Au­men­tan en Ga­li­cia los di­vor­cios sin acuer­do

Tras la dis­mi­nu­ción du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, en el pri­mer tri­mes­tre del año cre­cie­ron un 12,3 % Tam­bién se in­cre­men­tan las pe­ti­cio­nes de cus­to­dia com­par­ti­da, aun­que aún son mi­no­ri­ta­rias

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - MA­RÍA CEDRÓN

«Cuan­do no hay es­ta­bi­li­dad es nor­mal que la pa­re­ja tra­te de aguan­tar jun­ta pa­ra aho­rrar gas­tos» Ra­quel Mar­tí­nez Pro­fe­so­ra de So­co­lo­xía de la UDC

«La de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de gé­ne­ro en una so­cie­dad pa­triar­cal fun­cio­na­ba co­mo freno» Car­los Fe­rrás Doc­tor en Geo­gra­fía de la USC

«El au­men­to de de­man­das de cus­to­dia com­par­ti­da pue­de ex­pli­car por qué no hay tan­to con­sen­so » He­le­na Mar­tí­nez Pro­fe­so­ra de De­re­cho Ci­vil de Uvi­go

El tsu­na­mi que azo­tó la economía es­pa­ño­la en el 2008 fue tam­bién un mu­ro de con­ten­ción que evi­tó que mu­chos ma­tri­mo­nios que ya no iban bien aca­ba­ran des­mo­ro­nán­do­se. Pe­ro las ba­ses cons­trui­das ba­jo el ob­je­ti­vo de no lle­gar al día 30 en nú­me­ros ro­jos son frá­gi­les, tan­to que bas­ta un pe­que­ño za­ran­deo pa­ra que, tras años de re­la­ción pro­lon­ga­da por el afán de sos­te­ner la cuen­ta ban­ca­ria, to­do lo cons­trui­do du­ran­te años de bue­na re­la­ción, aca­be he­cho añi­cos. Es­ta es la ex­pli­ca­ción que la so­ció­lo­ga y pro­fe­so­ra de la Fa­cul­ta­de de So­cio­lo­xía de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña (UDC), Ra­quel Mar­tí­nez Bu­ján, da al in­cre­men­to de di­vor­cios no con­sen­sua­dos re­gis­tra­dos du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de es­te año en re­la­ción a los tres pri­me­ros me­ses del 2016.

El por­cen­ta­je (un 12,3 %) es muy su­pe­rior al in­cre­men­to de los rea­li­za­dos de mu­tuo acuer­do (un 3,3 %). Pe­ro de­trás de ese au­men­to de las rup­tu­ras con­ten­cio­sas es­tá tam­bién el he­cho de que ca­da vez más pa­dres pi­den la cus­to­dia com­par­ti­da. En Ga­li­cia, co­mo mues­tran los úl­ti­mos da­tos del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, es una me­di­da que ha subido por en­ci­ma de la me­dia y que se con­ce­de en un 7,8 % de las rup­tu­ras. Lo ha­cen ava­la­dos por el Su­pre­mo y, des­de la se­ma­na pa­sa­da, por el Con­gre­so.

«No ca­be du­da de que la economía in­flu­ye. Cuan­do no hay es­ta­bi­li­dad re­sul­ta nor­mal que la pa­re­ja tra­te de aguan­tar jun­ta du­ran­te más tiem­po con el ob­je­ti­vo de aho­rrar gas­tos. Pe­ro man­te­ner la unión por ra­zón de la economía fa­mi­liar pue­de aca­bar pro­vo­can­do un de­te­rio­ro del tra­to en­tre los cón­yu­ges que aca­be de­ri­van­do en un di­vor­cio no con­sen­sua­do», apun­ta la pro­fe­so­ra Mar­tí­nez.

