Ca­tar re­cha­za im­plí­ci­ta­men­te el ul­ti­ma­to de sus ve­ci­nos del gol­fo por su acer­ca­mien­to a Irán

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional -

Ca­tar, ais­la­do por su su­pues­to apo­yo al «te­rro­ris­mo» y su acer­ca­mien­to a Irán, gran ri­val en la re­gión de Ara­bia Sau­dí, re­cha­zó de for­ma im­plí­ci­ta la lis­ta de exi­gen­cias de sus ad­ver­sa­rios ára­bes, al con­si­de­rar que aten­tan con­tra su so­be­ra­nía na­cio­nal. Ese ul­ti­má­tum exi­ge, en­tre otras co­sas, el cie­rre del ca­nal de te­le­vi­sión Al Ya­zi­ra, la re­duc­ción de las re­la­cio­nes con Tehe­rán y la clau­su­ra de una ba­se mi­li­tar tur­ca. Fue en­via­do a Doha el 22 de ju­nio y da­ba diez días pa­ra res­pon­der, un pla­zo que ex­pi­ra­ba ayer por la no­che. Pe­ro el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ca­ta­rí, Moha­med ben Ab­de­rra­mán al Tha­ni, ya con­tes­tó el sá­ba­do en Ro­ma: «La lis­ta de pe­ti­cio­nes es­tá he­cha pa­ra ser re­cha­za­da», se­gún re­co­gió Afp.

Ara­bia Sau­dí, Ba­réin, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Egip­to rom­pie­ron re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Ca­tar el 5 de ju­nio, acu­san­do al país de apo­yar «el te­rro­ris­mo» y acer­car­se a Irán, ri­val de Riad. Doha nie­ga las acu­sa­cio­nes y adu­ce que na­die tie­ne de­re­cho a dic­tar su po­lí­ti­ca ex­tran­je­ra. «To­do el mun­do es cons­cien­te de que esas pe­ti­cio­nes as­pi­ran a usur­par la so­be­ra­nía del Es­ta­do de Ca­tar», di­jo Al Tha­ni en la ca­pi­tal ita­lia­na.

En el pul­so ini­cia­do el mes pa­sa­do, los ad­ver­sa­rios del país lo ins­ta­ron a aca­tar el con­sen­so re­gio­nal so­bre cues­tio­nes tan es­pi­no­sas co­mo el apo­yo a los is­la­mis­tas y las re­la­cio­nes con Irán.

Re­ce­los de los ve­ci­nos

El pe­que­ño emi­ra­to, ri­co en re­cur­sos ga­sís­ti­cos y con gran­des am­bi­cio­nes, siem­pre fue in­de­pen­dien­te res­pec­to a su po­lí­ti­ca ex­tran­je­ra, aun­que fue miem­bro del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG). La di­plo­ma­cia, los me­dios y los de­por­tes son los pi­la­res del es­ta­tu­to que Ca­tar ha ad­qui­ri­do en los úl­ti­mos años, pro­vo­can­do re­ce­los en­tre sus ve­ci­nos.

En es­ta cri­sis, Doha ca­pea el tem­po­ral con la es­pe­ran­za de que las pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les ha­gan ce­der a sus ad­ver­sa­rios. «Ca­tar en­ta­bla­rá un diá­lo­go cons­truc­ti­vo» con sus ri­va­les «si sus ale­ga­cio­nes vie­nen acom­pa­ña­das de prue­bas cla­ras», di­jo Al Tha­ni. Pe­ro ex­cep­to Irán y Tur­quía que lo ayu­dan, Ca­tar re­ci­be se­ña­les con­tra­dic­to­rias de EE. UU. y el in­ten­to de Ku­wait fra­ca­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.