Una re­cu­pe­ra­ción ejem­plar

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CEL­TAS COR­TOS ALBINO PRA­DA

Em­pe­za­mos el mes de ju­nio co­no­cien­do que por ca­da nue­vo afi­lia­do a la Se­gu­ri­dad So­cial se fir­man una me­dia de on­ce con­tra­tos, tam­bién que ya cua­tro de ca­da diez asa­la­ria­dos en Es­pa­ña tie­nen un con­tra­to tem­po­ral o a tiem­po par­cial. Por cier­to: los em­plea­dos a me­dia jor­na­da ca­da vez ha­cen más ho­ras ex­tra­or­di­na­rias.

La hos­te­le­ría es cam­peo­na (con kellys a me­nos de tres eu­ros la ho­ra, fal­sos con­tra­tos de for­ma­ción y mi­les de pi­sos de Airbnb, to­dos en la economía 4.0) en una nueva tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca que pro­me­te des­bor­dar to­das las pre­vi­sio­nes.

Lue­go nos en­te­ra­mos de que 25 em­pre­sas se re­par­tían con­tra­tos mi­llo­na­rios del AVE. Otros cam­peo­nes. Apar­te de mul­ti­na­cio­na­les co­mo Als­tom y Sie­mens, en el chan­chu­llo se em­plea­ban a fon­do em­pre­sas pun­te­ras de nues­tro Ibex 35 (OHL, ACS, Sacyr, et­cé­te­ra). La flor y na­ta de la economía glo­bal con lo me­jor de la economía na­cio­nal.

No son an­ti­sis­te­ma, sim­ple­men­te pa­ra­si­tan el sis­te­ma. Con­cur­sos pú­bli­cos, so­bre­cos­tes… Y lue­go, cla­ro, el dé­fi­cit se nos va de las ma­nos. Al tiem­po que es­to su­ce­de, el Ban­co de Es­pa­ña nos in­for­ma­ba de que las gran­des em­pre­sas re­cu­pe­ran la ren­ta­bi­li­dad pre­via a la cri­sis. Im­pre­sio­nan­te.

Se­gún to­dos los sin­di­ca­tos de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, los re­cur­sos hu­ma­nos de di­cha agen­cia si­guen sien­do in­su­fi­cien­tes. Na­da me­nos que cua­tro mil tra­ba­ja­do­res me­nos en los úl­ti­mos años. Aquí un tra­ba­ja­dor por ca­da dos mil ha­bi­tan­tes, en Ale­ma­nia uno por ca­da se­te­cien­tos. Y Ha­cien­da tie­ne 46.000 mi­llo­nes sin co­brar que me ima­gino na­da tie­nen que ver con que los ex­pe­dien­tes se duer­man por los pa­si­llos.

Las su­per­es­tre­llas del de­por­te na­cio­nal no dan buen ejem­plo a aque­llos ciu­da­da­nos que pa­gan lo que de­ben. Da­do su ca­ris­ma me te­mo que no po­cos se sen­ti­rían or­gu­llo­sos de po­der imi­tar­los. Es­tá­ba­mos en esas y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal dic­tó que la úl­ti­ma am­nis­tía fis­cal su­po­nía la ab­di­ca­ción del Es­ta­do de sus fun­cio­nes tri­bu­ta­rias. Me en­tran du­das pa­ra iden­ti­fi­car a los an­ti­sis­te­ma y a los que se pa­san el Es­ta­do de de­re­cho por la en­tre­pier­na. Me es­ta­ré ha­cien­do ma­yor.

Sin tre­gua. Un al­to eje­cu­ti­vo lle­ga­do de JP Mor­gan con­si­guió ha­cer des­apa­re­cer el Ban­co Po­pu­lar-Pas­tor a cam­bio de un eu­ro, pa­ra en­gor­dar aún más un ban­co sis­té­mi­co que pa­sa por es­pa­ñol aun­que en reali­dad, co­mo in­for­mó pun­tual­men­te es­te dia­rio, es­tá con­tro­la­do por fon­dos de in­ver­sión ex­tran­je­ros que, ca­sual­men­te, sal­ta­ron del ban­co zom­bi jus­to a tiem­po. Ne­go­cios, me ima­gino, de muy al­to ni­vel.

Que na­die se re­la­je. Los cin­co gran­des ban­cos que con­tro­lan las fi­nan­zas del país aún tie­nen más de cien mil mi­llo­nes de la­dri­llo en al­to ries­go. De mo­men­to el Ban­co de Es­pa­ña asu­me que de ca­da cien eu­ros que ya se tra­ga­ron de di­ne­ro pú­bli­co (y eran ochen­ta mil mi­llo­nes) pa­ra evi­tar la ban­ca­rro­ta, ape­nas re­cu­pe­ra­re­mos vein­te. Con suer­te. El res­to (in­tere­ses in­clui­dos) lo pa­ga­re­mos a es­co­te. Me­nos —cla­ro es­tá— los am­nis­tia­dos, los mo­ro­sos y los dio­ses del de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.