Lo que es­tá cla­ro es que de­trás del au­men­to de de­man­das de rup­tu­ra (di­vor­cios más se­pa­ra­cio­nes) re­gis­tra­do en Ga­li­cia en el pri­mer tri­mes­tre (un 5,7 % más que en el mis­mo pe­río­do del año an­te­rior, por­cen­ta­je que su­pera el in­cre­men­to me­dio en Es­pa­ña que es­tá en el 4,8 %) no hay un úni­co fac­tor. El doc­tor en Geo­gra­fía Hu­ma­na de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go (USC), Car­los Fe­rrás, apun­ta que los nú­me­ros son un in­di­ca­dor de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y de la ba­ja­da del pa­ro re­gis­tra­da en Es­pa­ña. «An­tes del 2012 des­cen­día el nú­me­ro y de­be­mos de te­ner pre­sen­te que la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de gé­ne­ro en una so­cie­dad pa­triar­cal, a ni­vel de pa­re­jas y fa­mi­lia, fun- cio­na­ba co­mo freno», di­ce.

¿Qué ha cam­bia­do? Fe­rrás lo tie­ne cla­ro: «La con­cien­cia­ción, in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer en ám­bi­tos ur­ba­nos y tam­bién en los ru­ra­les son fac­to­res a te­ner pre­sen­tes pa­ra ex­pli­car los da­tos. La mu­jer ca­da vez es­tá me­nos dis­pues­ta a so­por­tar los va­lo­res cul­tu­ra­les tra­di­cio­na­les aso­cia­dos al con­cep­to de fa­mi­lia».

¿Quién cui­da del hi­jo?

Pe­ro el le­tra­do ex­per­to en asun­tos de Fa­mi­lia, Ig­na­cio Ber­mú­dez de Cas­tro, aún va más allá en su ex­pli­ca­ción al aña­dir que, en esa fal­ta de con­sen­so, suele es­tar la cus­to­dia de los hi­jos. So­bre to­do des­pués de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo res­pal­da­ra la cus­to­dia com­par­ti­da. Y pue­de que aún au­men­te aho­ra des­pués de que la se­ma­na pa­sa­da el Con­gre­so de los Dipu­tados ava­la­ra una pro­pues­ta de Ciu­da­da­nos pa­ra, en el pla­zo de tres me­ses, re­for­mar el Có­di­go Ci­vil y que es­ta mo­da­li­dad ten­ga pre­fe­ren­cia a la ho­ra de re­par­tir la cus­to­dia de un hi­jo al tér­mino de la re­la­ción de pa­re­ja.

No es el úni­co que vin­cu­la el au­men­to de las pe­ti­cio­nes de cus­to­dia com­par­ti­da al au­men­to de las de­man­das de di­vor­cio con­ten­cio­sas. La pro­fe­so­ra de De­re­cho Ci­vil de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, He­le­na Mar­tí­nez, apun­ta que «hay un in­cre­men­to de las de­man­das de cus­to­dia com­par­ti­da por par­te de los pa­dres, lo que pue­de ex­pli­car el da­to». Po­ne co­mo ejem­plo los juz­ga­dos de Vi­go don­de ca­da vez re­co­gen más de­man­das de ese ti­po.

Otras fuen­tes con­sul­ta­das aña­den que no hay que ol­vi­dar que mu­chos pa­dres que an­tes po­drían ha­ber da­do un che­que en blan­co a sus pa­re­jas pa­ra no te­ner im­pe­di­men­to pa­ra po­der ver a su hi­jo, aho­ra echan mano de la cus­to­dia. Pe­ro mu­chas mu­je­res no es­tán dis­pues­tas a dar­la.

De co­mún acuer­do o no, tam­bién es ca­da vez más ha­bi­tual que ha­ya rup­tu­ras tras va­rias dé­ca­das de unión. Es­tas sue­len pro­du­cir­se cuan­do los des­cen­dien­tes ma­yo­res co­mien­zan a aban­do­nar el ho­gar fa­mi­liar pa­ra for­mar su pro­pia fa­mi­lia o dis­po­ner de in­de­pen­den­cia. Po­dría de­cir­se que el fe­nó­meno apo­da­do co­mo «ni­do va­cío» tie­ne aquí mu­cho que ver. «Hay pa­re­jas que, tras años de con­vi­ven­cia, op­tan por rom­per cuan­do sus des­cen­dien­tes co­mien­zan la uni­ver­si­dad o cuan­do la aca­ban. La cues­tión es que un hi­jo pue­de ser la ru­ti­na que une a la pa­re­ja y cuan­do es­ta no es­tá, no que­da ya na­da en co­mún», con­clu­ye Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.