Aman­cio chu­ta y... ¡gol!

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RA­FAEL ARRIAZA Mé­di­co, es­pe­cia­lis­ta en trau­ma­to­lo­gía de­por­ti­va

Hu­bo una épo­ca —la del tran­sis­tor, la tele en blan­co y ne­gro, los dos úni­cos ca­na­les de te­le­vi­sión y un so­lo par­ti­do re­trans­mi­ti­do el fin de se­ma­na, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble hoy en día— en que en Es­pa­ña so­lo se co­no­cía a un Aman­cio. Un co­ru­ñés —de Mon­te Al­to, pa­ra más se­ñas— que ju­ga­ba al fút­bol y al que apo­da­ban el Bru­jo por­que se las lia­ba par­das a las de­fen­sas de los equi­pos a los que se en­fren­ta­ba, fue­ra en el Vic­to­ria, el De­por­ti­vo, el Real Ma­drid o la se­lec­ción es­pa­ño­la. Se­gún mi pa­dre, que ha­bía te­ni­do la suer­te de co­no­cer­los a am­bos por ra­zo­nes de ve­cin­dad y por­que en A Co­ru­ña en­ton­ces to­do el mun­do se co­no­cía, Aman­cio era ca­si tan bueno co­mo Lui­si­to. De aque­lla épo­ca re­cuer­do ha­ber es­cu­cha­do mu­chas ve­ces du­ran­te las re­trans­mi­sio­nes una fra­se: «Aman­cio chu­ta y… ¡gol!».

Aho­ra, cuan­do al­guien men­cio­na el nom­bre de Aman­cio, a to­dos nos vie­ne a la ca­be­za otro. Uno que no es fut­bo­lis­ta, pe­ro que —con mu­cha fre­cuen­cia— tam­bién chu­ta y me­te gol. Es ver­dad que en­ton­ces los co­men­ta­ris­tas eran mu­cho más par­cos que aho­ra en sus ex­pre­sio­nes y no te­nían Twit­ter pa­ra am­pli­fi­car sus co­men­ta­rios, pe­ro lo que na­die nos qui­ta­ba era el or­gu­llo de que Aman­cio, un co­ru­ñés en Ma­drid, mar­ca­se aque­llos tan­tos, aun­que el gol no con­tu­vie­se va­rias do­ce­nas de oes en su in­te­rior.

Des­pués, Aman­cio se re­ti­ró y con el pa­so de los años, yo fui via­jan­do, ha­blan­do con gen­tes y vien­do mun­do. Al­go que, si aten­de­mos a lo que de­cía Cer­van­tes en una de sus no­ve­las ejem­pla­res, El co­lo­quio de los pe­rros (y no va con se­gun­das, lo ju­ro), de­be vol­ver­nos dis­cre­tos, pues­to que nos en­se­ña otras formas de ac­tuar que, aún di­fe­ren­tes, no tie­nen por qué ser erró­neas. Y en esas, en el pri­mer hos­pi­tal que vi­si­té —uno pú­bli­co en una ciu­dad del nor­te del Reino Uni­do—, me sor­pren­dió ver que va­rias de sus sa­las, e in­clu­so al­gu­nas de las ca­mas, te­nían una pe­que­ña pla­ca en la que se re­cor­da­ba el nom­bre del be­ne­fac­tor que ha­bía he­cho las do­na­cio­nes que per­mi­tie­ron cons­truir o do­tar aque­lla ins­ta­la­ción. Me ex­pli­ca­ron que pa­ra ellos eso era nor­mal, que gra­cias al me­ce­naz­go y a las do­na­cio­nes se lo­gran gran­des co­sas en mu­chos paí­ses que ad­mi­ro. Vi la ló­gi­ca de su ra­zo­na­mien­to y lo asu­mí así tam­bién. Lo he vis­to des­pués en mu­chos lu­ga­res y en di­fe­ren­tes ám­bi­tos: sa­ni­dad, de­por­te, edu­ca­ción, et­cé­te­ra.

An­tes da­ba la im­pre­sión de que si te bau­ti­za­ban co­mo Aman­cio nun­ca lle­ga­rías a na­da gran­de, pe­ro Ama­ro, el de Mon­te Al­to, de­mos­tró con sus go­les que eso no era cier­to, y Or­te­ga, el que aca­ba de me­ter­le un gol por la es­cua­dra al cáncer, lo re­fren­da. Y si al­guien tie­ne du­das, que es­cu­che có­mo co­rean es­te gol los mi­les de pa­cien­tes que pue­den be­ne­fi­ciar­se de un tra­ta­mien­to de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Hay va­rias en­ti­da­des en Es­pa­ña que tie­nen una se­rie de exen­cio­nes de im­pues­tos si se de­di­can a la­bo­res so­cia­les: las fun­da­cio­nes, las oe­ne­gés y los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Sí, los par­ti­dos po­lí­ti­cos. A pe­sar de su nom­bre, pa­re­ce que los par­ti­dos nun­ca chu­tan a gol, no sé, o que sus se­gui­do­res son más fa­ná­ti­cos que el ma­yor hoo­li­gan, por­que no se les oye nun­ca pe­dir que le anu­len un gol a sus es­tre­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.