de con­me­mo­ra­cio­nes por el cua­ren­ta aniver­sa­rio de la elec­cio­nes de 1977, se me vino a la ca­be­za que yo co­no­cí en una oca­sión al hom­bre que, en opi­nión de al­gu­nos, fue quien pi­lo­tó real­men­te la tran­si­ción. No era el rey Juan Car­los, ni Suá­rez, sino un mi­li­tar nor­te­ame­ri­cano que ha­bla­ba ga­lle­go.

Fue ha­ce bas­tan­tes años, en un cur­so de ve­rano de El Es­co­rial. El ge­ne­ral Ver­non Wal­ters, pues­to que de él se tra­ta, ve­nía a sen­tar­se to­dos los días a co­mer y a ce­nar con no­so­tros, tres ami­gos pe­rio­dis­tas. Yo le caía bien sim­ple­men­te por­que era ga­lle­go. Me ex­pli­có que, co­mo él ha­bla­ba por­tu­gués, se ha­bía preo­cu­pa­do de apren­der las di­fe­ren­cias en­tre los dos idio­mas. Do­mi­na­ba otros sie­te u ocho. Esa ha­bi­li­dad pa­ra las len­guas era lo que le ha­bía per­mi­ti­do em­pe­zar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial de ca­bo y aca­bar­la de co­man­dan­te, pa­ra lue­go con­ver­tir­se en tra­duc­tor y ase­sor de sie­te pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos, ade­más de di­plo­má­ti­co y es­pía. Por­que Ver­non Wal­ters, y esa es la cues­tión, ha­bía si­do sub­di­rec­tor de la CIA.

Y no cual­quier sub­di­rec­tor de la CIA. Una repu­tación sul­fu­ro­sa le pre­ce­día. Es­te era el hom­bre del que se de­cía que ha­bía or­ques­ta­do el gol­pe de Es­ta­do de 1964 en Bra­sil y el de 1973 con­tra Allen­de. Ha­bía vi­si­ta­do el Por­tu­gal re­vo­lu­cio­na­rio en agos­to de 1974 y en sep­tiem­bre ya se ha­bía pro­du­ci­do el fa­lli­do con­tra­gol­pe de Spi­no­la. En 1989 le ha­bían he­cho em­ba­ja­dor en Ale­ma­nia y al po­co se ca­yó el Mu­ro. Ape­nas hay una his­to­ria os­cu­ra de la Gue­rra Fría en la que no sal­ga a re­lu­cir su nom­bre: el ase­si­na­to de Le­te­lier, los aten­ta­dos con­tra Cas­tro, la con­tra­gue­rri­lla en An­go­la, la Ope­ra­ción Gla­dio en Ita­lia, Wa­ter­ga­te... Cuan­do en las pe­lí­cu­las apa­re­ce un je­fe de la CIA cí­ni­co e im­pla­ca­ble se pue­de de­cir que es una ver­sión del ge­ne­ral Wal­ters, sua­vi­za­da.

La ver­dad es que re­sul­tó ser un tipo sim­pá­ti­co al que le en­can­ta­ba ha­blar. Uno po­día es­cu­char­le du­ran­te ho­ras con­tar có­mo ha­bía or­ga­ni­za­do el fa­mo­so via­je de Ni­xon a Chi­na, o có­mo me­tía clan­des­ti­na­men­te a Kis­sin­ger en Fran­cia pa­ra las con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas con Viet­nam del Nor­te: «Usá­ba­mos el avión pri­va­do de Pom­pi­dou di­cien­do que era pa­ra su aman­te, por­que nos pa­re­cía que eso no iba a lla­mar la aten­ción en Fran­cia. Des­gra­cia­da­men­te, lla­mó la aten­ción de la se­ño­ra Pom­pi­dou». Un día le pre­gun­té di­rec­ta­men­te qué ha­bía de cier­to en lo que se con­ta­ba de que era él quien ha­bía mo­vi­do los hi­los la tran­si­ción es­pa­ño­la des­de el cuar­tel ge­ne­ral de la CIA en Lan­gley, Vir­gi­nia. Se rio. «Ton­te­rías». Pe­ro en­ton­ces empezó a con­tar­nos su re­la­ción con Es­pa­ña des­de que de ado­les­cen­te ha­bía apren­di­do es­pa­ñol en el Bia­rritz de los mo­nár­qui­cos re­cal­ci­tran­tes que es­ca­pa­ban de la Re­pú­bli­ca. Nos con­tó la fa­mo­sa vi­si­ta de Ei­sen­ho­wer a Fran­co de 1959, en la que él apa­re­ce en se­gun­do plano en to­das las fo­tos, co­mo un al­cahue­te; su en­tre­vis­ta se­cre­ta con el Cau­di­llo en 1971 pa­ra acor­dar lo que su­ce­de­ría des­pués de su muer­te («No te­nía ya fuer­zas ni pa­ra abrir el so­bre con la car­ta de Ni­xon»); su pa­pel os­cu­ro en la Mar­cha Ver­de y la ocu­pa­ción del Sáha­ra; su ope­ra­ción de pro­tec­ción de Fe­li­pe Gon­zá­lez con agen­tes de la CIA («Te­nía­mos mie­do de que lo ma­ta­se la ex­tre­ma de­re­cha»); sus pre­sio­nes a Suá­rez pa­ra que no se pre­sen­ta­se a las elec­cio­nes de 1977; su tra­ba­jo pa­ra que Es­pa­ña no sa­lie­se de OTAN. Nos de­jó un po­co pen­sa­ti­vos. «Na­tu­ral­men­te», se apre­su­ró a aña­dir, «na­da de es­to tie­ne im­por­tan­cia y no res­ta nin­gún pro­ta­go­nis­mo en la tran­si­ción al se­reno pue­blo es­pa­ñol y sus pru­den­tes lí­de­res». Dio un lar­go sor­bo a su co­pa, se lim­pió la bo­ca con la pun­ta de la ser­vi­lle­ta y nos di­ri­gió una son­ri­sa enig­má­ti­ca.

ED ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.