¡Fe­liz vic­to­ria, So­ra­ya!

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Si un mi­llón de per­so­nas se ma­ni­fies­tan —por ejem­plo— con­tra los oku­pas, se­ría ab­sur­do de­cir que la pro­tes­ta fue un fias­co por­que no acu­die­ron 45 mi­llo­nes de es­pa­ño­les. Si la pro­ce­sión LGTBQI reunió en Ma­drid otro mi­llón de per­so­nas, na­die de­be­ría con­si­de­rar­la irre­le­van­te por­que la mi­tad eran tu­ris­tas y otros 45 mi­llo­nes se que­da­ron en ca­sa. Por­que, cuan­do una con­cen­tra­ción so­cial va con­tra la nor­ma, los usos asen­ta­dos o la in­vi­si­bi­li­dad de una si­tua­ción, no se ca­li­bra su im­por­tan­cia con­tan­do a los que no van, sino a los que van.

Pe­ro es­te ele­men­tal ra­cio­ci­nio ca­re­ce de im­por­tan­cia pa­ra el su­per­do­ta­do círcu­lo de la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya, a quien le pa­re­ce que el pro­ce­so ca­ta­lán es­tá fra­ca­san­do por­que so­lo lle­va cua­tro años aguan­tán­do­le el pul­so a los tres po­de­res del Es­ta­do; do­mi­nan­do a pla­cer un Par­la­men­to in­su­rrec­to que le­gis­la im­pu­ne­men­te con­tra la Cons­ti­tu­ción y las le­yes; po­nien­do las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña al ser­vi­cio de un in­de­pen­den­tis­mo de­ci­mo­nó­ni­co, irra­cio­nal, an­ti­eu­ro­peo y an­te­his­tó­ri­co; y ha­cien­do que a los ca­ta­la­nes les sea im­po­si­ble sa­ber si tie­nen un com­por­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­na­lis­ta, al la­do de sus au­to­ri­da­des, o son unos gam­be­rros in­su­rrec­tos con­tra su de­mo­cra­cia y su Es­ta­do.

A So­ra­ya le pa­re­ce que Puig­de­mont va per­dien­do por­que «so­lo» 500 al­cal­des apo­ya­ron el re­fe­ren­do ile­gal; por­que —aun­que lo­gró im­po­ner su len­gua­je de equi­va­len­cias en­tre Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña, y su irri­tan­te di­vi­sión en­tre una Ca­ta­lu­ña da­ne­sa y una Es­pa­ña ma­gre­bí— no con­si­gue ad­ju­di­car la com­pra de ur­nas; por­que el quin­que­nio de des­or­den ju­rí­di­co, po­lí­ti­co y so­cial que los es­pa­ño­les lle­va­mos a cues­tas va a em­ba­rran­car cuan­do se acer­que el re­fe­ren­do; y por­que, aun­que es evi­den­te que na­da se va a so­lu­cio­nar, ha­brá una tre­gua pu­ru­len­ta e in­so­por­ta­ble has­ta que la in­su­fri­ble ca­rra­ca na­cio­na­lis­ta vuel­va a con­ta­mi­nar con sus gi­ros la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Y a So­ra­ya tam­bién le pa­re­ce que es ella la que va a triun­far por­que es­te dis­pa­ra­te —tan hu­mi­llan­te y da­ñino pa­ra el país— es­tá abo­ca­do a un re­fe­ren­do cha­pu­ce­ro y a una des­ban­da­da fi­nal que ella in­ter­pre­ta­rá co­mo una vic­to­ria y Puig­de­mont co­mo un re­par­to de pun­tos en­tre Da­vid y Go­liat. Y to­do por­que, al con­tra­rio de lo que su­ce­de con los yiha­dis­tas ra­di­ca­li­za­dos, con los con­duc­to­res bo­rra­chos o con los mal­tra­ta­do­res, cu­yas in­ten­cio­nes o im­pru­den­cias se con­vier­ten en gra­ví­si­mos crí­me­nes, los de­li­tos con­tra la in­te­gri­dad y el buen or­den del Es­ta­do no se pue­den per­se­guir: an­tes de los he­chos por­que no hay he­chos —¡va­ya pa­ya­sa­da!—, y des­pués de los he­chos por­que los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes se trans­for­man en hé­roes efectivos.

Pe­ro So­ra­ya cree que va ga­nan­do, por­que Puig­de­mont so­lo lo­gró po­ner al 45 % de Ca­ta­lu­ña en con­tra de la ley y del Es­ta­do, mien­tras el 55 % res­tan­te se pre­gun­tan ató­ni­tos quién man­da aquí. ¡Fe­liz vic­to­ria (pí­rri­ca), So­ra­ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.