Te­mor en Was­hing­ton a la ci­ta en­tre Trump y Putin

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ADRIANA REY

A dos días de que Do­nald Trump cru­ce el Atlán­ti­co por segunda vez des­de que es pre­si­den­te, la Ca­sa Blan­ca ul­ti­ma los de­ta­lles del via­je que lo lle­va­rá a Po­lo­nia pri­me­ro y a Ham­bur­go des­pués, en el mar­co de la es­pe­ra­da cum­bre del G-20. La ci­ta, que lle­va se­ma­nas ba­jo la lu­pa po­lí­ti­ca, ha si­do el es­ce­na­rio ele­gi­do pa­ra que Trump y Vla­di­mir Putin man­ten­gan su pri­me­ra reunión, des­pués de un ar­duo tra­ba­jo di­plo­má­ti­co de am­bos eje­cu­ti­vos, que to­da­vía tra­ba­jan so­bre los te­mas a tra­tar.

A la es­pe­ra de una con­fir­ma­ción ofi­cial, son mu­chos los ex­per­tos que apues­tan por que en la agen­da no fal­ta­rán la gue­rra si­ria, la si­tua­ción en Ucra­nia o la cri­sis de Co­rea del Nor­te. Pe­ro, co­mo ca­si to­do lo que tie­ne que ver con Trump, la po­lé­mi­ca ya es­tá ser­vi­da. Son va­rias las vo­ces en la Ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na que creen que hu­bie­se si­do me­jor man­te­ner cier­ta dis­tan­cia con el Krem­lin, te­nien­do en cuen­ta que su in­je­ren­cia elec­to­ral es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da por un fis­cal es­pe­cial y por el Con­gre­so.

De he­cho, va­rios fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Es­ta­do y el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal han pe­di­do ex­tre­mar la cau­te­la y cum­plir con to­dos los pro­to­co­los, in­vi­tan­do a la pren­sa a es­tar pre­sen­te du­ran­te la reunión. De es­ta ma­ne­ra, la nueva Ad­mi­nis­tra­ción con­se­gui­ría me­dir to­do lo po­si­ble el en­cuen­tro y así, mi­ni­mi­zar las po­si­bi­li­da­des de que Trump vuel­va a equi­vo­car­se, co­mo ya ocu­rrió en ma­yo du­ran­te su reunión con el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov, y el hom­bre del Krem­lin en Was­hing­ton, Ser­gey Kisl­yak.

En aque­lla oca­sión, el pre­si­den­te fue acu­sa­do de des­ve­lar in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da pro­ve­nien­te del ser­vi­cio se­cre­to is­rae­lí so­bre los pla­nes del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Los pro­pios re­pu­bli­ca­nos le re­pro­cha­ron que pu­sie­ra en pe­li­gro la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Es más, la in­for­ma­ción era tan sen­si­ble que ni se ha­bía co­mu­ni­ca­do a to­das las ra­mas de Go­bierno ni tam­po­co se ha­bía com­par­ti­do con los alia­dos.

Que Trump y Putin va­yan o no a ha­blar del Ru­sia­ga­te si­gue sien­do mo­ti­vo de es­pe­cu­la­ción en las me­sas de de­ba­te. Se­gún Oleg Ka­lu­gin, un ex ge­ne­ral del KGB que suele de­fi­nir al lí­der ru­so co­mo «un po­lí­ti­co as­tu­to», Putin «tie­ne otras prio­ri­da­des» al mar­gen de la con­tro­ver­sia ru­sa. Una de ellas se­ría la ne­go­cia­ción so­bre las san­cio­nes con­tra el Krem­lin que re­cien­te­men­te EE.UU. am­plió. En es­te sen­ti­do po­co o na­da po­dría ha­cer el mag­na­te, des­pués de que el Se­na­do blin­da­se el acuer­do bi­par­ti­to pa­ra li­mi­tar la ca­pa­ci­dad pre­si­den­cial de le­van­tar el cas­ti­go po­lí­ti­co, sin que el con­gre­so lo eva­lúe an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.