Un obre­ro del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co

El ri­bei­ren­se par­ti­ci­pó es­te año en un proyecto de in­ves­ti­ga­ción lle­va­do a ca­bo en la An­tár­ti­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - A. GERPE

Afir­ma el bió­lo­go ri­bei­ren­se Luis Sam­pe­dro Pérez (Ma­drid, 1969) des­pués de su pri­me­ra in­cur­sión cien­tí­fi­ca en la An­tár­ti­da, que es muy po­co lo que se sa­be del con­ti­nen­te he­la­do y que «en­tre to­dos os in­ves­ti­ga­do­res po­ñe­mos la­dri­llos pa­ra apor­tar co­ñe­ce­men­to». Pre­ci­sa­men­te, ese afán por in­da­gar en las pe­que­ñas co­sas que ha­cen del pla­ne­ta Tie­rra ese gran mun­do en el que la vi­da plan­ta ca­ra a la des­truc­ción pro­vo­ca­da por la ac­ción hu­ma­na con­vier­ten a es­te pro­fe­sio­nal en un obre­ro del co­no­ci­mien­to y la di­vul­ga­ción.

Vin­cu­la­do al mar des­de ni­ño, el rum­bo de sus vi­ven­cias lo lle­vó a li­cen­ciar­se en Bio­lo­gía Marina, aun­que aho­ra desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad en tie­rra, ana­li­zan­do el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de las plan­tas co­mo in­te­gran­te de la Mi­sión Bio­ló­xi­ca de Ga­li­cia del CSIC. Por eso, la ofer­ta de par­ti­ci­par en una ex­pe­di­ción a la An­tár­ti­da su­po­nía el re­gre­so a sus orí­ge­nes: «Ir a eses ma­res tan ao sur sen­do ma­ri­ñei­ro de Agui­ño é un or­gu­llo». La rea­li­za­da es­te año no se­rá su úl­ti­ma in­cur­sión, ya que, jun­to al res­to del equi­po, pre­pa­ra un proyecto pa­ra re­gre­sar, en el 2018, a la isla De­cep­ción del con­ti­nen­te he­la­do y pro­se­guir con el tra­ba­jo em­pren­di­do.

De for­ma mi­nu­cio­sa y cla­ra, a tra­vés de las pre­ci­sas ex­pli­ca­cio­nes de Luis Sam­pe­dro se com­pren­de la re­per­cu­sión que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá te­nien­do en la zo­na del mun­do que con­cen­tra el 70 % del agua dul­ce. En la An­tár­ti­da, su co­me­ti­do ha si­do ana­li­zar la ta­sa de des­com­po­si­ción de las al­gas en la ori­lla y co­mo pue­den afec­tar los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra: «A vi­da alí é frá­xil por­que o mar­xe de temperaturas é moi es­trei­to e a va­ria­ción nun par de graos ten un­ha

im­por­tan­te re­per­cu­sión».

Sin em­bar­go, se­ña­la que una de las co­sas que más le ha lla­ma­do la aten­ción de su ex­pe­rien­cia es «a gran can­ti­da­de de vi­da que hai alí pe­se ao es­po­lio do que foi ob­xec­to du­ran­te anos».

A esa pa­sión por el co­no­ci­mien­to, Luis Sam­pe­dro une su vo­ca­ción di­vul­ga­do­ra. No es de ex­tra­ñar que an­tes de for­mar par­que del equi­po del CSIC, es­te doc­to­ra­do en bio­lo­gía fue­se pro­fe­sor en las uni­ver­si­da­des de Vi­go y San­tia­go. Aho­ra no da cla­ses, pe­ro im­par­te apa­sio­nan­tes char­las a los es­tu­dian­tes en las que les ex­pli­ca có­mo es la An­tár­ti­da, un lu­gar en el que las pul­gas de mar, acos­tum­bra­das mo­ver­se a temperaturas de dos gra­dos ba­jo ce­ro «có­cen­se can­do as co­lles coas mans». Uno de los cen­tros edu­ca­ti­vos que tu­vo la opor­tu­ni­dad de es­cu­char sus vi­ven­cias fue el He­roí­nas de Sálvora de Agui­ño. Re­co­no­ce que le gus­ta la do­cen­cia, aun­que de­ci­dió aban­do­nar­la pa­ra me­ter­se de lleno en el Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti- ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas pa­ra lle­var a ca­bo un tra­ba­jo de cam­po que tam­bién le pro­por­cio­na una gran sa­tis­fac­ción.

Luis Sam­pe­dro, que en su día se aden­tró en los bos­ques ca­na­dien­ses pa­ra es­tu­diar la des­com­po­si­ción de la ma­te­ria or­gá­ni­ca y la mi­cro­bio­lo­gía de las plan­tas, se mue­ve en­tre el mar y la mon­ta­ña. Sin em­bar­go, en to­dos es­tos ám­bi­tos hay un de­no­mi­na­dor co­mún en su tra­ba­jo: las al­te­ra­cio­nes pro­vo­ca­das por el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra.

En Se­go­via

En fe­bre­ro re­gre­só de la An­tár­ti­da y, ha­ce so­la­men­te un par de se­ma­nas, Luis Sam­pe­dro se en­con­tra­ba en la sie­rra se­go­via­na, ba­jo un sol abra­sa­dor, ana­li­zan­do las es­tra­te­gias de­fen­si­vas y re­pro­duc­ti­vas de las plan­tas. Dos es­ce­na­rios com­ple­ta­men­te dis­tin­tos pa­ra cons­truir un co­no­ci­mien­to que, sin du­da, ten­drá mul­ti­tud de apli­ca­cio­nes en los lu­ga­res más dis­pa­res del mun­do.

La ex­pe­rien­cia en el con­ti­nen­te he­la­do ha ser­vi­do pa­ra re­for­zar en es­te bió­lo­go la cer­te­za de que «alí a evi­den­cia do cam­bio cli­má­ti­co é moi gran­de». Se­ña­la que el pai­sa­je ex­pe­ri­men­ta­ba cam­bios ra­di­ca­les en so­lo unas ho­ras: «As ve­ces, can­do te des­pra­za­bas tres ou ca­tro qui­ló­me­tros, ao re­gre­sar o lu­gar era dis­tin­to. Mu­da­ra por com­ple­to».

La la­bor de trans­mi­sión que so­bre esos efec­tos rea­li­za en los cen­tros edu­ca­ti­vos qui­zás pue­da ser­vir pa­ra que, por lo me­nos, los más jó­ve­nes sean cons­cien­tes de la re­per­cu­sión que pue­den te­ner sus ac­tos.

Mien­tras tan­to, es­te ri­bei­ren­se con­ti­nua­rá a pie de tie­rra, ana­li­zan­do có­mo se de­fien­den las plan­tas de los ani­ma­les y pre­pa­rán­do­se pa­ra afron­tar, si to­do sa­le bien el pró­xi­mo año, una nueva aven­tu­ra en el in­abar­ca­ble con­ti­nen­te he­la­do.

MAR­TI­NA MÍSER

Sam­pe­dro, ha­ce unas se­ma­nas, en un cen­tro edu­ca­ti­vo arou­sano dan­do una char­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.